Artículos de opinión

Aporte de las mujeres rurales

Mónica Novillo G.

Domingo, 19 Noviembre 2017

Cuando los extractivismos y la corrupción se encuentran

Eduardo Gudynas

Jueves, 09 Noviembre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

El juicio oral donde la justicia paraguaya dictará sentencia en torno a la menor Raquel, iniciará cuando se designe a dos nuevos jueces que reemplacen a Ramón Trinidad y Benito González. Uno de los jueces, Darío Chamorro, se mantiene en el caso.

 La Fiscalía acusa a ella y las demás mujeres de la causa de hacer de señuelo para atraer a los policías a una emboscada campesina aquel 15 de junio de 2012, que terminó en la masacre de Curuguaty.

 Por eso carga sobre ella las mismas acusaciones de invasión de inmueble ajeno, asociación criminal y homicidio doloso en grado de complicidad. Su defensa la lleva en esta etapa de juicio oral la Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay (Codehupy), a través de las abogadas Sonia Von Leppel y Mirta Moragas, quienes antes del inicio del juicio de hoy presentaron su recusación.

 Se presentó la recusación puesto que dos de sus miembros, Trinidad y González, ya fallaron y valoraron las mismas pruebas que fueron presentadas en el juicio a los adultos, que resultaron condenados, explica el portal de la Codehupy. “Ya tiene una opinión formada y ninguna posibilidad de actuar bajo los principios de objetividad”, explicó Von Leppel.

 Moragas dijo que buscan la nulidad del juicio, porque no se tuvieron en cuenta garantías procesales elementales para Raquel, especialmente no se le realizó un estudio sicológico en el momento de su detención para evaluar sus condiciones, violando así normas elementales que protegen a adolescentes en procesos judiciales.

“Un adolescente es penalmente responsable solo cuando al realizar el hecho tenga madurez sicosocial suficiente para conocer la anti-juridicidad del hecho realizado y para determinarse conforme a ese conocimiento”, expresa el artículo 194 del Código de la Niñez y la Adolescencia, lo que en un proceso judicial se define a través de un estudio sicológico.

En el caso del estudio sicológico, la abogada aclaró que la debió pedir la defensa pública que representó en un primer momento a Raquel, que pudo haber pedido la misma Fiscalía o pudo haberlo subsanado la jueza de garantías Yanine Ríos, pero no se hizo.

“Se acarreó la nulidad en todos estas instancias, ahora ya no se le puede hacer el estudio y solo restar anular el proceso”, dijo Moragas.

El juicio se iba a realizar en la ciudad de Salto de Guairá, en el local de la Universidad Nacional de Canindeyú.

 

Fotografía y texto: BASEIS

Artículo original disponible en: http://www.baseis.org.py/el-inicio-del-juicio-oral-de-menor-acusada-en-el-caso-curuguaty-se-pospuso/

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar