Artículos de opinión

X Congreso

ALASRU

Miércoles, 31 Enero 2018

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

Juan Daniel Vago, titular de Cooperativas Agrarias Federadas (CAF), manifestó que las “cooperativas consolidadas juegan un papel clave para la inserción competitiva de pequeños y medianos productores en las diferentes cadenas de valor”, tanto que “son la única forma de retener a la gente en el campo”.

Vago lo destacó en el acto de clausura de la II Cumbre de Presidentes de CAF, el martes pasado en el establecimiento frutícola La Macarena, en Melilla, área rural de Montevideo.

Las cooperativas agrarias, están “cada vez más presentes en el desarrollo competitivo del agro uruguayo” y –con 28 años de acción acumulada desde CAF– siguen teniendo como objetivo central “promover el desarrollo cooperativo como instrumento para mejorar la calidad de vida”, indicó el presidente de la gremial.

Crecimiento versus expulsión

Según adelantó El Observador, en 2011/2012 la facturación de las 25 entidades de CAF creció unos US$ 300 millones en relación a los US$ 1.070 millones de 2010/2011.

Al respecto, Vago expuso que para que ese crecimiento persista hay necesidades a satisfacer, por ejemplo en relación a la competitividad: “cada vez que nos desalineamos con Brasil terminamos mal”, reflexionó.

 Sobre las relaciones laborales, dijo que si el objetivo es generar a la vez más empleos y mejores salarios, pero en forma sostenible, “los salarios deben estar indexados a la productividad”, reflexión que es compartida por otra parte con diversos jerarcas.

Instó, de inmediato, a mejorar los temas del costo y del funcionamiento del Estado.

Dijo que existen elementos “expulsivos” de los productores del sector. Entre ellos señaló el exceso de trámites y la lentitud con los que se desarrollan: “el productor grande tiene quién se los haga, pero el chico no, tiene que estar odeñanado”, citó.

Otro elemento expulsivo es, remarcó, el valor de la tierra.

También señaló que es clave lograr progresos concretos en políticas públicas de apoyo a las cooperativas y de acceso a la tierra, para el acceso al capital y para la capacitación de los recursos humanos, entre otros.

En el caso de la logística, otro freno para el sector productivo, Vago contó una anécdota: un empresario extranjero quedó asombrado cuando conoció Uruguay, país donde el 70% de las exportaciones las genera la agropecuaria, y vio que la única carretera de doble vía era la que iba de Colonia a Punta del Este.

Vago también aludió al dato del Censo Agropecuario que dio cuenta de una caída sensible (21,4%) en el número de explotaciones agropecuarias desde 2000. “Pensamos que ese impacto a nivel de las cooperativas es menor (...) la cobertura cooperativa logró retener a más productores”, enfatizó: “con el censo anterior éramos el 20% del total de los productores y somos el 30% con el censo actual”.

Sobre qué ánimo tiene el productor, explicó que “desde agosto el clima le pegó fuerte a los productores, en lo agrícola las fichas están jugadas a la soja, porque en el trigo habrá de 1.000 a 1.200 kilos menos de promedio que el año pasado, con una oscilación de precios que complica de la mano del clima, y eso también es expulsivo, el año pasado el trigo valía poco y hubo una gran cosecha y este año vale buena plata y la cosecha es mala, con problemas climáticos consolidados, ¡fíjense que ahora hasta hay tornados en Uruguay!”.

En la cumbre el presidente de CAF exhibió una puesta a punto de la institución, citando que hoy posee 25 entidades socias en todo el país, con 13.000 productores agropecuarios que son el 30% del total, 10.000 de ellos de tamaño familiar.

Por último agradeció el fuerte respaldo del gobierno a CAF, que se puso de manifiesto con la presencia en la cumbre de los ministros Eduardo Brenta y Roberto Kreimerman y el subsecretario de Estado Enzo Benech, “algo valioso porque queremos trasladar a todo el gobierno, más allá de la relación ya fluida con algunos ministros, y a toda la sociedad, los temas agropecuarios y entre ellos los graves problemas de seguridad alimentaria que hay en el mundo”. Al respecto subrayó que para 2050 habrá 9.200 millones de habitantes y que apenas el 2% de ellos genera alimentos con excedente para comercializar.

En la cuna del 30% de la manzana y del 20% de la pera

Jumecal, fundada en 1965 y ubicada en la estratégica área rural de Montevideo, es una cooperativa especializada en producir, conservar y suministrar fruta fresca. Abastece al mercado interno y externo con el 30% de la manzana y el 20% de la pera uruguaya, anunció su presidente, Mariano Elzaurdia, en cuya granja se realizó la II Cumbre de Presidentes de CAF.

Señaló que los productores con un respaldo que comenzaron a dar la intendencia y otras entidades apuntalan a Melilla como “zona rural protegida”.

“Con orgullo decimos que acá producimos, en un esquema natural, las frutas más ricas y sanas del país”, afirmó, informando que una acción clave fue la creación de centro de reciclado de envases de agroquímicos, algo indispensable para quienes certifican normas de exportación.

“Estamos comprometidos con la calidad y el medio ambiente”, indicó, “hemos sido innovadores en la introducción de nuevas variedades y avanzamos en un proyecto tremendamente interesante, el control y manejo integrado de plagas con feromonas, para producir frutas de máxima calidad y con un mínimo uso de insecticida”, lo que permitirá eludir ciertas restricciones que imponen mercados de punta.

Para eso, destacó, fue fundamental el apoyo del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria y de la Facultad de Agronomía de la Universidad de la República en un proyecto qu fue patrocinado por la Agencia Nacional de Investigación e Innovación.

“Somos activos”, afirmó, por lo cual se coordina la participación con delegados en la mayor cantidad posible de ámbitos, desde una cooperativa con 106 socios aunque, “lamentablemente, solo siete u ocho son menores de 30 años”.

Destacó la capacidad de la planta frigorífica, para cuatro millones de kilos de fruta, siendo Jumecal pionera en la tecnología de atmósfera controlada y que ofrece “un servicio de frío excelente”.

Los principales desafíos son, concluyó, “avanzar en la industrialización de fruta, en la comercialización en el mercado interno y en el mejoramiento de nuestra performance comercial y social”, dentro de un sector que “es el que está más embromado porque no hubo una corriente exportadora”.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar