Artículos de opinión

Tipnis = Agua

ELIZABETH VARGAS SOLÁ

Domingo, 17 Septiembre 2017

Agronegocio: práctica y discurso

Enrique Castañón Ballivián

Jueves, 03 Agosto 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

Este viernes se celebra una nueva cumbre de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) en la capital de Surinam, Paramaribo. El encuentro estará marcado por el regreso de Paraguay al organismo regional y por la llegada de Surinam a la presidencia pro tempore del organismo, pero sobre todo por las múltiples tensiones que existen entre países de la región: las diferencias entre Bolivia y Brasil provocadas por la fuga del senador boliviano Roger Pinto, la falta de relaciones diplomáticas entre Paraguay y Venezuela y el desalojo de una aerolínea chilena de unas instalaciones aeroportuarias en Buenos Aires, son hechos que ponen en duda la solidez de la integración regional.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, y su homóloga de Brasil, Dilma Rousseff, tendrán que verse en Surinam apenas seis días después de que el senador boliviano Roger Pinto, acusado por corrupción en su país, fuera trasladado de la embajada brasilera en La Paz (donde estaba refugiado desde 2012) a Brasil, con la ayuda de un funcionario diplomático y soldados brasileros.

La complicidad de Brasil en la fuga de Pinto le costó el cargo al ahora excanciller Antonio Patriota y ha generado un conflicto diplomático. Evo Morales exigió el regreso de Pinto a La Paz para comparecer ante la justicia. “Su huida es una prueba de que es un delincuente confeso”, dijo. Morales agregó que el senador de oposición tiene en su contra "al menos 13 procesos judiciales por actos de corrupción (cuatro de ellos con orden de arraigo) y fue condenado a un año de prisión por causar daño económico al Estado por más de 11 millones de bolivianos (1,6 millones de dólares)".

A la presidenta Rousseff tampoco le gustó mucho la súbita aparición de Pinto en su país. Calificó de "inaceptable" que el senador haya salido de Bolivia sin el necesario salvoconducto boliviano, pero no, como podía esperarse, porque fuera ayudado por funcionarios brasileños, sino porque "no tiene ningún fundamento que un Gobierno de cualquier país del mundo acepte someter a una persona que está bajo asilo a algún riesgo".

Otro encuentro difícil será el del presidente venezolano, Nicolás Maduro, con el paraguayo Horacio Cartes. Paraguay vuelve a la Unasur después de estar más de un año suspendido de este organismo, debido a la destitución de Fernando Lugo como presidente el 22 de junio de 2012, mediante un juicio político por mal desempeño de sus funciones. Ahora que el empresario Horacio Cartes fue elegido democráticamente, los paraguayos vuelven a tener su representación en el organismo. El propio Cartes acudirá a Paramaribo sin haberse reconciliado con su homólogo venezolano, quien en junio de 2012, cuando era canciller, viajó a Asunción para tratar de impedir la destitución de Lugo y después impulsó la imposición de sanciones contra Paraguay en la Unasur. Las diferencias entre Paraguay y Venezuela aún están por solucionarse y se desconoce si Cartes y su homólogo venezolano aprovecharán la cumbre para sostener un encuentro bilateral.

El principal obstáculo para la reconciliación entre Cartes y Maduro es la manera en que Venezuela fue incorporado al Mercosur en ausencia de Paraguay, que también fue suspendido de ese organismo en junio de 2012. Hoy Venezuela tiene la presidencia pro témpore del organismo, algo que Paraguay no acepta, pues considera que la incorporación se hizo sin su consentimiento, en contra de las reglas del Mercosur.

Un tercer problema bilateral es entre Chile y Argentina. Aunque el Gobierno de Chile dio a entender este lunes que no intervendrá en el conflicto entre la aerolínea LAN y las autoridades aeroportuarias de Argentina, que dieron un plazo de 10 días a la compañía para abandonar un hangar en el Aeroparque de Buenos Aires, el asunto sigue creando fricción en las relaciones bilaterales. Ni Cristina Fernández, presidenta de Argentina, ni Sebastián Piñera, presidente de Chile, han confirmado si viajarán a Surinam.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, desistió de participar en la cumbre. En cambio, anunció una próxima reunión con su homólogo uruguayo, José Mujica, interesado en cooperar con su esfuerzo de paz. En encuentro tendrá lugar en Nueva York, durante la Asamblea General de la ONU que se celebrará en septiembre. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar