Artículos de opinión

Aporte de las mujeres rurales

Mónica Novillo G.

Domingo, 19 Noviembre 2017

Cuando los extractivismos y la corrupción se encuentran

Eduardo Gudynas

Jueves, 09 Noviembre 2017

Indígenas avasallados por otros indígenas en Bolivia

JOSÉ LUIS BAPTISTA MORALES

Domingo, 29 Octubre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

El Sí de Charagua - el No de Totora Marka (Bolivia)

Fuente: Los Tiempos
Autoría: Ericka Brokman Quiroga
Fecha: Jueves, 01 Octubre 2015

El 20 de septiembre, el municipio de Charagua le dijo Sí al estatuto que hará realidad su conversión en Entidad Autónoma Indígena Originaria Campesina (Eaioc), siendo el primer referente de la condición plurinacional del Estado boliviano. Ese mismo día, 69% de los electores del municipio de Totora Marka, Oruro, procedió al rechazo de los estatutos que posibilitarían adoptar una forma de gobierno propio en base a sus nueve ayllus y 32 comunidades.  La falta de socialización del estatuto en una comunidad tan pequeña no explica el rechazo.

El apretado resultado de Charagua y el significativo cambio de opinión de la población de Totora Marka, que el 2009 apoyó mayoritariamente su conversión,  motivan este preliminar  intento de análisis y explicación

Recordemos que en 2009 fueron 11 los municipios (de 339) que decidieron convertirse en Eaioc. En medio de la inicial exaltación indígena pocos analizaron el porqué de este reducido número,  ni se difundió la reflexión sobre el  mayoritario rechazo a constituirse en Eaioc, en el caso del emblemático y exitoso municipio indígena de Curahuara de Carangas.

Si bien la cuestión indígena fue y es un  dato importante para entender nuestra sociedad, ¿por qué su mínima y anecdótica densidad en la construcción de un Estado Plurinacional con Autonomías? Pese a la retórica anticolonial, la democracia intercultural tiene como centralidad a las expresiones  representativa y directa de la democracia liberal y civilizatoriamente occidental.  Para unos, el carácter accesorio de lo indígena es resultado de la traición del MAS a la agenda indígena comunitarista; para otros, el  giro programático del MAS instrumentaliza y limita lo indígena a fin de seducir pragmáticamente al electorado mayoritariamente urbano.

Considero equivocado reducir la explicación al pragmatismo y a la lógica de poder andino céntrica y sindical del MAS. La "dilución” de lo indígena es resultado inevitable de una realidad que decanta y redimensiona su alcance y proyección histórica. Debilitado el idealismo y romance proindígena, el bloque IOC desnudó sus fracturas internas. Se demostró que las élites indígenas presentes en el andamiaje institucional del poder político no están blindadas ni a la corrupción ni a la influencia buena y mala de los códigos culturales, económicos y sociales del mundo moderno y globalizado.

Por otra parte, los ayllus y los pueblos indígenas de tierras bajas no necesariamente sintonizan con la lógica de poder del sindicato corporativista de Bartolinas, campesinos e interculturales cocaleros dominante en el MAS. La realidad se encargó de visibilizar tensiones o "acuerdos” entre ellos y de estos con aquellos insertos en la estructura productiva comercial (formal, informal e ilegal)  no campesina.

Lo cierto es que, mas allá de la aprobación o no de estatutos, Charagua tiene el desafío de construir bases de convivencia intercultural con la población no guaraní, expresada en el 44% de votos contrarios. Por otro lado, en Totora Marka el No al estatuto no descarta la necesidad de renovar pactos y consensos con la población de los ayllus mayoritarios en el marco de la democracia municipal.  

La plurinacionalidad centrada en el reconocimiento de las Eaioc pareciera enfrentar tensiones que ponen en duda su viabilidad en los términos original y discursivamente planteados.

La mirada dicotómica de lo colonial como negación de lo originario, de lo rural y urbano, de la democracia liberal irreconciliable con la deliberación comunitaria, nos entrampó en falsos dilemas.

El mestizaje no sólo alcanza a lo biológico, sino que se amalgama en el ámbito social y cultural. Con mayor o menor éxito, la interculturalidad posibilita la fusión en el mundo culinario, musical y, curiosamente, se expresa en la dimensión política de nuestra sociedad.