Artículos de opinión

Aporte de las mujeres rurales

Mónica Novillo G.

Domingo, 19 Noviembre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

De ser aprobado el Tratado Constitutivo de la Unasur por parte de los senadores, Paraguay pasaría a ser el séptimo país en adherirse plenamente a la Unasur, luego de Argentina, Bolivia, Ecuador, Guyana, Perú y Venezuela.

La adhesión plena de Paraguay a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) será objeto de debate el próximo jueves en el senado de ese país, según anunciaron fuentes oficiales.

De acuerdo con el senador del Partido Democrático Progresista (PDR), Alberto Grillón, la discusión se dará cuando ya existen en la instancia parlamentaria los votos suficientes para ratificar el ingreso de Paraguay a la Unasur.

El legislador aseguró que "ya cierran los números" para que Paraguay sea el séptimo país en ratificar la adhesión a la Unasur, cuyo tratado constitutivo debe ser aprobado por al menos nueve países para su vigencia plena.

El tratado constitutivo de la Unasur fue firmado el 23 de mayo de 2008 en la ciudad de Brasilia, Brasil; posteriormente, los parlamentos de Perú, Bolivia, Ecuador, Guyana, Venezuela y Argentina ratificaron su contenido.

Está pendiente de ratificación por los legislativos de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay, Surinam y Uruguay.

Sin embargo, Unasur ya tiene una actuación política y ha elegido a sus autoridades, siendo su secretario general el ex presidente argentino, Néstor Kirchner.

La Secretaría General de la Unasur estará asentada en la ciudad de Quito, Ecuador, mientras que el Parlamento de la Unión se localizará en la ciudad de Cochabamba, Bolivia.

Según su carta orgánica, la Unasur tiene como objetivos construir, de manera participativa y consensuada, un espacio de integración y unión en lo cultural, social, económico y político entre sus integrantes a través del diálogo.

"El Mercosur ha demostrado tener sus limitaciones, obviamente, yo creo que fundamentalmente esto tiene que ver con la asimetría de los miembros que lo conforman", aseguró el canciller paraguayo, Héctor Lacognata, en entrevista exclusiva a teleSUR. En este sentido, el diplomático instó a la incorporación plena de Venezuela al Mercosur.

El canciller de Paraguay, Héctor Lacognata, abogó por la ampliación del Mercado Común del Sur (Mercosur) como una iniciativa para superar las "asimetrías existentes" entre los miembros actuales del bloque, (Uruguay, Brasil, Paraguay y Argentina) que corresponden a "un impedimento real en el avance de su proceso de consolidación".

"No hay experiencia histórica de integraciones exitosas entre países que tengan una asimetría tan importante como esta", sostuvo el canciller en una entrevista exclusiva que ofreció a teleSUR este sábado.

"Por eso para nosotros es tan importante la ampliación del Mercosur. La incorporación de Venezuela al Mercosur, es un hecho que no solamente creo que hace acto de justicia, sino también a un acto que responda a los propios intereses del Mercosur", remarcó.

Insistió en el que formato de 4 países como miembros del Mercosur, "con las tremendas asimetrías existentes entre éstos, es un impedimento real en el avance del proceso de consolidación, no solamente en materia económica sino también en la materia de temas sociales".

El ingreso de Venezuela al Mercosur fue decidido por los presidentes de las cuatro naciones asociadas y el mandatario venezolano en una reunión efectuada en Caracas, en julio de 2006.

El pasado 15 de diciembre el senado de Brasil aprobó la adhesión de Venezuela al Mercosur, en una sesión de cinco horas de duración que concluyó con 35 votos a favor y 27 en contra, según fuentes oficiales. Los Congresos de Argentina y Uruguay ya habían dado el visto bueno al protocolo de adhesión.

Ahora queda pendiente que el parlamento de Paraguay, cuyos senadores son de mayoría opositora, sesione.

Al respecto, Lacognata calificó como importante un último acercamiento que se ha producido recientemente entre los senadores opositores y el Gobierno.

"Ese acercamiento ha tenido muy buena receptividad por parte de los partidos y en segundo lugar ha generado un ambiente de diálogo muy importante para dar el marco político necesario para avanzar en los acuerdos", expresó el canciller en la entrevista que concedió a teleSUR en Caracas, donde asistía a la reunión preparatoria de la Cumbre de América Latina y el Caribe (CALC), a celebrarse en 2011.

En este sentido, agregó que "las perspectivas están cambiando, creo que existe una mayor predisposición de los partidos de oposición en este momento de sentarse a conversar sobre temas de la agenda internacional", entre los cuales está "uno la incorporación de Venezuela como miembro pleno al Mercosur y la incorporación de Paraguay a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

A los detractores paraguayos del ingreso de Venezuela al Mercosur, se suma el vicepresidente de esa nación, Federico Franco, quien ha manifestado que no aprobará la petición mientras el presidente, Hugo Chávez, esté en el Gobierno.

El presidente paraguayo, Fernando Lugo, ha  enfatizado que no se debe condicionar el acceso de todo un país al Mercosur sólo por discrepar con la política de su Gobierno.

 

Según fuentes parlamentarias, que solicitaron el anonimato, al parecer la elección de nuevas autoridades en ambas Cámaras del Parlamento tuvo como "moneda de cambio" el acuerdo para llevar adelante la compra de las 22.000 hectáreas de tierra del brasileño Ulisses Rodrigues Teixeira.   

La versión coincide plenamente con las últimas llamativas  manifestaciones del ministro secretario de la Presidencia, Miguel Angel López Perito, quien, en primer lugar, afirmó que la adquisición de la estancia "Paso Kurusu" (de Teixeira) nunca había sido descartada por el Gobierno y acusó a la prensa de publicar mentiras acerca de la adquisición, lo que motivó el congelamiento del proceso de compra.   

El mismo López Perito ahora habla de la posibilidad de comprar las tierras de Teixeira, pero por la vía de la expropiación, lo que necesariamente tiene que pasar por una aprobación del Congreso.   

De esta forma, el pacto para la elección de los nicanoristas Víctor Bogado en Diputados y Oscar González Daher en el Senado habría tenido, entre sus puntos de acuerdo, la aprobación parlamentaria para la expropiación del inmueble.   

Una expropiación dejará al arbitrio de los legisladores el precio que deberá pagarse por las tierras a Teixeira y no se descarta que hasta el monto de la operación se haya acordado en el pacto electoral de ambas Cámaras del Congreso, así como el mismo presidente de la República, Fernando Lugo, acordó en un documento, ya un año antes de la compra, el monto de 31 millones de dólares por dichas tierras.   

López Perito sostuvo que se conversará con Contrataciones Públicas (donde hay un nuevo titular en remplazo de Max Rejalaga, quien también cuestionó el proceso de compra de las tierras de Teixeira) para saber exactamente en qué etapa de la compra se suspendió el proceso, para luego avanzar en el Parlamento estudiando otras vías de compra, entre ellas la expropiación.   

Tierras para la reforma

El ministro López Perito, al tiempo de reafirmar que la compra de las tierras de Teixeira nunca fue descartada por el Gobierno,  alegó que "para la reforma agraria se necesitan 1.000.000 de hectáreas de las cuales ‘Paso Kurusu' posee apenas 22.000 hectáreas".

Lo que no menciona López Perito es que las tierras de Teixeira, entre los departamentos de San Pedro y Amambay, poseen unas 15.000 hectáreas de bosques nativos que por ley no pueden ser tocados. Es decir que de las 22.000 hectáreas, el 63% no sirven para la instalación de un asentamiento. Se invertirán unos 150.000 millones de guaraníes en una propiedad de cuya superficie solo el 37%  es apto para una colonia. Salvo que el interés real sea concretar como sea la compra y deforestar de paso las 15.000 hectáreas de bosques.

 

Foto: Arboles caídos dentro de la estancia Paso Kurusu. Uno de los objetivos reales de la compra del inmueble sería la deforestación de 15.000 hectáreas de bosques nativos.

El Congreso paraguayo, controlado por la oposición, completó este miércoles la renovación de sus autoridades en medio de un acuerdo con el Gobierno que no prevé la aprobación del ingreso de Venezuela al Mercado Común del Sur (Mercosur), al menos en el próximo año.

"Lo de Venezuela se habla y se va a seguir hablando, eso no está acordado, está sí en la mesa de negociación", dijo a periodistas el senador oficialista Carlos Filizzola al explicar que lo que sí fue acordado con la oposición es la ratificación del acta de constitución de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur).

Paraguay es el único país signatario del Mercosur, formado además por Argentina, Brasil y Uruguay, que no ha ratificado el ingreso de Venezuela en rechazo a su jefe de Estado, Hugo Chávez, y cuyo Congreso bicameral no ha refrendado la carta de creación de Unasur para el funcionamiento efectivo de este bloque de integración.

Así, la presidencia del Senado y de la Cámara de los Diputados para un mandato de un año, a partir del 1 de julio próximo recayó en Oscar González Daher, del Partido Colorado, primera fuerza de la oposición y que en los comicios generales de abril de 2008 perdió una hegemonía de 61 años en el poder.

González Daher, de la facción colorada que lidera el ex jefe de Estado Nicanor Duarte, reemplazará a Miguel Carrizosa, del minoritario Partido Patria Querida (PPQ, derecha), que esta vez fue apartado del entendimiento alcanzado por legisladores afines al jefe de Estado, Fernando Lugo, y otro frente opositor.

Como vicepresidente primero fue electo Robert Acevedo, del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA, centroderecha), principal aliado político de Lugo, y Sixto Pereira, del minoritario movimiento de izquierda Tekojojá, será nuevamente vicepresidente segundo.

"Hay un acuerdo establecido entre los que formamos esta mayoría sobre varios otros temas", señaló Filizzola, del minoritario Partido País Solidario (PPS, socialista).

El legislador se refirió a la cesión a la oposición de cuotas de poder para algunos cargos vacantes y que requieren de la aprobación del Senado, entre ellas dos lugares en el Tribunal Supremo, uno en la justicia electoral y cargos de embajador en los demás países del Mercosur.

Además de proyectos impulsados por el Ejecutivo, está pendiente de ratificación parlamentaria la designación de los directores de las hidroeléctricas que Paraguay maneja con Argentina y Brasil, y este año habrá cargos vacantes en la Fiscalía General del Estado y la Contraloría General de la República.

A través de otro entendimiento logrado por los legisladores "luguistas", la Cámara de Diputados escogió el martes pasado como su nuevo presidente al colorado Víctor Bogado, que ejerció ese cargo entre 2005 y 2007.

Bogado sustituirá en el cargo a Ariel Oviedo, hijo del general retirado Lino Oviedo, líder la Unión Nacional de Ciudadanos Éticos, tercera fuerza electoral del país que este año también fue marginado de los estancos de poder.

Los diputados también eligieron a sus nuevos vicepresidentes primero y segundo, Luis Neumann y Mirta Ramona Mendoza, respectivamente, ambos del PLRA, aunque de facciones disidentes dentro de esa agrupación a la gestión de Lugo.

"No podemos identificar a Venezuela con (Hugo) Chávez", dijo Fernando Lugo. Sostuvo a los periodistas que no puede ser que Paraguay sea la única nación de las cuatro del bloque que no haya aprobado aún dicho ingreso.

El presidente paraguayo, Fernando Lugo, abogó fuertemente este jueves por el ingreso de Venezuela al Mercado Común del Sur (Mercosur).

Durante un acto en el interior del país, Lugo dijo a los periodistas que no puede ser que Paraguay sea la única nación de las cuatro del bloque que no haya aprobado aún dicho ingreso, reportó la agencia Ansa.

Lugo informó que abordó la cuestión con el titular del Congreso paraguayo, Miguel Carrizosa, a quien invitó a "pensar seriamente" en la necesidad de que Venezuela integre el bloque.

"No podemos identificar a Venezuela con (Hugo) Chávez", dijo, justificando esta afirmación en que mañana ese país podría estar gobernado por otro presidente.

Agregó que "me cuesta creer que los tres países estén equivocados y sólo nosotros tengamos la razón", refiriéndose a que los congresos de Argentina, Brasil y Uruguay ya aprobaron la integración plena venezolana al bloque.

Lugo instó finalmente a mirar "lo que es más factible" para la región.