Artículos de opinión

Aporte de las mujeres rurales

Mónica Novillo G.

Domingo, 19 Noviembre 2017

Cuando los extractivismos y la corrupción se encuentran

Eduardo Gudynas

Jueves, 09 Noviembre 2017

Indígenas avasallados por otros indígenas en Bolivia

JOSÉ LUIS BAPTISTA MORALES

Domingo, 29 Octubre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

Desde el Día Mundial de los Humedales 2 de febrero de 2013 fueron designados tres enormes nuevos Humedales de Importancia Internacional en el Departamento de Beni, en las tierras bajas del nordeste del país, con lo que el total de superficie de las Partes Contratantes abarcada por la Convención en todo el mundo se eleva a 204.797.361 ha (2.047.973 km2).

Las nuevas inscripciones en la Lista, importante prueba de que Bolivia está fuertemente comprometida con la conservación de los humedales y la filosofía del uso racional de la Convención de Ramsar, también hacen que el país pase de ocupar el puesto octavo en lo que a superficie total abarcada por las Partes se refiere, a encabezar esa clasificación, con 11 sitios actualmente que abarcan 14.842.405 hectáreas, superando así al Canadá, que anteriormente ocupaba el primer puesto con 13.066.695 hectáreas.

Es decir con un total de 14.8 millones de ha, Bolivia se convierte en el primer país a nivel mundial con la mayor área declarada como humedal de importancia internacional. Con esta designación Bolivia no solo de muestra el compromiso y el apoyo político en la conservación de humedales sino que también hace una importante contribución en la designación de humedales amazónicos infrarrepresentados en el listado de importancia internacional.

Tan solo dos días después de que la nueva ministra de Agricultura de Brasil, Katia Abreu, afirmase en una entrevista con el diario Folha de Sao Paulo que "no existen más latifundios en Brasil", las reacciones de varios organismos no se han hecho esperar señalando la falacia mantenida por la nueva titular de Agricultura.

En un reportaje publicado por Folha este martes, se recogen los datos del Censo Agropecuario de 2006 que fue divulgado por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) en el año 2009 y que detalla que las propiedades de más de mil hectáreas (equivalente a 2.000 campos de fútbol) continúan en suponiendo más del 45% del área rural del país.

Según esos datos, el 0,92% de los propietarios, es decir, los grandes latifundistas, serían los propietarios del 45% de la tierra del país mientras que solamente el 2,3% de la tierra pertenecería a los pequeños propietarios, es decir, aquellos cuya propiedad no supera las 10 hectáreas.

La cuestión agraria en Brasil causó ayer las primeras discordias en el nuevo gabinete de la presidenta Dilma Rousseff con un fuerte cruce de declaraciones entre dos ministros sobre la existencia de latifundios en el vasto campo del país.

Para su segundo mandato, que comenzó el jueves 1, Rousseff incluyó entre sus 39 ministros a representantes de todas las fuerzas políticas que apoyaron su reelección, que configuran un variopinto paraguas ideológico bajo el cual se cobijan la izquierda, el centro y la derecha.

Apenas seis días después del inicio del segundo gobierno de la Mandataria, las dificultades que muchos analistas previeron en esa diversidad política del nuevo gabinete se empezaron a manifestar en el estratégico sector agrícola.

Ao contrário do que diz a ministra da Agricultura, Kátia Abreu, as propriedades improdutivas não só existem como estão crescendo. "Se comparadas aos dados oficiais do governo, as declarações da nova ministra não fazem sentido", afirma Edmundo Rodrigues, da Coordenação Nacional da Comissão Pastoral da Terra. Confira a reportagem:

(Marcelo Pellegrini – Carta Capital)

As grandes propriedades rurais improdutivas, consideradas por definição como latifúndio, não apenas existem no Brasil, ao contrário do que afirmou na segunda-feira (5) a ministra da Agricultura, Kátia Abreu, como cresceram. Apenas no governo Lula (2003-2010), os latifúndios ganharam 100 milhões de hectares. Com isso, em 2010, as terras improdutivas representavam 40% das grandes propriedades rurais brasileiras, segundo dados do Instituto Nacional de Colonização e Reforma Agrária (Incra). Ao todo, 228 milhões de hectares estão abandonados ou produzem abaixo da capacidade, o que os torna sem função social e, portanto, aptos para a reforma agrária de acordo com a Constituição.

Activistas de movimientos campesinos protestaron el lunes en Brasilia frente al posible nombramiento de la polémica senadora Katia Abreu como ministra de Agricultura, para el nuevo mandato que la presidenta Dilma Rousseff comenzará el 1 de enero.

La manifestación, que congregó a un centenar de personas, fue realizada frente a la sede de la Confederación Nacional de Agricultura (CNA), que agrupa a los grandes empresarios del campo y cuya presidencia sería asumida el lunes por la senadora Abreu, en un acto para el que ha sido anunciada la presencia de Rousseff.

Manoel Conceiçao, uno de los organizadores de la protesta, dijo a periodistas que los movimientos campesinos “no aceptarán de ninguna manera que Abreu sea ministra”, una posibilidad que se conjetura en la prensa local, pero que no ha sido confirmada aún por el gobierno.