Artículos de opinión

Feminismo campesino

Brigitte Baptiste

Martes, 26 Septiembre 2017

Tipnis = Agua

ELIZABETH VARGAS SOLÁ

Domingo, 17 Septiembre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

Las comunidades y organizaciones sociales y políticas que integramos el Frente Fronterizo por la Paz (FFP) felicitamos a los 6.377.480 colombianos y colombianas que le dijeron SI al Plebiscito por la Paz, por entender la necesidad de transformación social para vivir en un país digno. Asimismo, reconocemos y valoramos positivamente a los 9.903 (64.13%) de colombianos y colombianas que votaron a favor del SI en Venezuela, pues representa un avance sustancial en la organización de la comunidad colombiana residente en este país, frente a la tarea de la construcción de la Paz con Justicia Social.

La ventaja del NO, por un escaso 0.43%, es el resultado de una campaña de manipulación contra la población, por parte de un sector conservador interesado en continuar la guerra como opción para Colombia, involucrando el accionar de los terratenientes y narcotraficantes, quienes en algunas regiones del país coaccionaron a la población a votar por el NO.

Incertidumbre es la palabra que han usado diferentes analistas políticos para describir el actual escenario en Colombia. El domingo 2 de octubre los colombianos votantes en el plebiscito, que buscaba refrendar la paz, han rechazado el acuerdo alcanzado entre el gobierno de Juan Manuel Santos Calderón y la guerrilla de las FARC.

Con una diferencia de 61.000 votos, el 'No' se impuso con el 50.23% frente al 'Sí' que alcanzó el 49.76% del total -un 0,43% de diferencia-. La abstención en el plebiscito se presentó como la más alta en la historia reciente de Colombia, alcanzó el 62.6 %.

El acuerdo de paz firmado esta semana por el Estado de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), representa una verdadera lección de reconciliación en Latinoamérica. Un claro ejemplo, son las implicancias del propio documentos firmado el lunes 26 de setiembre en una ceremonia celebrada en Cartagena. 

Uno de los puntos claves del documento firmado por el Presidente Juan Manuel Santos y el jefe de las FARC, Rodrigo Londoño (alias Timochenko), es sin duda alguna los objetivos trazados para la inserción social, principalmente para con la población rural y los pueblos originarios. 

Ante una plaza llena y vestida de blanco, acompañado por mandatarios de todo el continente y por el secretario de la Organización de Naciones Unidas Ban Ki-Moon, el Gobierno Nacional en cabeza de Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia -FARC-, firmaron el documento que consigna lo discutido por cuatro años en La Habana, Cuba.

Un acto lleno de simbolismo

Juan Manuel Santos encabezó el inicio del acto con la apertura de una puerta hacia la paz. Detrás suyo Rodrigo Londoño, Timoshenko;  Ban Ki-Moon, el presidente de Cuba Raúl Castro, la presidenta de Chile Michel Bachelet, el presidente de Venezuela Nicolás Maduro, el canciller de Noruega Jorge Brende, entre otros mandatarios latinoamericanos.

Después de 52 años de confrontación, el Gobierno Nacional y las FARC–EP firman hoy el Acuerdo General para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera.

El presidente Juan Manuel Santos y Rodrigo Londoño [1] firmarán a las cinco de la tarde en Cartagena el acuerdo final. A partir de este momento, la entrada en vigencia del documento quedará en las manos de los colombianos quienes el domingo dos de octubre a través del plebiscito lo aprobarán o desaprobarán.