Artículos de opinión

Agronegocio: práctica y discurso

Enrique Castañón Ballivián

Jueves, 03 Agosto 2017

El caso de Bosque Tsimane

Ismael Guzmán T.

Martes, 18 Julio 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

La resolución para el proyecto Octopus finalmente fue aprobada de una forma unánime (10 votos a favor, 2 abstenciones que no se presentaron), hecho que despertó el malestar de los habitantes de la zona y las coordinadoras opositoras a la iniciativa, quienes han indicado que no bajarán los brazos y que recurrirán a todas las instancias legales para revocar dicha aprobación.

Desde la Coordinadora por la Defensa de Los Territorios del Bío Bío, Álvaro Fuentes, comentó a El Ciudadano que su organización trabaja en conjunto a la Coordinadora Penco-Lirquén, por lo que se encontraban al tanto de todo lo que podría ocurrir, señalando también que el tema afecta directamente a toda la octava región, puesto que se está sacrificando la zona, declarándola incluso como una “zona de saqueo”.

Fuentes manifestó que como organizaciones sociales intentaron presionar de diferentes formas para que el proyecto no se aprobara, pero que finalmente son otros los que toman la decisión, “por ejemplo ayer la votación se dio con 10 votos a favor y dos abstenciones, siendo las de los seremi de Agricultura y Obras Públicas, quienes no se presentaron a la instancia”. Frente a esto, el vocero declaró que no debemos ver este conflicto como algo puntual de la bahía de Concepción, sino ver la problemática de una región que se está convirtiendo en un territorio abierto para que el empresariado haga lo que le plazca, “porque saben que la política pública va a velar a su favor, por lo mismo estamos alerta y en una posición de conflicto porque se nos viene encima ese megaproyecto que no sólo afecta a la bahía de Concepción, sino que afecta también a la comunidad de Bulnes (por la termoeléctrica El Campesino, que planea emplazarse en esa zona)”.

Por otro lado, Fuentes concluye que este proyecto pasa por encima de la voluntad que tiene la comunidad porque se intervenga su territorio, aclarando que son los representantes designados de la Nueva Mayoría los que demuestran una vez más que sólo están representando a los intereses empresariales, al igual como en todo el territorio nacional. “Hoy en día en los distintos territorios, desde San Fabián de Alico hasta Coronel podemos ver cómo pasan por encima de cualquier legalidad (el empresariado), por lo mismo no queda más que pensar que hay intereses creados que van más allá de la racionalidad que le puede dar un proyecto u otro”.

Por su parte, Edinson Neira, vocero de la Coordinadora Penco-Lirquén, dijo que  como organización tenían previsto el resultado de la votación, pero asegura que la instancia fue un golpe informativo para la gente, “porque quedan con la sensación de que no pueden hacer nada, pero todavía queda apelar al Consejo de Ministros, después a los tribunales ambientales y luego la Corte Suprema en caso de que los tribunales ambientales fallen en contra. Por lo mismo, queda la sensación de que la movilización tiene que aumentar y ser aún más masiva, porque la gente debe organizarse y velar por sus derechos”.

Para Sara Larraín, de Chile Sustentable, es el gobierno quien plantea una serie de agenda 20/50 para el desarrollo energético del país y la limpieza de la matriz y por otro lado, en términos concretos, el mercado eléctrico continúa presentando las mismas alternativas que teníamos en el pasado. “Porque no solamente tenemos una central termoeléctrica en Lirquén, sino otra en la cuarta región y más, entonces creemos que debiera haber una coherencia entre la orientación de la política pública que está señalando el gobierno en el sentido de carbonizar la matriz”, refiriéndose a que es imperativo que exista una coherencia con el mercado eléctrico, porque el gobierno termina facilitando las termoeléctricas, a pesar de que tiene un discurso pro energías renovables no convencionales y un discurso sobre la deficiencia energética, pero lo que se sigue desarrollando en el país son grandes centrales termoeléctricas e hidroeléctricas como Alto Maipo, Puelo, etc.

“Aquí hay un tema en donde finalmente lo que vemos es que en el último del análisis siempre el Estado prioriza los derechos de los economistas por sobre los derechos de las comunidades locales”, declaró.

Finalmente, la Agrupación Ecológica Laraquete Activo, expresó que al pertenecer a una de las llamadas “Zona de rezago” (Arauco), ubicada a unos kilómetros de la “Zona de sacrificio” (Coronel), esta decisión “ha sido literalmente un golpe en pleno pecho de nuestra región del Bío bío, un proyecto que dejará nefasto nuestro océano y tierra, no solo afectando a la bahía penquista, sino a todo el litoral de algún u otro modo”.

Además, relataron que durante la concentración intensa de ayer durante la votación, se palpaba rabia, enojo, pena, ganas de llorar, abrazar,  “eran muchas emociones propias del humanismo, ver todas las generaciones unidas, y que eso no haya sido suficiente para que personas con responsabilidades que velan por nuestra región no hicieran oído al accionar del territorio y esto nos preocupa bastante”, esto porque se acercan más proyectos que están en trámites como “Central Termoelectrica Pirquenes”, donde es un proyecto de baja connotación a lo que es “GNL Penco – Lirquen”. Para cerrar el manifiesto, la organización sentenció que “la lucha no cesó, no nos derrotaron, nos han dado más razones para seguir con el compromiso y luchar por el futuro de nuestras generaciones”.

 

Fotografía y Texto: El Ciudadano

Artículo original disponible en: http://www.elciudadano.cl/2016/06/29/301875/01-29aprobacion-de-proyecto-octopus-genera-rechazo-transversal-entre-la-ciudadania-y-ecologistas/

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar