Artículos de opinión

Aporte de las mujeres rurales

Mónica Novillo G.

Domingo, 19 Noviembre 2017

Cuando los extractivismos y la corrupción se encuentran

Eduardo Gudynas

Jueves, 09 Noviembre 2017

Indígenas avasallados por otros indígenas en Bolivia

JOSÉ LUIS BAPTISTA MORALES

Domingo, 29 Octubre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

El Instituto para el Desarrollo Rural de Sudamérica (IPDRS), a través de Carmen Beatriz Ruiz, participó en el Seminario Recientes transformaciones agrarias en Bolivia , realizado en días pasados en la ciudad de La Paz. El encuentro convocó en el auditorio del Museo de Etnografía y Folklore (MUSEF), durante dos días de intenso trabajo, a cerca de 20 expositores/as, ocho moderadoras/es y aproximadamente 150 participantes que participaron en los espacios de diálogo abierto, a continuación cada uno de los seis paneles.

En la apertura del evento la exposición del profesor Henry Veltmeyer, docente e investigador de la Universidad Autónoma de zacatecas, México, propuso una mirada regional a las tensiones y conflictos que se están generando entre extractivismo, agricultura y crecimiento económico con equidad.

Veltmeyer expuso que  “(...) el extractivismo con estos atributos redistributivos conlleva nuevas contradicciones para el sector agropecuario y para las fuerzas de resistencia. Las contradicciones y los conflictos en ningún otro país son tan agudos como en Bolivia. El gobierno boliviano se encuentra en la encrucijada de un gran dilema: ¿cómo promover un crecimiento económico en un grado y forma tal que permita alcanzar el 'desarrollo nacional' o 'desarrollo inclusivo' y, a la vez, asegurar el 'Vivir Bien', es decir, la solidaridad social y una relación de armonía con la naturaleza?

El profesor Veltmeyer  concluyó que  “(…)También el extractivismo genera altos costos políticos. Los acuerdos económicos entre agentes del capital global y gobiernos obligan a estos últimos a adoptar políticas que contradicen su compromiso con el pueblo o su plan soberano de asegurar el 'Vivir Bien'. Ante intereses económicos coincidentes -más lucro para las transnacionales y más ingresos fiscales para los gobiernos- en muchos casos los gobiernos acaban posicionándose al lado del capital en su relación conflictiva con las comunidades que luchan para sobrevivir y protegerse de los impactos negativos del capitalismo en su forma extractiva. Por ejemplo, en Perú Ollanta Humala ordenó el despliegue de tropas militares en una zona de conflicto cercana a uno de los proyectos mineros más grandes del mundo: Minas Conga en la región de Cajamarca. Esta acción provocó varios muertos y heridos entre los defensores de la naturaleza y del modo de vida de los campesinos de la región. De forma similar, el régimen posneoliberal de Rafael Correa persigue a los defensores del medioambiente, quienes son calificados de 'radicales' cuando sus protestas amenazan el proyecto de desarrollo nacional del gobierno ecuatoriano”.

 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar