Artículos de opinión

Feminismo campesino

Brigitte Baptiste

Martes, 26 Septiembre 2017

Tipnis = Agua

ELIZABETH VARGAS SOLÁ

Domingo, 17 Septiembre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

Este jueves 30 de septiembre, representaciones de comunidades Mapuche de sectores de Likan Ray, acudieron al Servicio de Evaluación Ambiental en Temuco e ingresaron formalmente una apelación al ingreso de un proyecto de ampliación de piscicultura salmonera que se emplaza en el territorio.

Una empresa de piscicultura salmonera denominada Soc. Comercial Agrícola y Forestal Nalcahue Ltda., mantiene en funcionamiento una planta de tipo artesanal en medio de comunidades Mapuche de Likan Ray, la que ha sido multada en oportunidades anteriores por producir más de su capacidad permitida. Al respecto, la empresa, desde hace un tiempo, viene insistiendo en su ampliación para nutrir a la industria salmonera a costa de lucro y de impactos en el territorio de tipo cultural, ambiental y de bienestar social, como han denunciado desde las comunidades.

Ante la presentación de este nuevo proyecto, comunidades del territorio, principalmente vinculados al Lof Mapu de Hualapulli – Chesque, encabezada por Luz Alca, Juan Paillamilla y Mauricio Leviñir, entre otros, solicitaron que fuese rechazado anticipadamente por contener una serie de transgresiones normativos, como son los derechos indígenas, sin embargo, el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) ha accedido a su curso en el sistema, razón por la cual, dentro del plazo estipulado de apelación, presentaron una apelación este viernes 30 de septiembre.

Nuevo intento de la empresa

No es primera vez los intentos de esta empresa por su ampliación.  El proyecto ingresado ha sido maquillado con el nombre de: “Mejoramiento Ambiental de Piscicultura Chesque Alto”, que técnicamente es una ampliación de producción,  en base a una piscicultura que se encuentra construida y operando en el Sector Nalcahue de la Comuna de Villarrica desde el año 1998 otorgada por Resolución SubPesca N° 730/1998 para una producción  de 42 toneladas anuales de biomasa, la que se ha extralimitado en ocasiones, razón por la cual se han cursado multas a la empresa.

En el año 2013  había sido ingresado al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (fecha 28 de noviembre de 2013), contemplando una producción de 300,6 toneladas de biomasa,  no obstante, el proyecto fue desistido (Resolución de Desistimiento Exenta N° 204 de fecha 16 de septiembre de 2013) en medio de laoposición y resistencia de comunidades del territorio.  Hoy, la empresa, cuyo representante es Germán Malig, vuelve a insistir en ampliar la producción, lo que generaría diversas intervenciones, como  unabocatoma en el Río Chesque y una obra de aducción de 1,6km de longitud.

Cabe consignar que desde un comienzo, Comunidades de Likan Ray manifestaron su rotunda oposición a este proyecto de piscicultura salmonera que afectaría diversos aspectos sociales, culturales-espirituales, ambientales y económicos en el territorio, quienes denunciaron además que no se les está respetando sus derechos. En este contexto, durante el 2013, además de recibir una misión del Instituto Nacional de Derechos Humanos en su territorio a inicios de junio del 2013 y un informe sobre impactos en derechos, asimismo, en su oportunidad ingresaron diversas observaciones al Servicio de evaluación Ambiental y entregaron asimismo antecedentes a organismos de Derechos Humanos. Hoy, las comunidades exigen el rechazo anticipado del proyecto por parte del Servicio de Evaluación Ambiental.

El proyecto se localiza en la localidad de Chesque Alto, cerca de Likán Ray, comuna de Villarrica, en un sector rural denominado Nalcahue, en un territorio  donde hay al menos siete comunidades Mapuche directamente emplazadas, las que cuentan con título de merced del año 1912, quienes dan diversos usos y actividades al río.

La presencia de la piscicultura Chesque Alto en el sector, se ha señalado como un atentado a la cultura de comunidades Mapuche,  ya que el agua es un vital elemento tanto para sus tradiciones como para su espiritualidad. Asimismo, las comunidades vienen informando que se observa que el rio se corta violentamente en un sector, dejando sin agua una parte y lo que se devuelve cuenta con residuos. “Desde la presencia de la piscicultura en el sector, las plantas medicinales también se ven reducidas, tanto por la contaminación, como por la baja de humedad que precisan para un buen crecimiento”, señaló en su oportunidad,  Juan Paillamilla uno de los voceros del territorio, al momento del primer intento de ampliación,  quien indicó que por medio del río, se realizan diversas prácticas ancestrales que están vigentes por parte de comunidades del sector, desde la perspectiva religiosa y espiritual, existiendo lugares ceremoniales en el territorio amenazado, siendo el río además un importante elemento para prácticas productivas en el territorio y sus economías locales.

 

Fotografía y Texto: El Ciudadano

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar