El Banco Mundial ha alertado de las consecuencias que el incremento del precio de los alimentos básicos están teniendo para la población más pobre del planeta y ha afirmado que dicha alza puede tener "efectos catastróficos" para el bienestar social, físico y mental de "millones" de niños.

El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, ha alertado este lunes en un comunicado de que "cuando los precios de los alimentos suben abruptamente", las familias tratan de ahorrar dinero "sacando a sus hijos de las escuelas y comiendo de forma más barata y menos nutritiva".

El organismo ha asegurado que trabaja con otras instituciones para seguir "de cerca" la evolución de esta crisis alimentaria y sus posibles efectos en comunidades que, en algunos casos, dedican dos terceras partes de sus ingresos a comprar comida.

El Banco Mundial menciona en su último informe la sequía en Estados Unidos y las complicaciones climatológicas en otras regiones productoras de grano como Rusia, Ucrania, Kazajistán e India, entre otros, como elemento a tener en cuenta para analizar la actual situación a nivel mundial.

A corto plazo, Kim ha apostado por la adopción de programas de alimentación en los centros educativos, el envío condicionado de dinero y la puesta en marcha de programas denominados "comida por trabajo". A medio plazo, ha añadido, "el mundo necesita políticas fuertes estables e inversiones sostenidas en la agricultura de los países pobres".

La dependencia excesiva del clima y la baja cantidad de alimentos almacenados favorece la volatilidad de los precios y, por tanto, los riesgos tanto para consumidores como para gobiernos. Además, la volatilidad desalienta la inversión en proyectos agrícolas debido a los crecientes riesgos económicos y a la incertidumbre de productores y comerciantes.

A diferencia de la crisis de 2008, cuando el arroz y el trigo fueron los granos más afectados por la subida de precios, en 2012 el arroz no está sufriendo incrementos significativos. Tampoco se encuentran actualmente en niveles críticos los costes del combustible, los fertilizantes o el transporte.

Sin embargo, en el caso del trigo el alza actual es del hasta el 50 por ciento desde mediados de junio, mientras que en el del maíz el incremento supera el 45 por ciento. Las semillas de soja, por su parte, han aumentado su precio desde principios de junio en casi un 30 por ciento y, si se compara con los datos de finales de 2011, el incremento se aproxima al 60 por ciento.

El Banco Mundial prevé que la volatilidad de precios se mantenga durante los próximos años y que los precios del grano superen los niveles considerados adecuados al menos hasta 2015.

El organismo ha recordado que alrededor de mil millones de personas pasan hambre en el mundo y, de ellas, más del 60 por ciento son mujeres. Un tercio de los niños que mueren en todo el planeta fallecen por su mala alimentación, según el Banco Mundial, que también ha apuntado que el 80 por ciento de la arquitectura cerebral se forma durante los primeros mil días de vida de una persona.

 

Las cotizaciones de los granos siguieron subiendo este jueves en la bolsa de Chicago, nuevamente por las condiciones de clima seco y caluroso en Estados Unidos.

"Continúa reforzándose la prima por el clima en el mercado agrícola", señaló Jason Roose, analista de US Commodities.


El centro oeste de Estados Unidos, una región cerealera fundamental, sigue afectado por una ola de calor muy severa, al punto tal que "los agricultores temen que falte lluvia en algunos lugares", destacó Roose.

El mercado "teme una posible reducción de la producción a causa del calor extremo y lluvias muy limitadas", añadió.

La soja suma valor a cifras ya elevadas tras una sequía en regiones productoras de América Latina este año.

A eso se añade que se espera "una demanda enorme (de soja) de China", señaló el Commerzbank.

El bushel de maíz (25 kg) para entrega en agosto terminó a 7,7325 contra 7,1875 dólares el martes (el miércoles fue feriado en Estados Unidos).

El bushel de trigo para igual entrega terminó en 8,2250 dólares contra 7,8225.

El contrato para la soja para julio terminó a 16,2650 contra 15,7225 dólares.

 

Durante la 42 Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), se analizará la propuesta de considerar el 2013 como año internacional de la Quinua, proyecto que se encuentra entre los 16 que aprobó ayer el Consejo Permanente de la mencionada organización.

os proyectos de resolución presentados por el Consejo Interamericano para el Desarrollo Integral (CIDI) son 16, los cuales serán considerados y evaluados durante la realización de la 42 Asamblea de la OEA que se efectuará desde el 3 al 5 de junio en Cochabamba - Bolivia, país sede por segunda ocasión.

Se dio a conocer que entre otro de los documentos remitidos a la Asamblea General se encuentran los referidos al "acceso al agua como un derecho humano; al mandato del Grupo de Trabajo de la Comité Ejecutivo Permanente de la CIDI; al fortalecimiento de la Cepcidi y de sus órganos; a la extensión de la vigencia del Plan Estratégico de Cooperación Solidaria para el Desarrollo Integral 2006-2009; a la VII Reunión Ordinaria de la Comisión Interamericana de Puertos; y a la declaración de 2013 como Año Internacional de la Quinua".

Durante la sesión del Consejo Permanente de la OEA efectuado ayer, los países miembros aprobaron que se remitiera a la Asamblea General resoluciones procedentes de la Comisión de Asuntos Administrativos y Presupuestarios (CAAP), según la página oficial de la institución que poco a poco va generando expectativa en torno al evento internacional que se desarrollará en Tiquipaya, Cochabamba.

Se debe recordar que durante la gestión 2011 y 2012 en el país el viceministro de Desarrollo Productivo, Víctor Hugo Vásquez, efectuó eventos de socialización de la importancia nutritiva de la quinua, lo que motivo el apoyo a que para en 2013 se decrete el año Internacional de la Quinua, tema que se abordará en el marco del evento internacional.

En una de sus declaraciones en octubre de 2011 el viceministro Vásquez expresó que "la quinua es una respuesta al cambio climático, porque requiere poca agua y además es resistente tanto a las enfermedades, plagas y fenómenos climáticos".

La seguridad alimentaria será el eje principal dentro del evento, tal como se estableció des de la propia Cancillería del Estado. En tanto, la demanda marítima, a la cual Bolivia apelará como país organizador después de la experiencia de la Asamblea de 1979, cuando mediante Resolución de la OEA se logró el respaldo mayoritario para el país, será tratada en reunión especial entre las delegaciones de Bolivia y Chile.

DATOS

- La 42 Asamblea de la OEA se efectuará entre el 3 y 5 de junio en Cochabamba.

- El eje de la Asamblea General de la OEA será la seguridad alimentaria.

- En ese marco, se declarará el 2013 como Año Internacional de la Quinua.

- Se analizará la extensión del Plan Estratégico de Cooperación Solidaria para el Desarrollo Integral.

- El tema marítimo será debatido en reunión reservada entre los delegados de Bolivia y Chile.

Los altos precios del petróleo, las condiciones climáticas y la fuerte demanda de Asia ubicó el valor de los alimentos apenas 6% por debajo de su máximo histrórico, registrado en febrero del 2011.

Los precios mundiales de los alimentos aumentaron nuevamente en el primer trimestre del año, en parte como consecuencia del alza del petróleo, amenazando la seguridad alimentaria de millones de personas, alertó el miércoles el Banco Mundial.

El aumento de 8% registrado entre diciembre de 2011 y marzo de 2012 fue debido a "los altos precios del petróleo, las condiciones meteorológicas adversas y la fuerte demanda importadora de Asia", sostuvo la institución multilateral en su último "Food Price Watch", un informe sobre la situación de los alimentos en el mundo, informó AFP.

El índice de precios global instituido por el BM se situó "sólo un 1% por debajo de hace un año y 6% por debajo del máximo histórico alcanzado en febrero de 2011", señaló.

"Tras cuatro meses de descensos consecutivos, los precios de los alimentos están aumentando nuevamente", destacó Otaviano Canuto, vicepresidente del Banco para la reducción de la pobreza y la gestión económica.

"Colocar la alimentación en el primer lugar debe continuar siendo una prioridad para la comunidad internacional y para nuestro trabajo en los países en desarrollo", remarcó el jerarca.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió más esfuerzos para solucionar las situaciones que contribuyen a la volatilidad de los precios de los alimentos y menoscaban las posibilidades de los países en desarrollo, en un mensaje leído ayer en un debate de la Asamblea General del organismo.

"Esta reunión es una ocasión crítica para que los Estados miembros se aperciban de la situación y consideren qué más pueden hacer para abordar los factores que contribuyen a la volatilidad de los precios de los alimentos y erosionan el derecho de los pueblos a los buena nutrición", señaló el máximo responsable de la ONU.

La Asamblea General celebró ayer un debate sobre la excesiva volatilidad de los precios en los mercados de productos alimentarios y de materias primas, en el que participó el mandatario dominicano, Leonel Fernández, y en el que el subsecretario general para Desarrollo Económico, Jomo Kwame Sundaram, leyó el mensaje de Ban.

El mandatario dominicano subrayó en este debate que se trata de un problema que "es fuente de grave preocupación para la estabilidad de las economías en desarrollo y del bienestar de los millones de personas" que en ellas viven.

En diciembre pasado a propuesta de Fernández, la Asamblea aprobó por consenso una resolución sobre medidas de regulación a adoptar de cara a garantizar la transparencia de los mercados y la estabilidad de los precios de los alimentos, para que éstos no sean tratados como activos financieros.

Fernández, que preside República Dominicana desde 2004, está al termino de su mandato y no se presentará a los comicios de mayo próximo, destacó hoy que su país y otros sintieron el impacto de la crisis financiera de 2008 con un aumento de los precios de los alimentos y del petróleo, que se repitió de nuevo en 2011.

"Como resultado del aumento global de los precios de los alimentos y otras materias primas, casi 150 millones de personas más se sumaron a los 925 millones de personas que en 2009 ya sufrían de hambre en el mundo", señaló el mandatario dominicano.

Agregó que ello dificulta el objetivo de reducir el número de malnutridos en el mundo y recordó las cifras del Banco Mundial (BM) que señalan que hay 2.100 millones de personas en el mundo que viven con menos de dos dólares al día y otros 900 millones que lo hacen con menos de un dólar diario.

El político caribeño se refirió a que las sequías e inundaciones que se producen en el mundo han afectado el abastecimiento de alimentos básicos, especialmente de la producción de cereales, y que el aumento de los precios del petróleo han incrementado también los de los fertilizantes y los transportes, "contribuyendo a su vez a un alza de los precios de la comida y otros productos básicos".

Entre octubre de 2009 y junio de 2011 los precios internacionales de los productos alimentarios básicos experimentaron fuertes crecimientos. Así, el precio de la soja aumentó un 45 %, el del trigo un 146 % y el del maíz, 151 %.

En los últimos 50 años, sin embargo, los precios de los productos agrícolas se habían situado a la baja, comenzando su volatilidad desde 2000 y alcanzado su punto más álgido en tres décadas entre 2006 y 2008, para luego descender en coincidencia con el inicio de la crisis financiera.

El embajador de Chile, Octavio Errazuriz, señaló en nombre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC), que hace falta "una respuesta coordinada y global para abordar las múltiples y complejas causas de la excesiva volatilidad de los precios de los alimentos y productos básicos en los mercados financieros".

Los países de la CELAC "expresamos preocupación por las prácticas especulativas financieras sin control, en particular en los mercados de futuros" de esos productos, ya que contribuyen "a deteriorar las vidas de millones de personas".

En las conclusiones, el presidente de la Asamblea, el catarí Nasir Abdulaziz al Naser, apuntó que en el debate se supo que "en Latinoamérica, los aumentos de los precios de los alimentos suponen el 40 % de la presión inflacionaria en la región, y combatirlos, consume una parte importante de los presupuestos nacionales".

"En Africa, esos incrementos hacen imposible lograr el primero de los Objetivos de Desarrollo del Milenio: Reducir el hambre a la mitad", subrayó Al Naser, que también recordó que esas alzas "han creado agitación política en 60 países desde 2008".

De forma simultánea, la Asamblea organizó dos grupos de trabajo sobre las inversiones financieras en los mercados de materias primas y las opciones políticas para abordar la excesiva volatilidad de los precios en los alimentos y en los mercados de materias primas relacionados, en cuyas conclusiones participó Fernández.

El presidente dominicano, que por la noche participó en un encuentro con la comunidad de su país en Nueva York, se entrevistará hoy con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, antes de emprender viaje hacia la ciudad colombiana de Cartagena de Indias, para participar en la VI Cumbre de las Américas durante el próximo fin de semana.

Subcategorías