Artículos de opinión

Aporte de las mujeres rurales

Mónica Novillo G.

Domingo, 19 Noviembre 2017

Cuando los extractivismos y la corrupción se encuentran

Eduardo Gudynas

Jueves, 09 Noviembre 2017

Indígenas avasallados por otros indígenas en Bolivia

JOSÉ LUIS BAPTISTA MORALES

Domingo, 29 Octubre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

El Servicio Nacional de Certificación Ambiental para las Inversiones Sostenibles(Senace) inició un primer encuentro con representantes de pueblos indígenas de siete organizaciones nacionales provenientes de doce regiones.

El evento que se realiza en Lima del 4 al 7 de octubre tiene por objeto informar y capacitar sobre el proceso de evaluación de impacto ambiental vinculado a proyectos de inversión y los mecanismos de participación.

El encuentro fue inaugurado por la Ministra del Ambiente, Elsa Galarza; y reune a representantes indígenas provenientes de Ayacucho, Arequipa, Cusco, Junín, Lambayeque, Lima, Loreto, Piura, Puno, Madre de Dios, San Martín y Ucayali.

Hace apenas unos días vimos como Máxima Acuña tenía que recibir asistencia médica debido a agresiones recibidas en defensa de su predio, según denunciaron sus familiares. Sin embargo, nuevamente se habría producido un hecho de violencia..

Esta vez, hoy 4 de octubre, la ganadora del Premio Goldman y beneficiaria de una medida cautelar por parte de la CIDH habría nuevamente sufrido la intromisión de la Minera Yanacocha en sus terrenos del predio Tragadero Grande, ubicado dentro de la Comunidad Campesina de Sorochuco.

Así lo trascendió la organización GRUFIDES, la cual está encargada de la defensa de Acuña y su familia. Este ingreso, señaló la organización, se produjo a  las 10:00 am y solo se encontraba Jaime Chaupe, esposo de Acuña.

La minería ilegal dentro de la Reserva Nacional Tambopata, ubicada en la región Madre de Dios, supera las 450 hectáreas, lo que equivale a 615 campos de fútbol.

El área deforestada también equivale a todo el distrito de Jesús María que tiene 457 ha y es superior a los distritos de Pueblo Libre (438 ha), Magdalena del Mar (361 ha), Surquillo (346 ha), Barranco (333 ha), Breña (322 ha) o Lince (303 ha).

Así lo reportó el boletín MAAP 46 elaborado por ACA y Conservación Amazónica-ACCA en base al análisis de imágenes satelitales de alta resolución hasta mediados de setiembre de 2016.

El 27 y 28 de septiembre la provincia de Islay paralizó por completo sus actividades. ¿Cuál era la exigencia? Pedir al gobierno que concrete la licitación de la represa de Paltuture, una obra postergada por casi dos décadas y que debe convertirse en el primer paso para superar los graves problemas de escasez y estrés hídrico, en una provincia cuya actividad principal es la agricultura.

Desde que se inició el conflicto en torno al proyecto minero Tía María, la preocupación central para los agricultores y la población en general siempre fue el tema del agua. En la primera versión del proyecto se planteaba el uso del agua de la cuenca, lo que fue rechazado de plano por la población. Posteriormente, la empresa Southern optó por el uso de agua de mar para el proceso minero; sin embargo para entonces la desconfianza y el rechazo al proyecto era total.

La población local afectada por los derrames de petróleo que consume peces y bebe agua del río tendría niveles superiores a lo normal de cadmio, plomo y mercurio, lo que pondría en riesgo su salud.

Así lo revela el reportaje Petróleo en el bosque, de la periodista Barbara Fraser que recoge los testimonios de indígenas del pueblo kukama y entrevista a especialistas sobre las consecuencias de los derrames de petróleo en la salud de los lugareños y el ecosistema amazónico.