Artículos de opinión

Aporte de las mujeres rurales

Mónica Novillo G.

Domingo, 19 Noviembre 2017

Cuando los extractivismos y la corrupción se encuentran

Eduardo Gudynas

Jueves, 09 Noviembre 2017

Indígenas avasallados por otros indígenas en Bolivia

JOSÉ LUIS BAPTISTA MORALES

Domingo, 29 Octubre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

Uruguay se incorporó al Fondo Cooperativo para el Carbono de los Bosques, conocido por su sigla en inglés FCPF, lo que le permitirá encarar acciones contra la degradación de los bosques. Para ello recibirá el apoyo que financian las naciones desarrolladas por un monto de US$ 3,8 millones para efectuar tareas preparatorias en diferentes etapas.

El FCPF es una alianza mundial de gobiernos y actores privados que se focaliza en la reducción de emisiones por deforestación y degradación de los bosques, la conservación de las reservas forestales de carbono en países en desarrollo, lo que se conoce como actividades REDD, siendo el Banco Mundial su fideicomisario.

El tema fue divulgado ayer en el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) por Cecilia Penengo, de la Unidad de Cambio Climático de la Dirección Nacional de Medio Ambiente. La funcionaria informó que el país ha efectuado un largo proceso de trabajo, desarrollado por esa repartición del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (Mvotma) y la Dirección General Forestal (DGF) del MGAP, con vistas a la preparación de la propuesta presentada al organismo internacional.

Si bien Uruguay no vive el problema de la deforestación, este programa refuerza en otros aspectos que han sido incorporados el compromiso del país para emprender acciones de mitigación del cambio climático, así como sus esfuerzos de conservación del bosque nativo y los servicios ecosistémicos que brindan los bosques, sostuvo la funcionaria.

Precisamente, Uruguay a nivel de las discusiones internacionales pasó a ser un país elegible desde el punto de vista de la preocupación que existe a nivel local por los procesos de degradación de los bosques que está ocurriendo.

En esa dirección han trabajado el Mvotma y el MGAP en la preparación de un proyecto que le permitirá recibir apoyos para desarrollar acciones en el país para evitar los procesos de degradación.

En una primera instancia el apoyo va a destinarse a que en el país se genere la estructura para poder luego implementar acciones concretas. Implicará generar los mecanismos de coordinación específicos en el tema REDD a nivel nacional, en una estrategia muy participativa a nivel nacional, en la que deberán integrarse instituciones del Poder Ejecutivo, de la investigación, de la educación y actores privados, como los productores agropecuarios y forestales en particular.

Por su parte, el titular de la DGF, Pedro Soust, informó  acerca de su participación en la 22ª sección del Comité Forestal (Cofo), el principal órgano estatutario de la FAO para el sector forestal, ámbito que asesora a la FAO y a  los gobiernos identificando problemas emergentes de política y técnicas en materia forestal.

En ese marco Soust habló con énfasis sobre un tema que la DGF trata de impulsar y que se refiere al manejo forestal sostenible, así como también se desarrolla en otras producciones.
“Un manejo sostenible en lo social y medio ambiental, que es en lo que se ocupa el MGPA, porque en lo económico se preocupan las empresas”, dijo.l

Los servicios ecosistémicos

Los bosques no solo sirven para producir leña para hacer un asado o  madera para fabricar muebles, para ser procesada, sino que en Uruguay también cumplen un servicio ecosistémico a otras actividades, ofreciendo sombra a los ganados y protección al ecosistema, la biodiversidad, la diversidad genética entre la flora y la fauna, y también fijan anhídrico carbónico, aseguró el director general forestal del MGAP, Pedro Soust.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar