Artículos de opinión

Feminismo campesino

Brigitte Baptiste

Martes, 26 Septiembre 2017

Tipnis = Agua

ELIZABETH VARGAS SOLÁ

Domingo, 17 Septiembre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

Comunidades de las Salinas Grandes de Jujuy y Salta redactaron un programa para que el Estado y los particulares sepan de qué manera deben respetar los derechos indígenas. En la región hay conflictos con empresas mineras por la extracción de litio.

En un hecho sin precedentes para Argentina, y en consonancia con normas internacionales y leyes nacionales, comunidades indígenas de las Salinas Grandes de Jujuy y Salta redactaron su “carta magna”, un detallado programa con validez jurídica que determina cómo debe actuar el Estado y los particulares para respetar los territorios indígenas y no violar sus derechos. “El procedimiento escrito es de obligatorio cumplimiento ante todo intento de realizar cualquier acto que pueda afectar a las comunidades, porque así está reconocido por todo el ordenamiento jurídico vigente”, explica el documento, escrito por las propias bases indígenas. Las comunidades de la región viven desde hace siglos de la producción de sal y, en los últimos años, enfrentan conflictos con empresas mineras que intentar extraer litio.

El martes 3 de Noviembre circuló por los diarios nacionales de mayor tirada una noticia extraña: el candidato a presidente por Cambiemos había visitado la carpa que los indígenas Qom mantienen desde principios de este año sobre la 9 de Julio y Avenida de Mayo, en pleno centro porteño.

No es el primer acampe que realizan, otros años también los integrantes de la comunidad Potae Napocná Navogoh - La Primavera (de la provincia de Formosa) y otras agrupaciones indígenas se habían manifestado a través de acampes en la Ciudad de Buenos Aires con el objetivo de visibilizar sus demandas. Sin embargo, Macri no había sido (hasta ayer) un buen anfitrión, ni él, ni su ministra de Desarrollo Social porteña, Carolina Stanley, ni el subsecretario (al parecer para la gestión PRO el tema no da para una Secretaría) de Derechos Humanos de la Ciudad, Claudio Avru habían recibido y mucho menos visitado a los representantes de los pueblos originarios.

A partir de hoy y hasta el 5 de noviembre se realizará el juicio contra Relmu Ñamku, Martín Maliqueo y Mauricio Rain, referentes de las comunidades mapuche Winkul Newen y Wiñoy Folil, de la provincia de Neuquén. Los cargos que enfrentan por la defensa de su territorio van de tentativa de homicidio a daños graves.

Tanto el Gobierno provincial como el Poder Judicial y el poder económico local pretenden dictar una condena ejemplificadora contra quienes intenten frenar el avance petrolero sobre sus territorios y tierras. Reproducimos un artículo del Diario del Juicio a Relmu Ñamku publicado por Anmistía Internacional y un video con la entrevista realizada a la hermana judicializada, en mayo de este año.

Artículo de Silvia Ribeiro sobre el Encuentro Nacional de Mujeres en Argentina

El viento corta la cara pero la alegría subversiva que recorre Mar del Plata, Argentina, lo transforma en hilo que entreteje palabras y risas. Por toda la ciudad, se reúne el 30º Encuentro Nacional de Mujeres, auto-convocadas, auto-organizadas, auto-gestionadas. Violetas, pero no de frío sino como manifestación más de identidad entre muchos colores, canciones, sabores, edades. Más de 60 mil mujeres de todo el país llegaron del 10 al 12 de octubre a lo que por unos días se transformó en territorio liberado, autónomo, rebelde. Cuestionar al patriarcado y sus manifestaciones atraviesa tantas formas de opresión, que estando allí se siente que la “normalidad” cambia radicalmente.

Por Darío Aranda

Hasta 1917, el Atuel surcaba el oeste pampeano, donde había colonias agrícolas. Mendoza modificó el curso de agua, algo que concluyó en 1940, con el dique El Nihuil. En 1987, la Corte ordenó liberar el río, pero la medida no se cumple.

Hoy en las escuelas de La Pampa volverá a conmemorarse el “Día de la reafirmación de los derechos pampeanos sobre el río Atuel”, la fecha que refiere la injusticia que se mantiene desde hace casi un siglo, cuando su vecina Mendoza comenzó a modificar el curso de agua, condenó a todo el oeste pampeano a ser un zona semidesértica y obligó a migrar a miles de familias. A pesar de un fallo de la Corte Suprema, del año 1987, Mendoza sigue sin liberar el río. En 2010, la ONU determinó que el agua es un derecho humano.