Artículos de opinión

Feminismo campesino

Brigitte Baptiste

Martes, 26 Septiembre 2017

Tipnis = Agua

ELIZABETH VARGAS SOLÁ

Domingo, 17 Septiembre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

"La Conferencia Nacional de Obispos del rasil (CNBB) asume, en sus compromisos, todas las causas de los pueblos de la tierra, de las aguas, del bosque, y ellas tienen en común la lucha por el reconocimiento de su derecho a los territorios en que viven, producIir  alimentos saludables para sí y para las demás personas; además cuestiona y condena el deseo desenfrenado de quienes están proponiendo cambios en la Constitución para tomar las tierras de los pueblos indígenas, quilombolas, ribereños y pescadores”, señala el asesor de movimientos sociales.

El documento "La Iglesia y la cuestión agraria brasileña al inicio del siglo XXI”, aprobado en la 52ª Asamblea de la CNBB, en mayo de este año, "expresa la voluntad de una toma de posición pastoral actualizada en relación a los que son llamados en ese documento, ‘pueblos de la tierra, de las aguas y del bosque’” , destaca Ivo Poletto en entrevista brindada a IHU-On-Line, por e-mail.

En su evaluación, el reciente documento de la CNBB muestra que "los obispos reconocen que la realidad ha cambiado y por lo tanto su posición crítica en relación con la realidad agraria, procura responder a los cambios y su posicionamiento busca responder a los nuevos desafíos”.

Poletto fue uno de los asesores de la CNBB en los años ochenta, y esa época contribuyó en la elaboración del documento "Iglesia y Problemas de la Tierra”, que expresó la posición oficial de la Iglesia sobre la Reforma Agraria. Desde entonces, él acompaña los temas relacionados con la tierra y asegura que "probablemente no había más conflictos en la lucha por la tierra en 1980, de que en la actualidad". Según el asesor de los movimientos sociales, el nuevo texto oficial de la CNBB hace "referencias al documento ‘Iglesia y Problemas de la Tierra’, asumiendo con firmeza lo que fue lúcido e importante a partir de 1980 para la Iglesia. Por ello, el documento ‘La Iglesia y la cuestión agraria brasileña al inicio del Siglo XXI’, quiere ser una actualización del documento de 1980. De manera especial, se destaca la emergencia y las consecuencias sociales, económicas y ecológicas del agronegocio como la forma dominante de explotación de la naturaleza y del trabajo humano en la tierra en las últimas décadas”.

Y agrega: "el documento actual relaciona con gran claridad la opción económica y política por el agronegocio con las demás actividades productivas y especulativas y denuncia que ellas han exacerban el calentamiento global y el cambio climático que marcan la realidad actual. Hace el reconocimiento de los 'clamores de la Tierra', porque ella emite señales de que 'tiene sus propias leyes, que necesita de determinada cobertura vegetal para su propio metabolismo y que el régimen de las aguas depende de la vegetación. En fin, hay un intricada trama de conexiones entre los seres vivos y no vivos, necesaria para la existencia de todas las formas de vida’”.

Ivo Poletto es filósofo, teólogo y asesor de pastorales y movimientos sociales. Trabajó durante los dos primeros años del gobierno de Lula como asesor del Programa Hambre Cero y fue el primer Secretario Ejecutivo de la Comisión Pastoral de la Tierra (CPT). Poletto es autor de 'Brasil, oportunidades perdidas: mis dos años en el gobierno Lula' (Río de Janeiro: Garamond, 2005).

Vea la entrevista.

 

IHU On-Line - ¿Cuáles fueron los principales debates de la52ª Asamblea General de la CNBB en lo referente a la reforma agraria en Brasil hoy? ¿Como los obispos se han posicionado sobre el tema?

Ivo Poletto – Para comenzar recuerdo, que el profesor José de Souza Martins, asesor junto conmigo del documento "Iglesia y los problemas de la Tierra", aprobado en la Asamblea General de la CNBB de 1980, quedó admirado por la dedicación con la que los obispos, con un promedio de edad avanzado, se entregaron al estudio, a la elaboración y aprobación de este documento durante seis días: "No vi otro grupo como este, que con tanto interés y con tanta profundidad sobre la temática de la tierra", afirmó en su oportunidad. Como no participé en las dos últimas asambleas de la CNBB, creo que, quienes asesoraron el documento de este año, titulado "La Iglesia y la cuestión agraria al inicio del siglo XXI”, deben haber experimentado algo semejante. El texto actual fue objeto de estudio en una asamblea anterior y fue devuelto al equipo de redacción para una elaboración más profunda de los temas que provocaron los debates más intensos.

Por los comentarios que se filtraron de la Asamblea de este año, fue muy reducido el grupo de obispos que se opuso a la aprobación del texto actual. Sólo uno de ellos hizo pública su oposición al texto durante el proceso de aprobación y quedó prácticamente aislado. Con eso, se puede decir con seguridad que el prolongado debate sobre este tema ha contribuido a construir un amplio consenso en cuanto al análisis crítico y las posiciones definidas en el documento aprobado.

IHU On-Line - ¿En qué contexto fue elaborado el documento oficial de la CNBB "La Iglesia y los Problemas de la Tierra ", hace más de 30 años? ¿Cuáles eran las personas y los movimientos sociales que participaron en la construcción de ese documento?

Ivo Poletto - El documento aprobado el pasado mes de mayo, destaca las diferencias entre el contexto en el que fue aprobado el documento "Iglesia y Problemas de la Tierra” y el actual. La diferencia más obvia es que, en 1980, el Brasil, estaba políticamente oprimido por la dictadura, y ahora, en 2014, el país ha acumulado casi 30 años del final de aquella dictadura y 26 años desde la aprobación de la Constitución de la República Federativa de Brasil.

Por lo tanto, si entonces se podía y se debía denunciar la falsedad de las promesas presentes en el Estatuto de la Tierra en relación con la Reforma Agraria y los derechos de los campesinos, ahora la demanda se refiere al cumplimiento o no de la Constitución vigente.

Probablemente no había en 1980 más conflictos en la lucha por la tierra, de los que hay actualmente. Correcto es decir que los conflictos eran diferentes, especialmente debido a la militarización de la cuestión agraria, con una intensa represión violenta ante la creciente organización de los campesinos, especialmente de los Sin Tierra, puesto que ya estaban en gestación, presentes en diferentes formas de movilización el MST, la CUT y el PT y, con la aprobación de la ley de Amnistía, muchos militantes políticos habían regresado y comenzado a organizar las organizaciones no gubernamentales. Otra diferencia, es que las opciones de política agraria y agrícola capitalista eran relativamente diferentes de las actuales.

Al interior de la iglesia, la fuerte presencia y actuación de la Comisión Pastoral de la Tierra - CPT en las zonas de conflicto y en apoyo a las nacientes organizaciones campesinas de todo el país, así como del CIMI (Comisión Indigenista Misionaria) en las zonas indígenas, y especialmente el martirio de creciente número de líderes populares y agentes de pastoral, condujeron a la CNBB a asumir los "problemas de la tierra" como el tema de su asamblea anual, sólo cinco años después del nacimiento de la Pastoral de la Terra y la Pastoral indigenista.

Con respecto a las contribuciones al documento "Iglesia y Problemas de la Tierra”, aunque inicialmente no fue invitada, la CPT se convirtió en punto de referencia para la redacción del texto base y para la asesoría del trabajo realizado en la Asamblea, a partir de su iniciativa de ofrecer datos de la realidad en que trabajaba e informes vinculados a las prácticas que acompañaba. De esta forma, los gritos, la visión crítica y las propuestas de lo que existía de movimientos y organizaciones campesinas, se hicieron presentes en el proceso de construcción conjunta del documento de la CNBB.

IHU On-Line-¿Cuáles las novedades del documento "La iglesia y la cuestión agraria brasileña a inicios del siglo XXI"?.

Ivo Poletto - -Creo que expresa la voluntad de una toma de posición pastoral actualizada respecto de los que son llamados en el mismo documento "pueblos de la tierra, del agua y del bosque". De hecho, los obispos reconocen que la realidad

En términos formales, el documento actual se parece mucho al de 1980: en una primera parte, presenta la realidad y los gritos de los diferentes pueblos de las tierras, de las aguas y de los bosques; en seguida hay una reflexión teológica y pastoral sobre esta realidad, buscando, sobre todo en la Biblia y la Doctrina Social de la Iglesia , luces para actuar con esperanza en el enfrentamiento de los desafíos que presenta la realidad actual; finalmente, la tercera parte destaca compromisos y pautas de actuación para continuar siendo una iglesia al lado y al servicio de la vida y la causa de los empobrecidos en su lucha por la democratización de la tierra y por la construcción de una sociedad que avance en su las cualidades humanas y se aproxime el Reino de Dios.

Es importante destacar que en las tres partes siempre hay referencias al documento "Iglesia y problemas de la Tierra”, asumiendo con firmeza lo que era firmemente lúcido e importante, para la Iglesia, a partir de 1980. Por eso, el documento "La iglesia y la cuestión agraria brasileña a inicios del siglo XXI”, quiere ser y es una actualización del documento de 1980. Especialmente, destaca, la emergencia y las consecuencias sociales, económicas y ecológicas del agronegocio como la forma dominante de explotación de la naturaleza y del trabajo en la tierra en las últimas décadas.

IHU On-Line - ¿Cómo fue el proceso de elaboración del nuevo documento?.

Ivo Poletto-fue un trabajo de muchas manos y por lo tanto, bastante demorado. En el se percibe la notable contribución de las pastorales sociales que trabajan entre los pueblos de la tierra, del agua y del bosque, tanto en lo referente a sus gritos y propuestas, como en relación a los datos de la realidad, especialmente los informes sucesivos sobre los conflictos agrarios elaborados por la CPT y de los conflictos indígenas sistematizados por el CIMI. Se percibe también, la fuerte presencia de los quilombolas, de los pescadores artesanales, de los rivereños, de los reducidos a trabajos en condiciones de esclavitud, de los asalariados fuertemente explotados.

Por otro lado, hay contribuciones de los científicos sociales en el análisis de la cuestión agraria dominada por el agronegocio, donde destaca la opción política de generar riqueza a corto plazo y de forma cada vez más concentrada a través de la producción y exportación de commodities. Con eso, el agronegocio agrede al país y agota sus recursos naturales y deja a las generaciones futuras en la completa inseguridad. Incluso la actual generación tiene su existencia amenazada, aún mas, debido al uso indiscriminado e intensivo de agroquímicos y a la imposición irresponsable de semillas transgénicas; los más empobrecidos de Brasil y del mundo, están cada vez más amenazado de muerte por hambre, porque los alimentos, una vez convertido en commodities, alcanzan un precio elevado según los intereses de lucro especulativos de las pocas grandes empresas que controlan su comercialización mundial.

IHU on-line-¿cómo el documento de 2014 aborda la división entre la tierra de trabajo y tierra de negocio, presente en el documento de 1980?

Ivo Poletto - Más que una división, se trata de un enfrentamiento entre el modo de relación, uso y cuidado de la tierra por quien le da [a la tierra] su sentido social y el modo de relación, abuso y descuido de la tierra, por quienes la consideran su propiedad sagrada, absolutamente y sin límites. El documento de este año retoma, de forma profunda y actualizada, estos dos conceptos como claves de lectura crítica. Y en los compromisos, ellos vuelven como referencia ética y pastoral de lo que es aceptable y de lo que debe ser cuestionado y condenado como inhumano, como amenaza a la vida y al medio ambiente.

Cabe destacar que el documento actual relaciona con gran claridad la opción económica y política por el agronegocio, con otras actividades productivas y especulativas y denuncia que exacerban el calentamiento global y los cambios del clima que marcan la realidad actual. Existe el reconocimiento de los "clamores de la Tierra", porque ella emite señales de que "tiene sus propias leyes, que requiere de determinada cobertura vegetal para su propio metabolismo, y que el régimen de las aguas depende de la vegetación. En síntesis, hay una intricada red de conexiones entre los seres vivos y no vivos, necesaria para la existencia de todas las formas de vida”. [1].

IHU on-line - ¿Cuales son los avances y retrocesos en la cuestión de la reforma agraria? ¿Qué observaciones hace la iglesia hace alrededor de ese tema, treinta años después de haber elaborado el documento de 1980?

Ivo Poletto - No hay retrocesos de en la posición de la CNBB de sobre la necesidad y urgencia de la Reforma Agraria. Por el contrario, el documento actual claramente se enfrenta con los que aceptan la realidad de dominio del agronegocio o afirman que la Reforma Agraria sea una cosa del pasado, algo irrelevante en la fase actual de la historia y del desarrollo técnico y económico, liderado por el mercado capitalista.

La CNBB asume en sus compromisos, todas las causas de los pueblos de la tierra, del agua y del bosque, y ellas tienen en común la lucha por el reconocimiento de su derecho a los territorios en los que viven, producen alimentos saludables para sí y para las demás personas; la CNBB cuestiona y condena el deseo desenfrenado de quienes están proponiendo cambios en la Constitución para tomar las tierras de los pueblos indígenas, quilombolas, ribereños y pescadores. E insiste en que sin la definición de un límite a la propiedad de la tierra, sin el fin de grilage [acaparamiento de tierras con falsos títulos y tráfico de poder], sin la transferencia de las tierras en las que hubo prácticas de mano de obra esclava y cultivo de droga a los Sin Tierra, en fin, sin una Reforma Agraria que transforme las estructuras de propiedad de la tierra, el Brasil no avanzará en la dirección de una sociedad basada en la justicia, el derecho, la igualdad y la paz.

Lo qué podría ser apuntado como un límite, más que retroceso, teniendo presente que esto también marcó el documento de 1980, es la afirmación de que el documento no es, según el lenguaje actual, "vinculante"; es decir, los obispos-firmantes, asumirán y aplicarán su contenidos, incluyendo los compromisos de acción, libremente y de acuerdo con las opciones pastorales de sus diócesis.

Esto podría ser positivo en relación con la realidad social, económica, religiosa y política, porque las acciones en un país tan diverso, con siete biomas diferentes, pueden ser diferentes. Pero seguramente, para el servicio evangélico, con su dimensión profética de denuncia y anuncio en favor y junto a los empobrecidos, sería mucho más efectivo y transformador que todos los obispos, en cada diócesis, asumiesen con firmeza lo que definieron en un largo proceso de construcción de consensos. Una metodología para la movilización social, con un proceso unitario que respeta y valora las diferencias regionales y locales, sería algo a ser asumido como una expresión de amor liberador.

IHU On-Line – Desea agregar algo?

Ivo Poletto- Quiero decir que me parece justa la mención de Don Tomás Balduíno, al final del documento actual CNBB: "nuestros compromisos son por la vida y vida en abundancia para los más pobres: los pobres de la tierra, de las aguas y los bosques, que entre otros tantos, contaron con el valiente testimonio de Don Tomás Balduíno, fallecido el día en que este documento fue presentado a la 52ª Asamblea" (208).

De hecho, soy testigo, junto con otros amigos, de que Don Tomás estaba relacionado con el proceso de aprobación del documento de la CNBB sobre la cuestión agraria en el siglo XXI, hasta el último momento de su vida entre nosotros. Puedo testificar que él fue consagrado, en su funeral, por pueblos indígenas y campesinos como su patrono y defensor permanente, tal como fue en nuestro modo de vida. Por eso, pido a Dios junto con Don Tomás por que el conjunto de la iglesia católica de Brasil asuma y haga realidad evangélica e histórica los compromisos anunciados en el documento "La iglesia y la cuestión agraria brasileña al inicio del siglo XXI", ya que ésta es la forma de amor más adecuada a las posibilidades de la época actual.

Al concluir, quiero animar a todas las personas a leer este documento, para su crecimiento intelectual y como un estímulo ético para su acción política. Y a mis hermanos en la fe en Jesús de Nazaret, deseo que se empapen en este documento, reflexionen comunitariamente sobre sus contenidos, orienten cambios de sus prácticas basados en él y exijan de su diócesis/parroquia/comunidad/ que sea divulgado en un lenguaje adaptado a la región y sea un punto de referencia común para el amor concreto a los pueblos de la tierra, de las aguas y de los bosques.


Nota:

1 CNBB. La iglesia y la cuestión agraria brasileña a inicio del siglo XXI. Brasilia: ed. CNBB, 2014, p. 30.

Traducción:Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar