La Asamblea Campesina Indígena del Norte Argentino (Acina) manifestó "estado de alerta por la falta de respuestas a la situación de inseguridad e indefensión que viven las familias campesinas e indígenas sobre su derecho a la tierra en el norte argentino". 

Así lo hizo saber la Mesa Chica de Acina, integrada por Jorgelina Córdoba, Lázaro Arce, Florentino Gómez (Formosa); Gerardo  Báez (Corrientes); Ramón Ríos, Hugo Slusarski (Chaco); José Luis  Castillo, Ángel Gómez (Santa Fe); Marta Gómez, Isabel Jerez  (Santiago del Estero); Manuel Aguirre, Mercedes Carrizo  (Catamarca). 

Acina sostuvo "diariamente familias campesinas e indígenas de  Catamarca, Santiago del Estero, Jujuy, Formosa, Chaco, norte de  Santa Fe y Corrientes informan casos de atropello empresarial,  órdenes de desalojo, amenazas, hostigamiento que buscan expulsarlos  de sus tierras para especulaciones comerciales". 

En ese sentido, reiteró el caso ‘denunciado por la Mezat, en  Oloma Bajada, a 15 kilómetros de Matará, en el Departamento  Sarmiento de Santiago del Estero, donde propietarios campesinos  históricos que pueden demostrar posesión y título de sus tierras se  vieron invadidos por el señor Bertosini Larry‘. 

La entidad afirmó que se trata de un ‘supuesto comprador de  la provincia de Santa Fe que aprovechó la Semana Santa para invadir  estirando sus alambrados ilegítimos‘. 

La entidad, que agrupa a campesinos e indígenas del norte,  sostuvo que ‘los vecinos y dirigentes campesinos, que  solidariamente actúan en defensa de las familias campesinas  víctimas de los abusos, son denunciados con mentiras y perseguidos  por la policía ¿Qué razón hay para que sea un delito defendernos y  cuidarnos entre vecinos?‘. 

 

Para Acina, ‘es evidente que los propios estados no brindan  las herramientas necesarias para fortalecer esos organismos  creados. No hay presupuestos, no hay mecanismos, no hay voluntad  política real de solucionar los conflictos‘.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar