Artículos de opinión

Aporte de las mujeres rurales

Mónica Novillo G.

Domingo, 19 Noviembre 2017

Cuando los extractivismos y la corrupción se encuentran

Eduardo Gudynas

Jueves, 09 Noviembre 2017

Indígenas avasallados por otros indígenas en Bolivia

JOSÉ LUIS BAPTISTA MORALES

Domingo, 29 Octubre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

Alimentos orgánicos y plantas medicinales con calidad Sudamericana.

Fuente: IPDRS
Autoría: Basilio A Lezama M
Fecha: Lunes, 31 Octubre 2016

ALIMENTOS ORGÁNICOS Y PLANTAS MEDICINALES  CON CALIDAD SUDAMERICANA.

Dios creó al mundo y como buen planificador primero creó las plantas para que produjera frutos con semillas. Que al caer en  sitios favorables, germinan y garantizan la multiplicidad. Y luego, creó los animales, que se alimentan de frutos y plantas, y se reproducen. Más tarde, creó a los Seres Humanos y se alimentan con frutos, hortalizas, animales y otros.  Por lo tanto, primero fue las plantas y luego las semillas, lo que se puede inferir, que en el mundo real sensible, la semilla, es un concepto en sentido general. Y Dios con sus actos, demuestra, que es más fácil crear un árbol que una semilla. Por lo tanto, dada la complejidad del diseño; es menester conservar las que la naturaleza proporciona y evitar las manipulaciones.

Según los expertos, la semilla tienen más de setenta (70) bioelementos, lo que indica que son más de setenta (70) variables.  Y las semillas, requiere de la tierra  más de setenta (70) elementos, con la probabilidad de existir en los diferentes sitios de la tierra, en diferentes proporciones y dar numerosos  productos. Lo cual se puede inferir, al incluir variables exógenas, que obligan a una amplia  variabilidad. Por lo tanto, son muchos los paises, que en base a las potenciales tacticas y estrategicas producen para el consumo y  el comercio con el resto del mundo. Sin embargo, al tener conciencia sobre la existencia de elementos comunes, diferencias y variables exógenas. Se infiere que muchas cosechas una vez son abundantes y otras, prevalecen la escasez;  que motiva a improvisar y con deficiencias en calidad.

Por muchos siglos y en base a las Sabidurías de los Pueblos, la producción de alimentos viene sufriendo de altibajos; impactada preferentemente por las variables exógenas, que han sido estimuladas, variando las condiciones de equilibrio cuyas perspectivas ontológicas, es, la disminución de  la producción; motivando  intentos de manipulaciones genéticas para incrementar la producción para satisfacer el afán de acumular capitales con monocultivos y cada dia alejándose del camino de verdad. Pero también el incremento epistemológico,  estimula a incentivar los deseos de acumular riquezas e incrementando los precios y generando nuevos productos, sin evaluar los efectos secundarios, con consecuencias catastróficas.

Existen muchos paises que han desarrollados la producción industrial, con entradas con materias primas  y semillas modificadas patentadas. Como factores de control, adosan politicas de produccion  y comercializacion, complementada con un sistema de pago, sin considerar los riesgos del medio ambiente, del agricultor y el consumidor.  Teniendo como salida, el pago de compromisos. Por lo tanto, las crisis económicas internacionales impactan a las economías regionales, potencializando las crisis económicas, por deficiencias en la producción de materias primas para producir alimentos orgánicos; donde las facilidades de entrega de materia prima y precios de semillas, se anexan a los riesgos del sistema productivo.

Suramérica fue dotada por el creador de una cantidad apreciable de semillas y los naturales, vivían en abundancia, quedando tiempo para dedicarse a labores espirituales. Con la llamada conquista, se inició un incremento de la recopilación y traslado de frutas, hortalizas y otros recursos naturales, para satisfacer las necesidades del imperio. Al presentarse dificultad por la escasez de productos, se comenzó con las importaciones de productos y semillas. Donde muchos frutos y hortalizas, por el poco valor e interés; disminuyó el recopilar o el sembrar, quedando restringido a  siembras en sitios  donde los indígenas originarios, conservan.

A pesar que los gobiernos progresistas han disminuido el número de pobres, son muchos los que quedan y los muertos que no tienen dolientes, por deficiencias en calidad de medicinas y en la producción y calidad de frutos, hortalizas, plantas medicinales, y otros. Lo cual se puede inferir, la necesidad imperiosa de construir un Banco Suramericano de Semillas Autóctona, que tenga la capacidad de sembrar, recolectar, clasificar, certificar y distribuir con equidad y justicia. Determinando los elementos principales de la tierra, que generen, los bioelementos necesarios y en proporción,  para garantizar la salud y la alimentación de los pueblos. Potencializando el uso de las plantas medicinales y la producción de alimentos de calidad.