Artículos de opinión

Tipnis = Agua

ELIZABETH VARGAS SOLÁ

Domingo, 17 Septiembre 2017

Agronegocio: práctica y discurso

Enrique Castañón Ballivián

Jueves, 03 Agosto 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

Geógrafo asociado al Departamento de Geografía de la Universidad Federal Fluminense y Coordinador del Laboratorio de Investigación de los Movimientos Sociales y territorialidades (LEMTO), Carlos Walter Porto-Gonçalves, es un reconocido investigador y su aporte se centra en las temáticas de territorialidad, conflictos y movimientos sociales y justicia ambiental. Desde hace más de una década es asesor de la Comisión Pastoral de la Tierra por una destacada trayectoria en la que figura el premio Chico Mendes para el Medio Ambiente en la categoría Ciencia y Tecnología y el premio Casa de las Américas por su libro La naturaleza de la globalización y la globalización de la naturaleza (2008).

Puede afirmarse que su pensamiento trasciende el ámbito estrictamente académico y nociones que ha planteado junto a otros teóricos, como la r-existencia, un momento superior a la existencia y la resistencia, propio de los movimientos que luchan por la tierra y el territorio, son retomados por organizaciones y movimientos por la tierra. En esa dinámica, hace un par de años que constituimos una alianza en la que el profesor Porto-Gonçalves y el equipo de jóvenes investigadores del LEMTO, aportan al Movimiento Regional por la Tierra y Territorio con excelentes reflexiones sobre cómo es que el enfoque de lo inspirador no es sólo una lectura que se releva desde la investigación-acción; sino también es una práctica concreta de cómo articular territorios que reivindican sus procesos de lucha por tierra, pero que además, han desarrollado creativamente diversas formas de sostener y reproducir sus vidas, en comunidad y por la producción sostenible de alimentos.

Frente a cerca de 100 comunarias y comunarios, representantes de 11 comunidades de la Subcentral Huancapampa, del municipio de Palca, “Territorios de Interaprendizaje” –nueva iniciativa del IPDRS– presentó sus actividades e invitó a participar de la misma. El proyecto fue bien recibido por los asistentes, quienes mostraron su interés por visibilizar a sus territorios.

La presentación se desarrolló en el primer ampliado del año de la Subcentral, que se realizó el sábado 18 del mes en curso. Asistieron autoridades campesinas tanto de la organización agraria Tupaj Katari como de la organización de mujeres Bartolina Sisa.

“Territorios de Interaprendizaje” es una iniciativa que se desarrollará en cuatro territorios de Bolivia y tiene el fin de construir un sistema de comunicación digital para el fortalecimiento de organizaciones territoriales en capacidades para la producción de información propia y la promoción de sus agendas de tierra y territorio y desarrollo rural.

La propuesta –que se presentó oficialmente hace un mes— plantea elaborar trabajos de investigación y comunicación colaborativos con la participación de las organizaciones de cada territorio; elaboración de plataformas digitales; y encuentros territoriales entre los equipos de cada lugar.

Los territorios que participarán de este proyecto son: el Territorio Indígena Originario Campesinos (TIOC) Macharetí de Chuquisaca; la Subcentral Agraria Huancapampa de Palca, La Paz; el Jatun Ayllu Yura de Potosí, y la Central Campesina San Antonio de Mati del municipio de Puerto Rico, Pando.

Roxana Liendo, PHD en “Desarrollo, Demografía y Medio Ambiente”, será la coordinadora del curso virtual “Bolivia y Ecuador en la Seguridad alimentaria con soberanía”.  En la entrevista, Liendo manifiesta el interés y la profundidad que tendrá el curso.

Bolivia y Ecuador, sus propuestas de desarrollo:

Para Liendo, ambos países tienen similitudes “naturales” de avance y desarrollo “compartimos procesos de cambio durante la primera década del siglo XXI para propuestas innovadoras con líderes diferentes”.

Manifiesta que el vivir bien en Bolivia y Sumak Kawsay en Ecuador, eran una interpelación a los modelos de desarrollo con la cualidad de emerger desde la visión holística del desarrollo,  el ser humano como parte de la naturaleza, la Pachamama y el medio ambiente. De esa forma estos dos gobiernos, en los primeros años de sus gestiones, hicieron marcos normativos que impulsaron no solamente el rescate de los pensamientos filosóficos de las culturas indígenas sino también ponían como protagonistas y  como destinatarios a los que habían sido olvidados durante muchos siglos: los pueblos indígenas, campesinos y  la agricultura familiar.

Por eso este curso, indica Liendo, “tiene como vocación importante hacer un estudio comparativo de lo avanzado, retrocesos y resultados que se dieron dentro del marco de las propuestas en relación a lo vital: la seguridad alimentaria con soberanía”.

Para ello el IPDRS ha invitado a importantes profesionales, bolivianos y ecuatorianos que van a hacer un recorrido sobre la historia y marco normativo reciente, Ciro Kopp y Giovanna Mercado de Bolivia, Luis Córdova y Alex Zapatta del Ecuador.

Estas personas ofrecerán una mirada profunda sobre lo normativo, el desarrollo de la seguridad alimentaria y el rol de la agricultura familiar en nuestros países; conmigo- aclara Liendo- “llevaremos un paso importante de reflexiones propias, análisis y conclusiones para compartir con los demás”.

Walter Limache, coordinador nacional, y Edwin Armata C., coordinador regional de tierras altas del Programa NINA; motivaron un intercambio de criterios respecto a la importante experiencia de trabajo en el fortalecimiento de organizaciones sociales, líderes campesinos, indígenas, mujeres y jóvenes, a través de diferentes plataformas y estrategias de comunicación. De esta manera el IPDRS procura trabajar con más profundidad e insumos el emprendimiento de la iniciativa Territorios de Interaprendizaje (proyecto en cuatro territorios de Bolivia elaborando trabajos de investigación y comunicación colaborativos con la participación de organizaciones utilizando nuevas tecnologías para la incidencia política en comunidades).

Con 28 años de trabajo, el programa NINA es un espacio de formación política y social, de aprendizaje colectivo, en el ámbito alternativo y no formal, dirigido a hombres y mujeres dirigentes y líderes de organizaciones Indígena Originaria Campesinas (IOC) de los niveles nacional, departamental, regional, provincial y municipal. La iniciativa de dicho programa nació para entender cómo las IOC se enfrentaban a realidades sociales complejas, entendiendo los procesos formativos desde, con y para el territorio.

Armata explicó que los mecanismos de formación política, a través de talleres, están predeterminados bajo una lógica intercultural, multidisciplinaria e intergeneracional, donde hombres y mujeres dialogan con igualdad de saberes regidos y regidas bajo el respeto y la escucha.Un enfoque determinante en los procesos de formación de NINA es que  el valor de un dirigente o dirigenta , no radica en el poder sino en el servicio que otorguen a su territorio.

Entre los elementos que los formadores de NINA toman en cuenta en sus talleres es la importancia de la ritualidad de los territorios el trabajo desde las bases, normativas e incidencia en la toma de decisiones. Lo que permite que las personas beneficiadas por el programa sean agentes apropiados de su contexto, necesidades y soluciones.

El pasado 23 de febrero, El Instituto para el Desarrollo Rural de Sudamérica (IPDRS) organizó el convite “Hipótesis sobre la emergencia de los movimientos indígenas en Ecuador y Bolivia” – avances de la tesis doctoral- a cargo del investigador ecuatoriano Gonzalo Stalin Herrera, con el fin de motivar a la discusión sobre esta temática en ambos países. El evento contó con la presencia de investigadores sociales de Bolivia, Brasil, Estados Unidos y Alemania.

Herrera explicó que su investigación tiene una visión agrarista y que partió de la idea de las revoluciones. “A finales del siglo XX se produce una emergencia campesina distinta a las reivindicaciones y luchas de siglos anteriores porque son luchas que se extienden a lo largo del continente y buscan un posicionamiento de cambio y transformación”. Tomó los casos de Ecuador y Bolivia porque ambos tienen la particularidad de institucionalizar y materializar el movimiento con un programa campesino.

La exposición demostró datos y cuadros interesantes para ambos países. Los movimientos indígenas en Ecuador y Bolivia completan un ciclo de avance y crisis, caracterizado por la emergencia, disputa por representación, disputa institucional y un nuevo gobierno en el marco de una la crisis política.