Artículos de opinión

Aporte de las mujeres rurales

Mónica Novillo G.

Domingo, 19 Noviembre 2017

Cuando los extractivismos y la corrupción se encuentran

Eduardo Gudynas

Jueves, 09 Noviembre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

La Asamblea prevé aprobar este año la Ley Orgánica de Agrobiodiversidad y Semillas.

Sectores ecologistas y dedicados a la agroecología temen que en el país se genere un “monopolio de las semillas”, si la Asamblea termina aprobando un polémico proyecto de Ley en sus últimos meses de gestión.

José Rivadeneira, vocero de la Coordinadora Ecuatoriana de Agroecología, consideró que, en vista de la coyuntura electoral, lo ideal sería que la Ley Orgánica de Agrobiodiversidad y Semillas no se apruebe para que se discuta “con más tranquilidad” en el próximo periodo legislativo.

“Pero nosotros creemos que va a ser al revés, hay presiones para que se apruebe esta ley con esas propuestas que favorecerían al monopolio de las semillas y van a restringir, y van a afectar la libre circulación de estas y van a afectar a la agricultura campesina”, reconoció, sin embargo.

A su juicio, esas presiones provienen de grandes industrias como la Monsanto “que quieren controlar la producción” de granos como el arroz, el maíz, entre otros, por lo que enciende las alarmas en el campo.

Aunque el oficialismo lo niega, Elizabeth Bravo, de Acción Ecológica, sostuvo que el texto es “muy diferente” al cuerpo legal que hace cuatro años propuso la Conferencia Plurinacional de Soberanía Alimentaria.

"El proyecto de ley dice que las semillas son patrimonio y un recurso estratégico del Estado. Eso significa que las semillas campesinas, por ejemplo, pasan a ser propiedad del Estado, son controladas y este decide sobre el futuro de las mismas”, manifestó.

Criticó que a las semillas se les dé el mismo tratamiento que tienen las telecomunicaciones, el petróleo, el gas y los recursos minerales, cuando la comunidad campesina plantea que sean consideradas, más bien, como “patrimonio de los pueblos”.

"Otro elemento es que si bien reconoce a la semillas nativas y al derecho de los pueblos a intercambiarlas, en primer lugar limita esa circulación a espacios pequeños, casi domésticos”, expresó.

Si bien indicó que “suena bien” que uno de los objetivos de esa ley sea que en Ecuador se siembren semillas de calidad, falta por definir aspectos como “pureza genética, un cierto contenido de humedad, y los indígenas y campesinos ni siquiera saben de lo que se trata”.

Argumento oficial

Miguel Carvajal, asambleísta de Alianza PAIS y presidente de la Comisión de Soberanía Alimentaria de la Asamblea, concordó en que “hay muchos elementos de debilidad, muchas falencias en la ley”, pero manifestó que el debate aún no está cerrado.

“Esta ley apunta a desarrollar mejores condiciones para que Ecuador pueda fomentar la producción de semillas, la investigación para fortalecer el manejo de las semillas nativas”, así como a “los grupos de empresas comunitarias y privadas encargadas de estas”, señaló.

Carvajal adicionó que la Constitución prohíbe las semillas transgénicas y que “este país no tiene leyes dirigidas a afectar a unos y a favorecer a otros; la normativa tiene que ser general”. (RVD)

Sin fecha para inicio

Antes de elaborar el informe para segundo debate, la Comisión de Soberanía Alimentaria espera que la presidenta de la Asamblea, Gabriela Rivadeneira, convoque a unas audiencias provinciales para debatir este proyecto de ley. El titular de esta mesa legislativa, Miguel Carvajal, manifestó que si la convocatoria se hace hasta mediados de octubre, se podría “cumplir el objetivo” de aprobarla este mismo año.

 

Fotografía y Texto: La Hora

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar