Artículos de opinión

Aporte de las mujeres rurales

Mónica Novillo G.

Domingo, 19 Noviembre 2017

Cuando los extractivismos y la corrupción se encuentran

Eduardo Gudynas

Jueves, 09 Noviembre 2017

Indígenas avasallados por otros indígenas en Bolivia

JOSÉ LUIS BAPTISTA MORALES

Domingo, 29 Octubre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

El Buen Vivir es un concepto en construcción cuyos sentidos vienen de muy lejos en el tiempo y de muy ceca en la las vivencias, aun actuales, de las poblaciones indígenas, campesinas y afrodescendientes amazónicas; de ahí su vitalidad, las expectativas que actualmente despierta y los vínculos con otras corrientes de pensamiento y acción. Esto es parte de las conclusiones a las que arribaron Xavier Albó, José Barba, Rebeca Sucubono y Lorenzo Solís (de CIPCA y BOCINAB, Bolivia) y Luzmila Chiricente (del pueblo Asháninca, Perú) con sus respectivas exposiciones en la Mesa Vivir Bien, paradigma alternativo a la crisis civilizatoria durante el séptimo Foro Social Pan Amazónico, realizado recientemente en el corazón de la región amazónica brasileña.

El Instituto para el Desarrollo Rural de Sudamérica (IPDRS) moderó la citada Mesa sobre el Buen Vivir, abriendo la serie de mesas autogestionadas del Foro y compartió con un centenar de instituciones y organizaciones sociales y aproximadamente mil asistentes de Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guayana, Guayana Francesa, Perú, Surinam y Venezuela.

La ciudad de Macapá, Estado de Amapá acogió este nuevo encuentro, con un escenario resaltado por el poderoso río Amazonas, a cuya vera se extiende la ciudad.  El Foro es un proceso que, según sus promotores “busca articular los movimientos sociales, comunidades tradicionales y pueblos originarios  de nueve países de la cuenca amazónica con el objetivo de acercar culturar, romper el aislamiento de las luchas de resistencia, fortalecer el combate antimperialista, desarrollar la autonomía de los pueblos,  promover la justicia social y ambiental y discutir alternativas que construyan la justicia y la igualdad social”.

El encuentro contó con cuatro mesas preparadas por sus propios participantes), cuatro sesiones generales, una masiva marcha de apertura, una feria de economía solidaria y múltiples eventos culturales. Adicionalmente, y como suele ocurrir en estos casos, un aliciente adicional a los temas abordados es la posibilidad de contactos, conversaciones y acuerdos bilaterales y multilaterales que se desarrollan en los pasillos.

La Mesa sobre Vivir Bien fue gestionada por el Foro Andino Amazónico de Desarrollo Rural,  una plataforma que convoca la participación de instituciones de los países con esa doble condición. Las y los expositores mostraron las múltiples dimensiones (desarrollo, agricultura familiar comunitaria, participación política de indígenas, jóvenes y mujeres y acceso a la tierra) que aportan y, al mismo tiempo, se enriquecen con el Buen Vivir, sumaj qamaña o Bom Viver. Una propuesta cuyo camino aún sigue abierto.

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar