Artículos de opinión

Aporte de las mujeres rurales

Mónica Novillo G.

Domingo, 19 Noviembre 2017

Cuando los extractivismos y la corrupción se encuentran

Eduardo Gudynas

Jueves, 09 Noviembre 2017

Indígenas avasallados por otros indígenas en Bolivia

JOSÉ LUIS BAPTISTA MORALES

Domingo, 29 Octubre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

Para este jueves 29 de septiembre organizaciones sociales y coordinadoras en contra del proyecto “Octopus”, de la firma Biobiogenera, llaman a manifestarse en dos horarios: a las 11 de la mañana en las inmediaciones de la Gobernación Provincial de Chillán y a las 17 horas en la plaza Perú de Concepción, capital de la Región del Bío Bío.

La protesta se da sólo a meses de la aprobación, por parte de la institucionalidad ambiental del Bío Bío, del proyecto Terminal  GNL Penco-Lirquén y la Central termoelétrica El Campesino, cuyas dos áreas conforman el resistido proyecto Octopus.

Andrés Parada, Vocero del Comité Bulnes sin Termoeléctricas, expresa que la movilización se debe a que también hay otras iniciativas energéticas que prácticamente están invadiendo la zona, por lo que representan una seria amenaza a los habitantes y al medioambiente: “Nos manifestamos en contra de estos proyectos, pero no solo nos cuestionamos este proyecto en particular (GNL Penco-Lirquén y Central Campesino), hay otro terminal, en Talcahuano, y otro que ingresó ayer (27 de septiembre) a Estudio de Impacto Ambiental, denominado Central Las Arcillas; otra en Cabrero; y además otra central de biomasa  aprobada y no instalada en Yungay. No queremos estos proyectos energéticos porque pretenden destruir nuestra tierra y mar y van en desmedro del pequeño y mediano agricultor y a todas las personas que habita esta zona, es por esto que la convocatoria es por la defensa del mar y la tierra”.

Por su parte, el abogado del caso GNL Penco-Lirquén, Álvaro Toro, indica que se realizaran trámites legales para detener el cuestionado proyecto: “Por una parte realizaremos un recurso de reclamación al Consejo de Ministros como instancia por parte de la institucionalidad ambiental”, explica.

Planta GNL Penco-Lirquén

Este proyecto busca generar gas natural a través del hidrofracturamiento más conocido como el método fracking, proceso que inyecta en el subsuelo la mezcla de agua químicos con altas presiones, el siguiente paso es romper las rocas porosas que almacenan los combustibles y así liberarlos, la operación emite metano y más gases que el dióxido de carbono.Entre uno de los riesgos a mencionar es el alto factor sísmico.

La Resolución de Calificación Ambiental (RCA) no contempló la consulta indígena previa, libre e informada (Convenio 169) a comunidades mapuche lafkenches de la zona, por lo tanto en la actualidad existen alegatos en la Corte Suprema.

Por otra parte, en la Región del Bío-Bío existen industrias extractivistas de carácter forestal pesquera, petroquímica, por lo que el funcionamiento de esta planta aumentaría las emisiones de gases invernadero a nivel global y provocaría impactos negativos socioambientales en el territorio.

La marcha autorizada, la convocan actores y coordinadoras en rechazo a la imposición del proyecto, principalmente la Coordinadora intercomunal en contra del proyecto Octopus, se suman la Coordinadora de Tomé, Coordinadora de Lirquén, Coordinadora de Ñuble sin termoeléctricas, Comité Chillan sin termoélectricas, por mencionar algunas, que provienen de comunas tales como: Bulnes, Penco, Tomé, Talcahuano y comunas aledañas entre ellas Chillan y Cabrero, de la Región del Bío-Bío, además adhiere Temuco y su organización Sin termoeléctricas Salvemos el Medio Ambiente.

 

Fotografía: El Ciudadano

Texto: Catalina Manque / El Ciudadano

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar