Artículos de opinión

Cuando los extractivismos y la corrupción se encuentran

Eduardo Gudynas

Jueves, 09 Noviembre 2017

Indígenas avasallados por otros indígenas en Bolivia

JOSÉ LUIS BAPTISTA MORALES

Domingo, 29 Octubre 2017

Argentina: No podemos permitir que nos fumiguen con Agrotóxicos

Movimiento Nacional Campesino Indígena

Martes, 24 Octubre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

En Ecuador es ilegal plantar semillas transgénicas, como en Perú y Venezuela, según el Servicio Internacional para la Adquisición de Aplicaciones Agrícolas de Biotecnología (ISSA), una organización sin fin de lucro de EE.UU. que promueve el uso de los organismos genéticamente modificcados.

Mientras, el resto de América Latina se ha convertido en uno de los graneros mundiales de esos alimentos, con millones de hectáreas dedicadas a variedades más productivas y resistentes, según sus partidarios, y nocivas para la salud, según sus detractores.

En Ecuador la prohibición aparece incluso en la Constitución, que declara al país “libre de cultivos y semillas transgénicas”, aunque sus habitantes sí consumen alimentos modificados genéticamente, que son importados de países donde son legales.

La Carta Magna fue aprobada en 2008, pero su principal impulsor, el presidente Rafael Correa, dijo en septiembre que esa disposición fue “un error”  y abrió la puerta a una posible enmienda.

En una campaña electoral marcada por las críticas colectivas de los siete candidatos al mandatario, sobre los transgénicos hay coincidencias entre algunos.

El doctor en jurisprudencia Mauricio Rodas abogó por “mucha más flexibilidad”  sobre el tema porque la situación actual “no es realista”  y se mostró partidario de un cambio constitucional.

“En Ecuador ya se están consumiendo transgénicos. Es transparentar lo que está ocurriendo, regularlo adecuadamente, no prohibirlo a rajatabla porque eso es irreal”, indicó.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar