Artículos de opinión

Aporte de las mujeres rurales

Mónica Novillo G.

Domingo, 19 Noviembre 2017

Cuando los extractivismos y la corrupción se encuentran

Eduardo Gudynas

Jueves, 09 Noviembre 2017

Indígenas avasallados por otros indígenas en Bolivia

JOSÉ LUIS BAPTISTA MORALES

Domingo, 29 Octubre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

El Proyecto de Ley de Semillas:  discusión iniciada esta semana en la sesión ordinaria de la Asamblea Nacional de Venezuela para su primer análisis.

El proyecto de Ley de Semillas, cuya discusión se inició esta semana la Asamblea Nacional, contiene disposiciones que permitirían legalizar el uso de semillas geneticamente modificadas, advirtió el movimiento Venezuela Libre de Transgénicos. El diputado José Alfredo Ureña durante su participación televisiva, en el programa matutino Asamblea Viva, que transmite el canal institucional ANTV, aclaró que esta norma no apoya a los transgénicos, informó una nota de la asamblea nacional.

A su vez la Red Nacional de Guardianes de Semilla Venezuela manifestó su oposición a este proyecto de ley porque en sus artículos reconoce los derechos de obtentor (figura de propiedad intelectual sobre la semilla), y porque no define claramente los mecanismos de control y sanción de las semillas transgénicas.

Asimismo, establece fiscalizaciones rigurosas a la semilla campesina, y sanciones que pueden criminalizar las prácticas de intercambio tradicionales, según publicó la organización Biodiversidad en América Latina y el Caribe.

El proyecto legislativo, en la exposición de motivos dice que promueve el desarrollo de un sistema de producción de semillas moderno, "anti-transgénico", soberano, democrático y que ayuda a la preservación de la vida en el planeta.

Transgénicos sí se admiten

El proyecto legislativo, en su artículo 34, establece el Certificado de Inocuidad:

“Ningún material de origen o constitución genética con organismos genéticamente modificados, importado u obtenido en el país, podrá ser liberado sin el correspondiente Certificado de Inocuidad Biológica expedido por el Instituto Nacional de Semillas”.

Pablo Magallo vocero de la Red Nacional de Semillas, explicó que se opone a este proyecto porque aunque prohíbe las semillas transgénicas, deja "algunas otras cosas que son la puerta de entrada a esos productos genéticamente modificados”, publicó el Diario del Orinoco.

En opinión de Magallo, el proyecto se refiere a las patentes de las semillas, que están prohibidas en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, la cual establece que no se pueden patentar seres vivos.

También comentó que, respecto a los derechos de los obtentores de variedades vegetales, este proyecto de ley de semillas es casi un calco de la legislación que se les han impuesto a países que han suscrito tratados de libre comercio, y que hace posible que las semillas utilizadas durante miles de años por los pueblos originarios, y que han sido mejoradas por métodos naturales para reproducir los mejores frutos, como el maíz, ahora por una modificación en el laboratorio pueden ser patentadas como una variedad en propiedad.

“Nosotros queremos que no se vote ese proyecto de ley, porque penaliza al campesino y pretende privatizar el uso de la semilla. Esto iría en favor de las grandes corporaciones transnacionales como Monsanto, Syngenta y Dupont, entre las más importantes”, concluyó.

Más información

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar