Artículos de opinión

Aporte de las mujeres rurales

Mónica Novillo G.

Domingo, 19 Noviembre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

La población local afectada por los derrames de petróleo que consume peces y bebe agua del río tendría niveles superiores a lo normal de cadmio, plomo y mercurio, lo que pondría en riesgo su salud.

Así lo revela el reportaje Petróleo en el bosque, de la periodista Barbara Fraser que recoge los testimonios de indígenas del pueblo kukama y entrevista a especialistas sobre las consecuencias de los derrames de petróleo en la salud de los lugareños y el ecosistema amazónico.

Galo Vásquez, presidente de la comunidad de Cuninico, dijo que ya no hay peces en los lagos cercanos y que los lugareños deben trasladarse muy lejos río arriba. lo que les tomaba uno o dos días, aunque sin la certeza de saber si aquellos peces eran seguros para su consumo.

“Un reciente estudio toxicológico encontró metales pesados en la sangre y la orina de los lugareños, pero no identificó una fuente, planteando más preguntas que respuestas”, afirma Barbara en su reportaje.

También recoge la declaración de Paúl Arellano, geógrafo físico de Yachay Tech en Urcuquí, Ecuador, quien sostiene que debido a la alta biodiversidad amazónica, cada especie puede reaccionar de manera diferente.

Arellano enfatiza que la gravedad podría aumentar si la población local depende de la pesca y el agua del río para beber.

Barbara Fraser también resalta que luego de los derrames a comienzos de este año, se supo que los peces de los ríos cercanos al Marañón contenían niveles de cadmio y plomo por encima de los límites establecidos por elMinisterio de Salud (Minsa).

Por ello, en enero último, a insistencia de las comunidades, funcionarios del Instituto Nacional de Saludanalizaron muestras de sangre y orina de 126 personas en Cuninico y en la cercana población de San Pedro.

El resultado fue alarmante. Dos tercios de las personas examinadas presentaron cadmio y mercurio por encima del nivel de riesgo.

“Los investigadores regresaron en julio para tomar muestras de sedimentos, agua, suelo y aire. Esperan que las comparaciones de la contaminación en las personas, los alimentos y el medio ambiente revelen el rastro de la contaminación” agrega la periodista.

 

Fotografía y Texto: Servindi

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar