Artículos de opinión

Aporte de las mujeres rurales

Mónica Novillo G.

Lunes, 20 Noviembre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

Las 5.000 comunidades que integran la Coordinadora de Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (COICA) expondrán sus propuestas para combatir el calentamiento global en el Pabellón Indígena de la conferencia COP20 en diciembre próximo, anunciaron hoy sus portavoces en Lima.

La COICA y el Ministerio de Ambiente de Perú firmaron un convenio para garantizar la presencia de estas comunidades nativas en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que se celebrará en Lima del 1 al 12 de diciembre.

La coordinadora está formada por 400 organizaciones indígenas que viven en 210 millones de hectáreas de bosques de los nueve países en Sudamérica que comparten la cuenca del río Amazonas: Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guayana, Guyana Francesa, Perú, Surinam y Venezuela.

El Gobierno de Oslo financiará el pabellón con un millón de dólares procedente de una iniciativa noruega para la protección de bosques en más de 50 países.

El presidente de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (AIDESEP), Alberto Pizango, explicó hoy en rueda de prensa que su organización, que forma parte de la COICA, ha asumido la coordinación de las diez propuestas que las comunidades llevarán a la COP20.

Entre los planteamientos de las comunidades indígenas figuran la titulación de las tierras, reorientar el "desarrollismo" mediante la consulta previa a los pueblos nativos, el reconocimiento de los conocimientos ancestrales, la defensa de la vida plena en la Amazonía y el acceso directo a fondos para la defensa del clima.

AIDESEP pedirá, además, el "cese de la persecución de los defensores indígenas de las montañas y el agua", incluidas los 53 procesados por la muerte de 33 personas y la desaparición de otra en una protesta en la ciudad amazónica peruana de Bagua en 2009.

Por su parte, el panameño Cándido Menzúa, representante de la Alianza Mesoamericana de Pueblos y Bosques, opinó que los países deben aprobar el consentimiento libre e informado de los pueblos indígenas para todo tipo de proyectos económicos en sus territorios.

Menzúa defendió la necesidad de que los pueblos indígenas tengan acceso a un fondo climático por ser residentes en los bosques tropicales y, por tanto, los llamados a protegerlos.

El viceministro peruano de Ambiente, Gabriel Quijandría, declaró que la intención del convenio suscrito es "asegurar que las voces de las organizaciones indígenas se escuchen" en el proceso de negociaciones sobre la mitigación, recuperación o conservación de los bosques durante la conferencia.

"Parte del compromiso del Ministerio del Ambiente es avanzar en esta deuda histórica de falta de entendimiento y comprensión con las organizaciones indígenas", agregó.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar