Artículos de opinión

Feminismo campesino

Brigitte Baptiste

Martes, 26 Septiembre 2017

Tipnis = Agua

ELIZABETH VARGAS SOLÁ

Domingo, 17 Septiembre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

Por primera vez en la historia del Instituto Nacional de Colonización en Tacuarembó, el Movimiento por la Tierra (MPLT) participó junto a más de 200 delegados de grupos de colonos de todo el país, cortadores de caña, cosechadores de citrus, peones de estancia y productores familiares que intercambiaron  experiencias y comenzaron a dar los primeros pasos hacia la conformación de una organización representativa de este proceso.

Con el apoyo de Redes-Amigos de la Tierra, Comisión Nacional de Fomento Rural y el Movimiento por la Tierra, de integrantes de UTAA, OSDOR, UNATRA, SIPES, ANPL y varias sociedades de fomento se generó un hecho político, dejando un claro respaldo a la adjudicación colectiva de campos.

Con la notoria ausencia del Director que representa a los productores en colonización, así como con la participación intermitente del Director locatario (tacuarembonse) que representa a la oposición. Aunque la Mesa de Colonos no fue invitada porque no tiene grupos de colonos, envió colonos estancieros del Departamento de Artigas, lo que evidencia las resistencias a la política de dar prioridad de adjudicación de tierra colectiva a los trabajadores rurales, como ha fustigado públicamente su principal referente en las declaraciones al Diario Cambio de Salto 

“Antes los directores pedían el voto de los colonos, ahora los grupos de colonos piden el voto de los directores” para: dar de forma urgente tierra a los jóvenes, con soluciones de fondos para las inversiones iniciales porque los jóvenes al igual que los asalariados  empiezan en los campos sin capital. Porque “adentro de los campos manda el capital”, sobretodo en la ganadería, y hay que evitar crear pequeños empresarios que a medida que crecen empujan para afuera del campo a los que tienen menos animales. Para esto hay que comprometer al FONDES con el INC, para cumplir estrictamente con la ley de colonización. Porque la ley de colonización dice que la tierra es para el trabajador, pero el trabajador tiene "brazos para trabajar" no tiene el capital. 

Se planteó también hacer funcionar a las regionales que tienen técnicos que exigen de forma despareja el cumplimiento de la ley, siendo permisivos con los colonos individuales pero muy exigentes con los grupos; por lo que el INC debería predicar con el ejemplo y aumentar la fiscalización de las irregularidades, mientras que debemos seguir denunciandolas en los distintos ámbitos.

Se pidió que haya “MAS TIERRA Y MENOS BUROCRACIA”, darle prioridad a los lugareños (que se compren campos cerca de la demanda de tierra) en la adjudicación de los campos, dándole una especie de AVAL las organizaciones locales a las prioridades que realiza el INC. Se valoró que viene aumentando la participación de las mujeres, cuya adjudicación anda en torno del 12 %, pero faltan más, así como aumentar su poder de decisión ante el resto de compañeros.

Otorgar como mínimo 100 ha por colono ganadero, y ampliar las parcelas para caña de azúcar que se otorgan en Bella Unión.

Presionar al poder político  para evitar la concentración y la extranjerización de la tierra y el trato preferencial que tienen las empresas trasnacionales frente a los trabajadores rurales. Se remcarcó que la tierra no es una regalía, ni algo que hay que agradecer sino que LA TIERRA ES UN DERECHO.

Un cartel escrito en los pizarrones del INIA (donde se hizo el plenario) rezaba con letra grande “LA LUCHA POR LA TIERRA CONTINUA”. También continúa un segundo encuentro en el año 2015 a 200 años del Reglamento de Tierras Artiguista.

La lucha por la tierra y el territorio contínúa porque viene de la época de Artigas y sus gauchos pobres, pero también de la sangre de los cañeros asesinados desde hace 50 años por pelear en los campos de Silva y Rosas, en la Colonia Eduardo Acevedo. La lucha por la tierra continúa porque los sindicatos rurales y productores familiares se movlizaron para que el INC no se cierre en el gobierno de Batlle, porque ocupamos los campos de Bella Unión y Tacuarembó, logrando que por primera vez en la historia del país a los sindicatos clasistas se les adjudique tierra. La tierra para quién la trabaje.¡¡¡¡

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar