Artículos de opinión

X Congreso

ALASRU

Miércoles, 31 Enero 2018

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

Integrantes de la Organización Nación Mapuche de la Provincia de La Pampa (Argentina) entregaron a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) un informe acerca de la situación “crítica” por los desalojos de integrantes de esa comunidad en la costa del río Colorado.

El reclamo, que el año pasado fue entregado al gobernador Oscar Jorge con copia a la vicegobernadora Norma Durango y a todos los bloques legislativos provinciales, ingresó hace algunos días a la ONU, gracias a la colaboración de una ONG de Inglaterra con estatus consultivo especial en el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas desde 2013 y que acompañó la gestión luego de contactarse con la organización argentina mencionada.

El werkén Rubén Larrondo, integrante de la Nación Mapuche, informó que también se tomó contacto con la embajadora mapuche Flor Calfunao Paillalef, con el objetivo de avanzar con una campaña internacional permanente sobre los problemas que afectan a las comunidades mapuche.

Por: Emmanuel Gentile Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Comunidades enteras pagan las consecuencias del modelo extractivista que el kirchnerismo profundizó en la última década en busca de engordar la "caja". Los grandes ganadores y la contaminación ambiental

Soja, petróleo, pasteras y megaminería son pilares del modelo extractivista que rige la economía de nuestro país: la provisión de dólares, energía e inversión extranjera resultan un objetivo fundamental para cualquier Gobierno. Al mismo tiempo, grandes corporaciones y poderosas empresas gozan del beneplácito estatal para alzarse con ganancias ilimitadas. Como contracara,poblaciones enteras son víctimas del despojo de sus territorios y la destrucción del medio ambiente. Comunidades rurales e indígenas se enfrentan día a día a un real envenenamiento de su aire, su agua y su suelo, que se traduce en problemas alimenticios, graves enfermedades, malformaciones, abortos espontáneos y muerte.

Una orden judicial expulsó a 14 familias de las 400 hectáreas que habitaban en Monte Bello, Tucumán, y les prohibió reingresar y retomar sus labores productivas. El fallo les impide acceder a un territorio ancestral, protegido por legislación nacional e internacional.

El lugar habitado por generaciones y generaciones de miembros de este pueblo originario está ubicado frente al antiguo San Pedro de Colalao, unos 80 kilómetros al noroeste de San Miguel de Tucumán, ahora en la mira de los inversores inmobiliarios.

"Mi abuelo María Jacinto Vargas tiene más de 90 años y está muy mal. Se acuerda todo el tiempo de que unos 100 policías ingresaron a su casa para sacarlo. Nos han tratado peor que a delincuentes", se lamenta Mabel Vargas durante una entrevista con Télam.

Semanalmente tomamos conocimiento público de muertes o internaciones por cuadros de desnutrición severa en comunidades alejadas de los centros urbanos en la Argentina profunda. En una de esas provincias, Misiones, se informó hace unos días de la internación de dos niños por desnutrición severa y deshidratación, a pocas semanas de la desoladora muerte de un chico de 7 años en Chaco por desnutrición y tuberculosis.

Qom, wichis, tobas, mapuches y cientos y cientos de comunidades que habitan el interior con costumbres, tradiciones, culturas y hábitos particulares pero con un denominador común: son parias, sin accesibilidad a programas sanitarios preventivos y curativos siendo una población extremadamente pobre, marginal y aislada, tenida en cuenta tangencialmente solo ante la inminencia de cada elección con dádivas que no llegan a cubrir ni las necesidades básicas.

Comunidades indígenas de Formosa marcharon por las calles de Buenos Aires. Entregaron petitorios en la Corte Suprema de Justicia, en el Congreso Nacional y en la Casa de Gobierno. Si no hay respuesta en 72 horas, cortarán la avenida 9 de Julio por tiempo indeterminado.

Obelisco porteño. Avenida 9 de Julio cortada. Y un grito poco común en el corazón porteño: “Territorio robado, será recuperado”. 

Plaza Lavalle. Frente al Palacio de Tribunales. Un mensaje al más alto poder: “Señores de la Corte Suprema, hagan cumplir las leyes nacionales y tratados internacionales que nos protegen”.

Congreso Nacional. Frente de rejas y un mástil muy alto. Y una acción, mezcla de quimera y propuesta a futuro. Izan una Wiphala (la bandera multicolor de los pueblos indígenas) en el mástil principal del Poder Legislativo.