Artículos de opinión

Cuando los extractivismos y la corrupción se encuentran

Eduardo Gudynas

Jueves, 09 Noviembre 2017

Indígenas avasallados por otros indígenas en Bolivia

JOSÉ LUIS BAPTISTA MORALES

Domingo, 29 Octubre 2017

Argentina: No podemos permitir que nos fumiguen con Agrotóxicos

Movimiento Nacional Campesino Indígena

Martes, 24 Octubre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

La Confederación de Nacionalidades Idígenas del Ecuador, Red Agraria y organizaciones del sector campesino de la Costa, Sierra y Amazonía reiteraron su rechazo a la Ley de Tierras Rurales y Territorios Ancestrales que se encuentra en segundo debate en la Asamblea Nacional de Ecuador (por tercera ocasión) porque beneficia al agronegocio y no resuelve el problema del latifundio, por lo que realizarán una Cumbre Agraria en el 2016.

Jorge Herrera, presidente de Conaie, expresó que ante la ilegítima aprobación de la Ley de Tierras sin el debido debate con los verdaderos actores, desde la Conaie y sectores campesinos se convocará a una gran Cumbre Agrarria para los próximos meses. Al momento se realiza Cumbres zonales, indicó, en el que se recogen propuestas de las reales demandas ante la incompetencia y deuda agraria que mantiene el Gobierno de turno. El movimiento indígena le dice no al paquetazo agrario.

Durante las tres últimas semanas, el segundo debate del proyecto de Ley de Tierras Rurales y Territorios Ancestrales se ha retomado en varias ocasiones. La próxima fecha será el 7 de enero.

En una entrevista con el Observatorio del Cambio Rural, Stalin Gonzalo Herrera Revelo, Doctorante del Programa de Estudios Latinoamericanos de la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México) y miembro del Grupo de Trabajo sobre Desarrollo Rural de CLACSO, reflexiona sobre el modelo agrario para el campo en un contexto de aprobación de la Ley de Tierras en Ecuador.

El próximo jueves 7 de enero, a partir de las 9h30, continuará la sesión No. 362 del Pleno de la Asamblea Nacional, con el objeto de reanudar el tratamiento del proyecto de Ley de Tierras Rurales y Territorios Ancestrales cuyo segundo debate inició el 17 de diciembre de 2015. El cuerpo legal tiene por objeto normar el uso y acceso a la propiedad de la tierra rural, el derecho a la propiedad de la misma que deberá cumplir la función social y la función ambiental.

La normativa también regulará la posesión, propiedad, administración y redistribución de la tierra rural para garantizar la soberanía alimentaria, propiciar un ambiente sustentable y equilibrado y otorgar seguridad jurídica a los titulares de derechos.

El Sistema de Investigación sobre la Problemática Agraria del Ecuador (SIPAE), presenta su última publicación de la serie Alerta Agraria. Se trata del análisis crítico del Proyecto de Ley Orgánica de Tierras Rurales y Territorios Ancestrales debatido en la Asamblea Nacional. El texto propone elementos para el debate en torno al proyecto.

La pregunta orientadora que traza la linea de esta nueva propuesta de SIPAE es: ¿a qué agenda política responde el contenido de dicho proyecto?

Para construir una respuesta a esta interrogante, que no pretende ser la única, SIPAE propone diez elementos clave de discusión que son los siguientes: Concentración de tierra, latifundio y redistribución; Ausencia de regulaciones precisas al mercado de tierras; Ausencia de voluntad política para establecer límites a la propiedad agraria; La expropiación de tierras que no cumplen su función social y ambiental.La  redistribución  de tierras,  reducida  a lógicas  de  adjudicación  de  tierras del patrimonio público; Tierras comunitarias y territorios de los pueblos y nacionalidades; etc.

La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) manifestó su rechazo al proyecto de Ley de Tierras y Territorios Ancestrales, que respalda el Gobierno, por considerar que “beneficia al agronegocio y no resuelve el problema del latifundio ni promueve la reconstitución de los territorios”.

Así lo dio a conocer en el marco de los debates organizados para abordar la norma en la Asamblea Nacional, norma que en síntesis plantea lo siguiente: la tierra que no cumpla con una función social y ambiental será expropiada y pasará a un fondo nacional de tierras.

Si bien ayer jueves 17 se abordaron algunos ejes de la propuesta en lo que fue el segundo debate, las discusiones no llegaron a su fin por lo que se vio necesario que el martes 22 se retome el tema para su votación.