Miles de personas se manifestaron este sábado en Buenos Aires, París, Santiago de Chile, Rio de Janeiro, y miles de ciudades del mundo contra el gigante estadounidense de biotecnología agrícola Monsanto y, especialmente, contra los alimentos transgénicos, los pesticidas y otros productos químicos.

Esta movilización internacional estaba convocada en 400 ciudades de unos 40 países y tuvo lugar por primera vez en 2013, a llamamiento del movimiento “Occupy” para reclamar “una dinámica ciudadana, autogestionada” a nivel local.

En Buenos Aires, miles de personas marcharon contra Monsanto: jóvenes, adultos, familias, asociaciones de profesionales, productores, y estudiantes.

En Suiza, unas 2.500 personas se manifestaron en Basilea y Morges, donde Monsanto posee su sede para Europa, África y Oriente Medio. En París, entre 2.000 y 3.000 personas respondieron al llamado de colectivos ciudadanos y numerosas asociaciones. Los manifestantes gritaban “Vade retro Monsanto”, “Monsanto no, mi salud sí” u “¿OGM? ¡No queremos!”.

Las marchas llegaron incluso a las puertas del Parlamento Europeo y del Consejo de Europa en Estrasburgo (noreste de Francia), donde los manifestantes llevaron a cabo un minuto de silencio en “homenaje a las víctimas existentes y futuras que han sido envenenadas por los pesticidas”, según la organización.

La agencia del cáncer de la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó recientemente al herbicida Round-Up, uno de los productos estrella de Monsanto, como un “probable cancerígeno”.

Imágenes similares se vieron en Uagadugú y al otro lado del Atlántico, con marchas en Los Ángeles, Rio de Janeiro o Santiago.

“No queremos transgénicos en nuestros platos”, dijo Iván Santandreu , presidente del movimiento Chile Sin Transgénicos, durante la protesta de unas mil personas que comenzó con disfraces y al son de los tambores en la céntrica plaza Italia.

Con carteles con leyendas como “no quiero comer veneno” la marcha demandó al gobierno chileno de Michelle Bachelet que expulse del país a la transnacional Monsanto y deje de producir semillas con transgénicos.
En Brasil, unos 250 manifestantes protestaron este sábado en Rio de Janeiro con cantos y baile contra este grupo de biotecnología agrícola estadounidense.

 

“Monsanto Bioterrorista”, decían algunos carteles portados por los manifestantes, que no se desplazaron y terminaron el encuentro hacia el anochecer.
Fuente: AFP-NA

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar