Sudamérica Rural Suscribase

Somos parte de

Artículos de opinión

Agronegocio: práctica y discurso

Enrique Castañón Ballivián

Jueves, 03 Agosto 2017

El caso de Bosque Tsimane

Ismael Guzmán T.

Martes, 18 Julio 2017

Envíe su artículo

Contáctenos

Av. 20 de octubre # 2396, casi esq. Belisario Salinas
Edif. María Haydee. Piso 12
Telf. 591-2-2115952
Casilla Nº 9052
Contacto: ipdrs@sudamericarural.org
La Paz – Bolivia
NIT: 169994029

Hasta hace una semana las cosas parecían tranquilas en la vereda Guacamayas, del corregimiento Macondo, en el municipio de Turbo, Urabá antioqueño. El Ejército hacía presencia permanente en la zona como medida de protección solicitada por las víctimas, luego de una seguidilla de agresiones a los reclamantes de tierras. Pero el Ejército se movió del lugar hace ocho días y este fin de semana el temor regresó. Un grupo de hombres entró al corregimiento y amenazó de muerte a una familia.

“El pasado sábado 16 de julio tres hombres vestidos de civil, llevaron un panfleto marcado como Autodefensas Gaitanistas a la finca Las Delicias donde vive la familia Payares que retornó al predio sin acompañamiento institucional”, relató un líder del lugar, quien pidió la reserva de su identidad.

Tres días después, “en horas de la madrugada, siete hombres armados con fusiles regresaron a la finca e intimidaron a la señora de la casa diciéndole que debía dejar el predio o de lo contrario venían por ellos”, añadió. 

Los Payares reclaman el predio Las Delicias, ubicado en la vereda Guacamayas de Turbo. La finca pertenecía a sus padres, Ángel María Payares y Eleonora García. Pero en 1997, durante la violencia paramilitar, comenzaron las amenazas para que dejaran su tierra. Como se resistían a vender, el 9 de abril de ese año asesinaron a Ángel María.

Las intimidaciones continuaron y un mes después, en mayo, el grupo familiar se desplazó. En situación de desplazamiento y cansados de esperar la restitución de su predio, desde 2013 seis de los hermanos Payares retornaron a la zona sin acompañamiento institucional y construyeron viviendas para albergar a sus familias.
Sobre las agresiones denunciadas recientemente, la Agencia de Prensa IPC pudo conocer que a la 1:30 am del martes 19 de julio, siete hombres tocaron a la puerta de la vivienda donde habita la familia Payares.

Atemorizadas, las personas se negaron a abrir. Uno de los hombres dijo que si no abrían tumbaban la puerta. Un miembro de la familia se atrevió a preguntar qué necesitaban y el agresor respondió que estaban allí para verificar que desocuparan el predio, como ya lo habían exigido el sábado 16 de julio cuando entregaron el panfleto y les dieron a los Payares ocho días de plazo para que se fueran, porque de lo contrario deberían atenerse a las consecuencias; dijeron ese día amenazando con matar a la abuela y a los niños. Ante tales presiones, esa madrugada la familia terminó por responder que sí, que se iría del lugar.

Los hechos fueron denunciados ante las autoridades ese mismo martes por un miembro de la familia. Y aunque la Policía y el Ejército se pusieron en contacto con algunos reclamantes de Guacamayas, asegurándoles que brindarán seguridad a los campesinos, nuevamente los labriegos se sienten atemorizados porque esta ya es la sexta ocasión en menos de dos meses en que hombres armados atacan a familias que retornaron.

Desde el 7 de junio se han intensificado las agresiones contra los reclamantes en Guacamayas. Ese día, hombres armados ingresaron a la vereda, amenazaron a varias personas, robaron 50 cabezas de ganado y se llevaron los celulares de los campesinos para evitar que se comunicaran. Cuatro días después, el 11 de junio, intimidaron a las familias reclamantes, golpearon a varios labriegos, realizaron disparos al aire y robaron herramientas de trabajo. El 28 de junio, un grupo de hombres intentó destruir las viviendas de varios reclamantes, mientras dos mujeres distraían a la comunidad ofreciendo productos naturistas. Y el 1 de julio se reportó un tiroteo entre miembros del Ejército y hombres armados que incendiaron la vivienda de un campesino.

Según el líder consultado, la Unidad Nacional de Protección se comprometió a brindar medidas para los reclamantes, entre ellas tres vehículos para que las personas puedan entrar y salir con seguridad de Guacamayas, sin que hasta ahora eso se haya cumplido. Mientras tanto, dijo, “los campesinos están como secuestrados en la vereda y no se atreven a salir por miedo”.

 

Fotografía: Colombia Informa

Texto: Agencia de prensa del Instituto Popular de Capacitación se dedica al periodismo de investigación y análisis, para la promoción de los derechos humanos, la democracia y la paz.

Artículo original disponible en: http://www.colombiainforma.info/amenazan-de-muerte-a-familia-reclamante-de-tierras-en-uraba/

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar