Artículos de opinión

X Congreso

ALASRU

Miércoles, 31 Enero 2018

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

La arbietrariedad reina en el Ecaudor

Fuente: Le Monde

Autoría: Diider Fassin

Fecha: Martes, 25 Agosto 2015

El estado de emergencia declarado el 15 de agosto por el gobierno ecuatoriano debido a la erupción del volcán Cotopaxi, al sur de la capital, se produce 48 horas después de la represión de la manifestación pacífica de los representantes indígenas que llegó a Quito finalizando una caminata de 800 km a través del país.  Los líderes de la manifestación Salvador Quishpe, prefecto de la provincia de Zamora Chinchipe y Carlos Pérez Guartambel, presidente de la organización Ecuarunari, fueron golpeados y arrestados, así como la compañera de este último, la investigadora franco-brasileña Manuela Picq Lavinas, profesora de Relaciones Internacionales en la Universidad San Francisco de Quito.

Los líderes de la manifestación Salvador Quishpe, prefecto de la provincia de Zamora Chinchipe y Carlos Pérez Guartambel, presidente de la organización Ecuarunari, fueron golpeados y arrestados, así como la compañera de este último, la investigadora franco-brasileña Manuela Picq Lavinas

La profesora universitaria fue brutalmente aprehendida y recluida en un centro de detención para extranjeros en situación irregular. Las authoridades en el proceso, sin justificación legal, procedieron a revocarle su visa, poniéndola bajo amenaza de expulsión del país en el que vive, trabaja e hizo relaciones durante ocho años. Respetada por su trabajo en la lucha del feminismo, los movimientos indígenas y las cuestiones ecológicas en el Amazonas, Manuela Picq es conocida por su análisis crítico del régimen. Su arresto y detención arbitraria generaron días después una reacción internacional grande. El 17 de agosto, un tribunal reconoció la ilegalidad del procedimiento de expulsión del país y finalmente fue puesta en libertad.

 

PODERES SIN SEPARACIÓN

Este último episodio en la historia de las tensas relaciones entre el gobierno de Rafael Correa y los movimientos sociales en Ecuador, constituyen un paso más en el régimen authoritario. La reivindicación principal de las protestas se refiere al retiro del proyecto de enmiendas constitucionales que permitiría la reelección indefinida, reduciría los poderes de las authoridades locales y las oportunidades para las consultas populares por iniciativa de los ciudadanos, así como promovería la erosión de la separación de poderes e instrumentos de protección de los ciudadanos contra el Estado. Es una paradoja esta ruptura con los movimientos sociales, incluidos los sindicatos, ecologistas, feministas y de derechos humanos, que habían contribuido en 2006 a la elección del presidente.

La reivindicación principal de las protestas se refiere al retiro del proyecto de enmiendas constitucionales que permitiría la reelección indefinida, reduciría los poderes de las authoridades locales y las oportunidades para las consultas populares por iniciativa de los ciudadanos

La concentración del poder en manos del jefe de Estado es especialmente acentuada con los años. Rafael Correa se ha alejado de los principios progresistas que tuvo una vez,  Ahora se han multiplicado los proyectos de extracción petrolera con China, se abandonó la protección del Parque Nacional Yasuní, comenzando a explotar sus reservas, se firmó un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea y ha propuesto controvertidas reformas para flexibilizar el Código Laboral.  Mientras tanto, la intimidación se multiplicó contra los actores de los movimientos sociales. Se han ejecutado graves violaciones diarias de los derechos de los ciudadanos ecuatorianos y los acontecimientos de los últimos días reflejan la desintegración acelerada de un régimen democrático que se había ganado las esperanzas de la izquierda, más allá de las fronteras de Ecuador. La feliz liberación de Manuela Picq no debe ocultar las amenazas que impuso el decreto de Estado de Excepción, que incluye la censuar de los medios de comunicación y posible suspensión de los derechos constitucionales de los ciudadanos.


 

Didier Fassin, profesor del Instituto de Estudios Avanzados de Princeton, en particular co-dirigió el libro Estados Contemporáneo de Emergencia (Zone Books, 2013, en Inglés). Marc Saint-Upéry es el author de El sueño de Bolívar. El desafío de América del Sur a la izquierda (La Découverte, 2008).