Sudamérica Rural Suscribase

Somos parte de

Contáctenos

Av. 20 de octubre # 2396, casi esq. Belisario Salinas
Edif. María Haydee. Piso 12
Telf. 591-2-2115952
Casilla Nº 9052
Contacto: ipdrs@sudamericarural.org
La Paz – Bolivia
NIT: 169994029

Pese a las múltiples advertencias de diferentes organizaciones ambientales sobre la explotación minera en el Páramo de Pisba, la sentencia de la Corte Constitucional que ordena protegerlos y los daños irreversibles que esta causando al ecosistema, la extracción de carbón continúa afectado a 500 familias y a la fauna y flora de lugar.

De acuerdo con Anastasio Cruz, miembro de la Red de Acueductos Rurales, la explotación al Páramo de Pisba se hace desde aproximadamente 12 años y como saldo ha dejado secos 22 nacimientos de agua, la quebrada La Humadera y un daño medioambiental irreparable como la muerte de frailejones, a su vez índico que la comunidad en este momento se encuentra en defensa del territorio por la posible re activación de una mina de hierro por parte de la empresa  Acerías Paz del Río que cuenta con 100 hectáreas en el posible lugar de explotación.

La región chocoana de Nuquí y Bahía Solano, adonde arriban anualmente las ballenas jorobadas, podría convertirse en Reserva de la Biosfera en 2017 junto a Sanquianga y Gorgona, ambas en la costa del Pacífico, reseñaron hoy noticiarios locales.

A petición de la Unesco, expertos del Instituto de Investigaciones Ambientales desarrollan estudios integrales a fin de avalar ese título, que persigue promover la conservación de los ecosistemas y fortalecer la relación entre el hombre y la naturaleza, precisó el portal digital El Tiempo.

Según especialistas junto al impulso de estrategias conservacionistas, la idea es fomentar opciones productivas en tales territorios y particularmente el turismo ecológico, pero con criterios ambientalistas.

En la mañana del pasado viernes 22 de julio, en la autopista regional, a la altura del municipio de Sabaneta, nueve chivas integraron la caravana contra las multinacionales, en la que participaron 40 organizaciones sindicales. Este es el octavo año en el que se realiza una manifestación pacífica por las calles de Medellín como denuncia a los atropellos por parte de las multinacionales.

Desde el mes de junio, en Norte de Santander, los indígenas de la Nación U`wa ocuparon la estación de gas de Gibraltar para exigir su cierre y el respeto por su territorio ancestral, el cual se ha visto amenazado por la indeliberada concesión de tierras a las multinacionales por parte del Estado. 

Después de casi dos meses de movilización del pueblo U’wa y comunidades campesinas en Gibraltar, al Norte de Santander, se levantó la protesta que mantenía cerrada una planta de gas natural operada por la estatal petrolera Ecopetrol.

La tercera reunión con el gobierno nacional y otras entidades realizada el miércoles 27 de julio permitió arribar a acuerdos como el de la propiedad de las tierras del pueblo U’wa, el cuidado del Nevado del Cocuy, el enterramiento del oleoducto Caño Limón-Coveñas y la reconstrucción de la Vía de la Soberanía.

Sobre el tema de tierras, se constituirá un resguardo Kuitua, se realizará un estudio socioeconómico del resguardo La Pedraza. También se convino sobre los terrenos del Parque Nacional del Cucuy y el gobierno se comprometió a realizar una revisión de títulos coloniales para el reconocimiento de los mismos a la nación U’wa.

El pueblo U’wa vive bajo una consigna: proteger a la Madre Tierra, el planeta azul. Al contrario de nosotros que somos criados bajo el signo y la lógica del dinero. Desde hace siglos su lucha es tan concreta que el suicidio es una opción para ellos si no se logra proteger a la esencia que reproduce la vida.

Muchos no saben pero tanto Venezuela como Colombia comparten y contienen el territorio ancestral, ese que les dejó Sira, el ser creador, para que protegieran y desde allí generar la fuerza vital que se transmite al resto del planeta. Ese territorio durante siglos ha venido siendo defendido, pero el riowa (hombre blanco) ha hecho todo lo posible para que no se cumpla este designio. Y cuando ya parecía inevitable la extinción de este pueblo, hace unas cuantas décadas, sus sabedores y autoridades tomaron un reimpulso que les ha permitido ir triunfado a partir de dos herramientas de lucha: la palabra ancestral y la toma de las tierras que le han sido arrebatadas con firmeza. Con estas herramientas lograron vencer a una multinacional como la OXY.