Un estudio sobre la relación entre los recursos demográficos y ambientales muestra que en Bolivia “la disponibilidad de recursos excede ampliamente los requerimientos estimados de tierra y recursos naturales necesarios para sostener a la población a largo plazo”, y esto pone al país en la situación más favorable en comparación con 22 otros países de América Latina.
 
La información está contenida en el documento “Estado Plurinacional de Bolivia: Población, Territorio y Medio Ambiente – Análisis de Situación de la Población 2012”, elaborado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas en coordinación con el Ministerio de Planificación del Desarrollo. El informe es importante porque se considera que debido al alto nivel de consumo en el mundo, se ha superado con creces el uso sostenible del espacio.

 

Sin embargo en América Latina y el Caribe la situación es compleja y variada. La huella ecológica per cápita para Bolivia es de 2.0 hectáreas globales (hectáreas con productividad similar al promedio mundial, con datos de 2002), mientras que la biocapacidad per cápita es de 15.4 hectáreas globales. También Argentina, Brasil, Colombia y Perú tienen excedente en sus recursos respecto de su población, aunque mucho menos que Bolivia, pero Costa Rica, Cuba, República Dominicana, entre otros, excedieron con creces ese límite. En una dimensión más global, el dato muestra que el mundo ya superó su máximo nivel de uso sostenible del espacio, en cerca de un 20%.

La huella ecológica pretende responder a “qué extensión per cápita de tierra es necesaria para sostener a una población en el largo plazo con un determinado estándar de vida”. Para ello se miden distintos aspectos relacionados a los recursos naturales y a la población humana (su distribución, densidad, aglomeraciones, dispersión). El aspecto demográfico es puntualmente estudiado desde los patrones espaciales de la producción y el consumo, la mayor o menor concentración poblacional, las ventajas de una población de baja densidad uniformemente distribuida, el crecimiento de la población sobre la deforestación, la migración interna y otros aspectos que presionan de distintas formas los recursos naturales.

Los bosques naturales están resguardados en áreas protegidas, lo que equivale al 53,4% de la superficie total frente al cual existe un “gran desafío para su preservación y aprovechamiento sostenible”, más si se considera que en los últimos años (2000-2005) se ha deforestado a un ritmo de 300 mil hectáreas por año, según el Museo de Historia Natural Noel Kempff Mercado. Uno de los recursos más importantes considerados es el agua. Y nuevamente se puede advertir, en el informe, que las cuencas en el país cuentan con suficientes recursos hídricos para abastecer a los potenciales usuarios, mientras que el saneamiento básico también ha alcanzado niveles importantes.

En Bolivia se ha dado un crecimiento urbano acelerado, más por migración interna que por un crecimiento vegetativo, “lo cual ha dado lugar a una elevada concentración poblacional en las principales ciudades”.

Referencias bibliográficas 
“Estado Plurinacional de Bolivia: Población, Territorio y Medio Ambiente – Análisis de Situación de la Población 2012”. UNFPA-Ministerio de Planificación del Desarrollo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar