En el informe “On dangerous ground” la ONG Global Witness documentó el asesinato de al menos 185 activistas ambientales en el mundo entre 2015 y 2016, de los cuales 50 fueron asesinados en Brasil y 26 en Colombia, países que ocupan el primer y tercer puesto, respectivamente. El informe arrojó que 66 % de las víctimas son latinoamericanas, lo que ubica a la región como uno de los lugares más peligrosos para los defensores de la tierra y el medio ambiente. El promedio de asesinatos de mediambientalistas en el mundo es de tres por semana.

La minería, la agroindustria, las hidroeléctricas y la tala forestal fueron las causas de la mayoría de los asesinatos, las personas que han luchado contra este tipo de proyectos “se encuentran en la línea de fuego de las compañías de seguridad privadas, las fuerzas estatales y el próspero mercado de los asesinos a sueldo”, señaló Global Witness. 

“Uno de los factores subyacentes a todos los asesinatos fue la presión sobre la propiedad, el control o el uso de la tierra; por lo que muchas comunidades rurales se vieron sometidas a una violenta represión por parte de terratenientes y empresas con más poder que ellos”, dice el informe.

De los activistas y defensores asesinados en el 2015, 67 eran indígenas, es decir, el 40% del total de las víctimas. En Colombia se registraron 9 casos de líderes indígenas asesinados que, de acuerdo a los reportes de defensores de Derechos Humanos, los responsables de estos crímenes son los grupos paramilitares que trabajan en conjunto con las multinacionales y los empresarios locales, los cuales ostentan ilegalmente títulos de propiedad sobre grandes porciones de tierra que pertenecen a las comunidades campesinas e indígenas. Lo que evidencia, sin duda, que el problema de la concentración de la tierra es uno de los móviles más fuertes del conflicto armado y social en Colombia.

El caso Berta Cáceres

Uno de los casos que más ha conmocionado al mundo es el de la ambientalista y defensora de la tierra hondureña, Berta Cáceres, quien fue asesinada el pasado 3 de marzo en su casa en la comunidad de La Esperanza. Hasta el momento 5 personas han sido detenidas por este caso de homicidio, incluyendo a un alto empleado de la empresa Desarrollos Eléctricos S.S. -DESA-, que había amenazado a Cáceres por oponerse y liderar las movilizaciones indígenas contra la construcción de una represa en el río Gualcarque.

 

Fotografía y texto: Colombia Informa

Artículo original disponible en: http://www.colombiainforma.info/colombia-ocupa-el-tercer-lugar-en-la-preocupante-cifra-de-activistas-ambientales-asesinados/

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar