Artículos de opinión

Aporte de las mujeres rurales

Mónica Novillo G.

Domingo, 19 Noviembre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

Una nueva reunión de la Comisión Nacional de Emergencias y Desastres Agropecuarios resolvió recomendar al ministro Ricardo Buryaile el acompañamiento de las declaraciones de emergencia para Corrientes, La Pampa, Jujuy, Mendoza y Neuquén.

"Es fundamental la coordinación y el consenso con el que estamos trabajando en la Comisión porque mientras más pronto podamos elevar las recomendaciones, más rápido le llegará la ayuda a los productores damnificados", afirmó el secretario Hardie, que estuvo acompañado por el director Nacional de Emergencias y Desastres Agropecuarios, Javier Caniggia.

En lo que va del año, la CNEyDA ha recomendado la declaración de emergencia para las provincias de La Rioja, Corrientes, Chaco, Entre Ríos, Córdoba, Santa Fe, Formosa, Río Negro, Mendoza y Catamarca y el Ministro de Agroindustria ha decidido aceptar la sugerencia en cada uno de los casos expuestos.

En el acto inaugural de la 47ª Gran Nacional Brangus y décima edición de La Nación Ganadera Norte que hasta el viernes se desarrollan en la capital del Chaco, el campo convocó a todos los productores de las regiones del Nea y del Noa a trabajar en conjunto por la recuperación del ferrocarril Belgrano Cargas y a “agarrar una pala” para terminar con la grieta que por tanto tiempo desunió a los argentinos.

En un discurso cargado de definiciones políticas, donde no faltó un repaso por su historia personal y el de la entidad, el titular de la Sociedad Rural del Chaco, Enrique Santos aseguró que a los chaqueños “nos están dejando sin el ramal C3 que une Avia Terai con Barranqueras”.

“Ese ramal nos beneficia a todos los del Norte del país, pues sacaríamos lo que producimos al puerto de Barranqueras que es de nuestro Chaco. Este no es un problema del gobernador, es un problema de todos los chaqueños”, ponderó en su discurso.

Argentina se ubica en el décimo lugar de países con más superficie cultivable, pero, ¿cuántas de estas hectáreas se ubican en zonas de riesgo hídrico con posibilidades de anegamiento e inundación? ¿Todos los suelos son inundables? ¿Cuánto influyó la expansión de la frontera agropecuaria para aumentar la producción y alimentar, así, a un mundo cada vez más habitado?

Miguel Taboada –director del Instituto de Suelos del INTA Castelar– fue contundente y aseguró: “Alrededor de 40 millones de hectáreas de nuestro país son anegables y el 43 % de estos suelos se encuentran en la Pampa Húmeda, el 34 % en el Chaco y el 23 % en la Mesopotamia”.

De los 25 productos que más aumentaron sus exportaciones durante el primer trimestre de este año, 21 vienen del campo. En ese conjunto, el crecimiento fue de un 44%, con respecto al mismo período del año anterior. Además, esos 21 productos representaron el 51% del total de exportaciones argentinas del primer trimestre del año. Entre los que más incrementaron sus ventas externas en valor, se destacan el aceite de girasol, con un 225%, y el biodiesel, con 107%.

Estos datos surgen de un informe elaborado por el instituto de Estudios Económicos (IEE) de la Sociedad Rural Argentina (SRA) en base al Indec. Las medidas en materia de retenciones y de apertura a las exportaciones tuvieron un efecto inmediato en las ventas externas y permiten que el campo se vuelva a posicionar como el motor en capacidad de dinamizar la economía, en todas las provincias del país, creando empleo, desarrollo y arraigo.

El incremento de los cultivos agrícolas, principalmente de soja, produce un acercamiento de la napa freática a la superficie, reveló una investigación del INTA. Esto explica por qué las inundaciones son cada vez más continuas y graves.

El monte nativo absorbe 300 milímetros de agua por hora. Una pastura convencional (donde hay ganado) 100 milímetros. Y una campo con soja apenas 30 milímetros por hora. Una investigación del INTA explica que el cambio del uso del suelo es un factor fundamental para explicar por qué las inundaciones son cada vez más continuas y graves. “No estamos de acuerdo en que los excesos hídricos se deban a la falta de obras ni al exceso de lluvias, si no más bien a cuestiones asociadas al proceso de minería que sufre la agricultura y a la agriculturización de las últimas dos décadas principalmente”, afirma Nicolás Bertram, investigador del INTA Marcos Juárez (Córdoba). También apunta a las responsabilidades del poder económico del agronegocios.