Artículos de opinión

Posts @IPDRS

Las autorizaciones de contratos en España a extranjeros se redujeron el año pasado un 59,6 por ciento respecto a 2006, un porcentaje aplicable a las personas procedentes de América Central y del Sur, según datos del Ministerio de Trabajo e Inmigración dados a conocer este fin de semana.

El Boletín de Estadísticas Laborales de ese Ministerio publica el dato de que el año pasado se autorizaron en toda España 331.625 contratos a extranjeros, frente a los 822.682 de 2006.

En el caso concreto de autorizaciones a nacionales de Centro y Sudamérica en 2007 fueron de 170.624, frente a las 423.598 registradas el año precedente.

La cifra supone otro retroceso después de que 2005 fuera el año con más autorizaciones de trabajo a centro y sudamericanos, con 509.218.
En 2007 el país latinoamericano que más autorizaciones de contratos en España tuvo fue Ecuador, con 40.008, frente a las 158.538 registradas en 2006.

La revelación de las cifras se da poco después de que el ministro de Trabajo de España, Celestino Corbacho, anunciara que  el gobierno no tramitará en 2009 más contratos de trabajo en países extranjeros. Él señaló el último miércoles que la contratación de extranjeros en su país de origen estará limitada a los convenios internacionales firmados por España o a contratos de especialización.

Corbacho dijo que no le parecía “razonable” recurrir a la contratación en el extranjero en un momento en el que en España se ha llegado a una cifra de 2,5 millones de desempleados.

En cuanto a cifras, después de Ecuador se situó Colombia, con 39.594 autorizaciones (80.659 el año anterior) y Perú, con 29.667 (39.329 en 2006).
No obstante, las cifras de estos países latinoamericanos son superadas en 2007 por las autorizaciones a trabajadores marroquíes (55.010) y rumanos (45.691).

A propósito de esto, la vicepresidenta primera del Gobierno de España, María Teresa Fernández de la Vega, defendió la utilidad y la eficacia de contratar a los inmigrantes en sus países de origen y añadió que se harán los contratos de este tipo “que se necesiten”.

De ese modo salió al paso de la polémica generada por el ministro Corbacho. Fernández de la Vega recalcó la importancia de que los trámites de contratación se ajusten a las necesidades del mercado laboral y aseguró que el Gobierno busca “siempre” el equilibrio entre la contratación en origen y las necesidades de la economía y del mercado de trabajo español.

Sin embargo también ayer el gobierno español anunció que prevé aprobar en octubre las medidas para incentivar el retorno voluntario de los trabajadores inmigrantes que se queden sin empleo, al que podrían acogerse hasta 15.000 personas.

De anunciar la medida se encargó el propio Corbacho: “Mi intención es aprobarlo en octubre”, indicó, en relación al decreto que adoptará el gobierno. El ejecutivo calcula que “se podrían acoger a la medida de 10.000 a 15.000 personas”, según el ministro de Trabajo e Inmigración, que añadió que no se espera “un retorno masivo”.

Después de anunciar medidas para el retorno voluntario, Corbacho reiteró que desaparecerá gran parte de los contratos en el extranjero debido a que la crisis económica hizo que el desempleo haya aumentado en España en medio millón de personas en un año, alcanzando los 2,5 millones, de los que cerca de medio millón son extranjeros.

“Mientras aquí tengamos albañiles magrebíes, ecuatorianos o españoles en el paro, no tiene sentido ir a buscar más albañiles a Rabat o a Quito”, resumió Corbacho.

También el principal partido opositor, el conservador Partido Popular (PP), partidario de una política migratoria más restrictiva, apoyó el sábado el fin de los contratos en el extranjero.

Entre enero y julio de este año, 88.180 extranjeros fueron contratados de esta forma, frente a 200.000 en 2007 y 180.000 personas en 2006. En España residen al menos 5,22 millones de personas provenientes de otros países.

España tiene acuerdos para la contratación en origen con Colombia, Ecuador, República Dominicana y con cinco países africanos y europeos (Marruecos, Rumanía, Polonia, Bulgaria y Mauritania).

Con todos estos antecedentes hoy se espera la llegada a España de la Ministra de Migración de Ecuador, Lorena Escudero, quien dará seguimiento a los programas gubernamentales de ayuda a los ecuatorianos que se encuentran en el país Ibérico en busca de mejores condiciones de vida.

La ministra Escudero insistió este fin de semana en la necesidad de que se respete la libre movilidad de las personas y apoyó la decisión española, emitida solo por Fernández de la Vega, de defender la utilidad y la eficacia de contratar a los inmigrantes en sus países de origen”.

http://www.eltelegrafo.com.ec