Artículos de opinión

Agronegocio: práctica y discurso

Enrique Castañón Ballivián

Jueves, 03 Agosto 2017

El caso de Bosque Tsimane

Ismael Guzmán T.

Martes, 18 Julio 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

Conceptos claros, para rescatar a la convivencia y la paz entre los pueblos.

Fuente: IPDRS
Autoría: Basilio A Lezama M
Fecha: Martes, 19 Julio 2016

Afirmaciones de un personaje, en una película, que decía: Si quiere cambiar el mundo, tiene que conseguir la forma de que la multitud te sigan. Al profundizar sobre el tema, lleva a reflexionar sobre los cambios, llegando a la siguiente conclusión: al pretender lograrlo, los resultados, son productos de transformaciones; no es blanco y negro, sino, entre ellos es un rasgo, producto de la conciliación entre contrarios. Por lo tanto, surge la siguiente pregunta: ¿Cómo conseguir que las personas te sigan? y la respuesta, no es que poseen todos los conocimientos del mundo. Sino, que tenga las habilidades y destrezas, para que las personas te entiendan y que los que dicen están impregnadas de verdades relativas, o de mentiras, con habilidades y destrezas, para engañar.

Connotados filósofos y científicos, afirman: que en el mundo, todo es contradictorio.  Y de ellos surge, la Ley de Contrarios. Lo cual se puede inferir, que el mundo tiene que lidiar, con los que dicen lo verdadero y los que dicen mentiras. De ambos, la historia tienen muchos ejemplos, lo desafortunado es, que después que ocurren los hechos y al observar los resultados. es cuando  se identifican, los verdaderos, o los mentirosos. Por lo tanto, ambos personajes se encuentran en todas las actividades sociales humanas que se realizan y los que cultivan, ambas. Pero los que son más vulnerables, son todas aquellas organizaciones con multitudes donde prevalecen la pobreza; porque lo más significativo, es, que los pobres son ricos en esperanzas y necesidades, y con altos riesgos.

A lo largo y ancho de Latinoamérica y El Caribe, son muchos los pueblos que quieren acceder al desarrollo en las amplias manifestaciones. Sin embargo, se presentan como una lucha de contrarios, donde desafortunadamente los que manejan las mentiras, como verdadero. Desarrollan otras habilidades, como “la doble cara” una doméstica y la otra, publica. Donde solo se favorecen, los que pertenecen al entorno considerado como lo interno y siempre y cuando, lo que se acumula, sirvan, para mantener contento a una minoría relativa. Los que tienen menos conocimientos, se les hacen más difícil identificar, a los verdaderos o los mentirosos. Y para evitar eso, la táctica es, crear confianza y la estrategia, la profundidad conceptual.

Sería fácil de deducir, ontológicamente, quienes promocionan lo verdadero y las mentiras, al desarrollar tácticas y estrategias, para identificarlos; los mentirosos, antes, que produzcan daños; y así evitar que muchas organizaciones caigan, en un ciclo vicioso, creando sistemas, con altos riesgos. Lo que implica, perder oportunidades al interactuar, en el escenario mundial, en tiempo real. Es interactuar con un contrario, con ventajas tácticas y estrategias, que colocan dificultades; para disminuir el ritmo de desarrollo de las organizaciones vulnerables,  para acrecentar su propio desarrollo. Aunque se puede inferir, que Jesucristo, impregnado de verdad, enseñó el camino. Lo cual se puede inferir, dificultades en transmitir las enseñanzas.

Al analizar lo ante planteado y al escuchar a las religiones cristianas, de que Cristo vuelve. Se puede inferir, que volverá, cuando los pueblos tengan la capacidad de comprender y entender.  Y se hace la siguiente pregunta: ¿Y cuándo volverá? y la respuesta obvia, es: cuando los pueblos tengan el nivel  espiritual, suficiente y necesario, para captar lo que ofrece, para acceder a la máxima felicidad posible. En vez de salvar a los de mayor nivel de espiritualidad, salve, a los ricos que aspiran, ser la prioridad en detrimento de los muertos. Aunque Jesucristo dijo: Porque primero  pasa un camello por el ojo de una aguja, que un rico al Reino de Dios (Lucas 18:25. Por lo tanto, es menester, que  los pueblos cultiven, conceptos claros y concisos, que les permitan rescatar  la convivencia,  y  la paz.