Artículos de opinión

Cuando los extractivismos y la corrupción se encuentran

Eduardo Gudynas

Jueves, 09 Noviembre 2017

Indígenas avasallados por otros indígenas en Bolivia

JOSÉ LUIS BAPTISTA MORALES

Domingo, 29 Octubre 2017

Argentina: No podemos permitir que nos fumiguen con Agrotóxicos

Movimiento Nacional Campesino Indígena

Martes, 24 Octubre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

La educación a distancia en los territorios rurales; una oportunidad a validar

Fuente: IPDRS
Autoría: Daniel Espíndola
Fecha: Miércoles, 23 Diciembre 2015

La educación a distancia en sus diversas modalidades sigue creciendo, diversificándose y proponiendo permanentes innovaciones tecnológicas, metodológicas y de estilos.

En este proceso, la educación vinculada a los territorios rurales no está ajena, aunque claramente la brecha digital existente entre lo urbano y lo rural influyen para que este desarrollo sea menos dinámico.

En el medio rural las necesidades y las demandas de capacitaciones, formaciones a todos los niveles son enormes y las posibilidades de responder a todas ellas se ven muy dificultadas por diversos motivos, entre ellos los más evidentes es la falta de recursos humanos calificados en el número y en los asuntos requeridos, los costos de implementación de las actividades, así como la diversidad de lugares a cubrir.

Si vemos desde la perspectiva de los alumnos potenciales de las capacitaciones y formaciones, tenemos que no todos pueden disponer de los tiempos y los recursos necesarios para ser parte de actividades presenciales, por lo general muy alejadas de sus lugares de residencias.

La educación a distancia por medio de TIC, en las modalidades de e-learning y b-learning presentan algunas características que la hacen altamente recomendables para implementar respuestas en el medio rural.

Por supuesto, no es una modalidad que se pueda aplicar a todas las formaciones, ni para todas las poblaciones necesitadas. Hay que tomar en cuenta los asuntos y los temas de los cursos, los públicos a los que va dirigido, las conectividades disponibles, etc.

Si bien es una respuesta parcial, entendemos que permitiría incrementar muchísimo la oferta actual en la mayoría de los territorios.

Por supuesto hay que tomar muchos recaudos, contar con buenos  diagnósticos previos, entrenamiento de contenidistas y tutores, alfabetización digital de un porcentaje de alumnos potenciales y apoyo al mejoramiento en competencias digitales de otros alumnos futuros.   

Supone la elaboración de proyectos pilotos, validación en terreno, especialización de recursos humanos , inversiones en tecnología, etc.

La actual red de entidades educativas rurales y los docentes de estas, son una gran base de la cual partir.

Trabajar en el empoderamiento digital de tales instituciones y de sus recursos docentes, es parte central de crear las condiciones básicas para programas de capacitaciones a distancia que sean amigables, de calidad, eficientes, etc.       

Actualmente se observa mucho desconocimiento del potencial de esta modalidad, cierta “resistencia”  a la misma y por supuesto falta de formación y entrenamiento de los equipos docentes en educación a distancia.

Entendemos que en el desafío de mejorar la oferta educativa y de capacitación rural, pasa entre otros aspectos en la utilización de la educación a distancia por internet. Remarcamos que es una herramienta, una posibilidad que viene a sumarse a todo lo presencial que se hace y que se debe incrementar.

Entre las modalidades de educación a distancia;  el b-learning (semipresencialidad) y la  live education (educación en vivo-sincrónica), se presentan como modalidades muy recomendables.

La semipresencialidad asegura complementar dispositivos presenciales con otros a distancia y se puede recurrir a dar formaciones a grupos de grupos, optimizando los recursos a distancia con varios agrupamientos dispersos territorialmente.

Las propuestas de educación en vivo, permite mediante los dispositivos sincrónicos, lograr que tutores y alumnos trabajen juntos en tiempo real superando las distancias geográficas entre ellos.

En ambas modalidades  se recomienda contar –siempre que se pueda- con “tutorías de cercanía” por grupo local, a los efectos de generar procesos muy personalizados y grupalistas al mismo tiempo.

No dejar librado al aislamiento que se observa en la educación a distancia en general, cuando los cursos se toman a iniciativa individual.

Las experiencias en las que hemos diseñado y participado demuestra que este doble dispositivo tienen un efecto muy interesante para el logro de mejores procesos de aprendizajes, ya que asegura momentos y espacios complementarios, donde el alumno en  “está en grupo” y tiene un “tutor cercano”.

Los costos se incrementan, si los comparamos a los de cursos de e-learning (asincrónicos) , pero son muy inferiores a los costos de las formaciones presenciales.

Alentamos a realizar experiencias de este tipo, ya que el aporte que tenemos en estas modalidades en los territorios rurales es enorme.

Daniel Espíndola