Artículos de opinión

Aporte de las mujeres rurales

Mónica Novillo G.

Domingo, 19 Noviembre 2017

Cuando los extractivismos y la corrupción se encuentran

Eduardo Gudynas

Jueves, 09 Noviembre 2017

Indígenas avasallados por otros indígenas en Bolivia

JOSÉ LUIS BAPTISTA MORALES

Domingo, 29 Octubre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

Las comunidades Clara Rosa Guaquinchay y SalvadorTalquenca junto al Movimiento Nacional Indígena convocan a una movilización para este miércoles. Denuncian que les están quitando tierras.

El Movimiento Nacional Campesino Indígena junto a comunidades huarpes de San Juan están convocando a una movilización para este miércoles 20 de agosto desde la 9 en la Plaza Aberastain, para trasladarse desde allí hacia los tribunales federales, con el fin de "denunciar públicamente este atropello y reclamar por la función social de la tierra".

Los habitantes del Territorio indígena Wichí, de Ramón Lista, en Potrillo, Formosa (Argentina), vivieron horas de terror. En la mañana del último 28 de julio, la pequeña comunidad fue invadida por cerca de 70 policías, que dejaron un rastro de violencia, robo, destrucción, agresiones y detenciones arbitrarias. Sumado a esto, médicos de Formosa se negaron a atender a los niños Wichí atacados y, en la comisaría, hubo rechazo para atender la denuncia sobre la represión policial.

Informaciones del Servicio en Comunicación Intercultural – Servindi dan cuenta de que la invasión ocurrió un día después de que los indígenas habían encontrado in fraganti a un hombre, de nombre Pila Tedin, cercando un trozo de tierra dentro del territorio indígena con su familia. La Asociación de Pueblos Indígenas advirtió al hombre y denunció el caso a la policía, pero no hubo ningún tipo de respuesta. Así, ante la falta de acción de las autoridades, el 27 de julio los indígenas retiraron la cerca con una motosierra.

Mientras la Argentina debate un nuevo marco legal para las comercialización de semillas y el posible tratamiento de una Ley de Agricultura Familiar, la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (Fauba) reunió días atrás a especialistas de diferentes regiones del país, así como de Uruguay, Brasil y España, para reafirmar el compromiso de las universidades y otros centros de investigación con la difusión de la agroecología como un modelo alternativo a la producción industrial.

Allí, productores familiares, técnicos, investigadores y estudiantes de Agronomía, Ciencias Ambientales y otras carreras vinculadas con el sistema agroalimentario debatieron en torno de la distribución de alimentos, el impacto de los agroquímicos en la salud humana y el acceso a las semillas que, destacaron, involucran mucho más que la genética, e incluyen la historia de los pueblos, entre otros aspectos antropológicos, sociales y económicos.

Mientras la Argentina debate un nuevo marco legal para las comercialización de semillas y el posible tratamiento de una Ley de Agricultura Familiar, la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA) reunió a especialistas de diferentes regiones del país, así como de Uruguay, Brasil y España, para reafirmar el compromiso de las universidades y otros centros de investigación con la difusión de la agroecología como un modelo alternativo a la producción industrial.

La cita se dio el viernes pasado en la FAUBA, ante un salón colmado de productores familiares, técnicos, investigadores y estudiantes de Agronomía, Ciencias Ambientales y otras carreras vinculadas con el sistema agroalimentario.El debate giró en torno de la distribución de alimentos, el impacto de los agroquímicos en la salud humana y el acceso de los pequeños productores a las semillas que, destacaron, involucran mucho más que la genética, e incluyen la historia de los pueblos, entre otros aspectos antropológicos, sociales y económicos.

Hace 2 meses, en pleno campo de El Encón, en 25 de Mayo, apareció un camión cargado con palos y alambres porque un empresario ganadero quería cerrar un predio de 6.000 hectáreas para preservar el bosque y producir vacunos y caprinos. El problema es que fue en el medio de un territorio que, desde hace al menos 500 años, habitan descendientes de los huarpes.

Desde entonces, integrantes de las 2 comunidades de esa etnia, la Salvador Talquenca y la Clara Rosa Guakinchay, hacen guardia las 24 horas para frenar el proyecto. Y, con asesoramiento legal, presentaron un recurso de amparo en la Justicia, para impedir que avance el plan. Por lo pronto, la Subsecretaría de Conservación y Áreas Protegidas de la provincia dispuso suspender todos los trabajos.