Artículos de opinión

Cuando los extractivismos y la corrupción se encuentran

Eduardo Gudynas

Jueves, 09 Noviembre 2017

Indígenas avasallados por otros indígenas en Bolivia

JOSÉ LUIS BAPTISTA MORALES

Domingo, 29 Octubre 2017

Argentina: No podemos permitir que nos fumiguen con Agrotóxicos

Movimiento Nacional Campesino Indígena

Martes, 24 Octubre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

Apuesta educativa desde el comercio justo… una universidad para el campo! (Colombia)

Fuente: IPDRS
Autoría: Marco Coscione*
Fecha: Lunes, 04 Enero 2016

Los pequeños productores de la Cooperativa del Sur del Cauca (Cosurca), en Colombia, lo tienen claro. Sin una educación popular, solidaria y campesina, los jóvenes seguirán dejando las tierras de sus padres, ampliando los cordones de pobreza en las ciudades y favoreciendo, indirectamente, la concentración de tierras en las zonas rurales. “Lo que necesitamos”, afirma René Ausecha, gerente de Cosurca, “es volver a valorar las potencialidades del campo, de manera solidaria y sostenible, y defender cotidianamente el arraigo a nuestras comunidades”.

Es por este motivo, entre otros, que todas las asociaciones de base que constituyen esta cooperativa de comercio justo se comprometieron con la fundación de la “Corporación Universitaria Caminos del Sur Occidente Colombiano – UNICAMINOS”, de propiedad de los mismos productores, y que responda concretamente a las prioridades de las comunidades rurales y sus jóvenes.

Hace algunos años, Cosurca comenzó a investigar los deseos y los desafíos de los jóvenes que viven y trabajan en las veredas y municipios rurales donde se encuentran sus productores de café. De esta manera, la cooperativa entendió claramente dos aspectos: 1) los jóvenes sí quieren estudiar, a pesar de no tener las posibilidades y los espacios adecuados en la educación proporcionada por el Estado o por el mercado; 2) los jóvenes sí quieren una educación de calidad pero, sobre todo, acorde con sus realidades y que se construya desde las comunidades.

Es por eso que el arraigo a la tierra y su defensa están al centro del proyecto educativo de Cosurca.

La universidad tendría inicialmente 3 sedes, que aprovecharán espacios no utilizados: “Hay muchos espacios públicos y privados sin utilizar; en ningún momento pensamos en construir nuevos edificios. Usamos los que ya existen, limitamos la construcción de nuevos y fomentamos la cooperación entre distintas entidades”, nos comenta Lupercio Velasco, Coordinador del Departamento de Gestión y Cooperación de Cosurca.

Los cursos serán semi-presenciales, con un énfasis marcado en el desarrollo de actividades en terreno. En la actualidad se está pensando arrancar con tres cursos principales: 1) Agroeconomía, fomentando todas las potencialidades del sector agropecuario pero desde las prácticas de la economía solidaria y el comercio justo, y desde la gestión cooperativa, social y asamblearia de las actividades económicas; 2) Administración de servicios ecoturísticos, para diversificar las posibilidades de empleo para los jóvenes; y 3) Gestión sostenible de los recursos naturales, con énfasis en la relación de reciprocidad entre los seres humanos y la madre naturaleza.

Todas las carreras deben estar acompañadas por un trabajo muy intenso en extensión social, para que construyan territorios y fortalezcan las dinámicas comunitarias. Para defender esta apuesta, Cosurca construirá nuevas relaciones con universidades y movimientos sociales de otros países. Con estos actores se podrán construir convenios institucionales para intercambiar experiencias, recibir de manera virtual o presencial cursos de profesores extranjeros, permitir a los jóvenes del campo hacer investigaciones, periodos de estudios, intercambio o prácticas en el extranjero; para conocer las realidades de otros procesos similares en el mundo y volver a las comunidades más animados y con la esperanza de que otra educación sí es posible y otros caminos hacia un “convivir en armonía” sí son posible… también en y desde el sur occidente colombiano.