Artículos de opinión

Aporte de las mujeres rurales

Mónica Novillo G.

Domingo, 19 Noviembre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

Un horizonte de desalojos comunitarios que dejaría chiquito el episodio de Esquel. Un infierno de operativos contra poblaciones indígenas en todo el país. Una victoria de la Gendarmería y las policías bravas de las provincias por sobre la negociación política y la paciencia. Ése podría ser el tono de este fin de año si el Congreso continúa dando signos de que busca prorrogar una ley de emergencia aprobada por primera vez en 2006. La norma promueve el relevamiento de los puntos de conflicto y, mientras tanto, suspende el desalojo de comunidades donde se agrupan las 955.032 personas que en el censo de 2010 se reconocieron a sí mismas como indígenas.

El Diario Oficial de Brasil publicó el pasado 23 de agosto el decreto por el que se “extingue” la Reserva Nacional de Cobre y sus asociados (RECA), una superficie de gran valor natural en la que estaba prohibida o fuertemente regulada la actividad minera desde 1984.

Los indígenas de cuatro federaciones de nativos de la Amazonía peruana intentarán paralizar la actividad del mayor yacimiento petrolífero de Perú si el Gobierno no acepta en veinte días someter a consulta previa entre su población el nuevo contrato de explotación de los pozos para los próximos treinta años.

Con una inversión superior a los $1.000 millones, el Gobierno Nacional, a través de la Agencia Nacional de Tierras de Colombia, y tres comunidades indígenas, lograron construir sendos invernaderos para la producción de legumbres y hortalizas que nutrirán a más de 355 familias de la baja, media y alta Guajira.

 

Una pugna por la dirigencia de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía (Confeniae) se trasladó estos días a la sede de la Secretaría de la Gestión de la Política.

Un grupo de integrantes de esta organización acudió a las instalaciones de la entidad gubernamental para pedir que se reconozca a lo que denominaron la “única y legítima” dirigencia de la Confeniae, presidida por Marlon Vargas.

Sin embargo, la secretaria de la Política no los atendió y decidieron permanecer en el Auditorio durante toda la noche del lunes y se retiraron alrededor de las 09:30 de ayer.

Con Vargas a la cabeza, este grupo de manifestantes se movilizó a la sede de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) hasta hoy para reunirse con la secretaria de la Política, Paola Pabón, y “dar solución a este conflicto”.

Felipe Tsencush, presidente de la Confeniae, sostuvo que su dirigencia está legalmente reconocida y minimizó las acciones del otro grupo.

“Es una decisión aislada de este grupo... pretenden entrar por la ventana, atropellando la normativa interna de la organización”, dijo Tsencush.

Elvis Nantip, presidente de la Federación Interprovincial de Centros Shuar, que apoya a la directiva actual, sostuvo que Tsencush es presidente de la Confeniae desde marzo del 2016 y su periodo tiene una duración de tres años y concluye en marzo del 2018.

En un comunicado, la Secretaría señaló que: “Su gestión está enmarcada en los procesos de diálogo franco, coordinado y sin presiones. Y continuará promoviendo los diálogos dentro de la hoja de ruta acordada previamente”.

FUENTE: EL UNIVERSO