Artículos de opinión

X Congreso

ALASRU

Miércoles, 31 Enero 2018

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

La renovación del sector cafetalero arranca oficialmente. Esto, sobre la base de una reforma a la Ley Especial del Sector Cafetalero vigente desde 1995. El primer paso lo dio el presidente de la República, Rafael Correa, el pasado 27 de junio, cuando envío a la Asamblea Nacional la propuesta Ley Reformatoria a las Leyes Constitutivas del Instituto Nacional Autónomo de Investigaciones Agropecuarias (Iniap) y Especial del Sector Cafetalero.

Dentro de la reforma se deroga la Ley Especial del Sector Cafetalero y, con esta, también ocurriría lo mismo con el Consejo Cafetalero Nacional (Cofenac), organismo que ha venido definiendo la política y el desarrollo del sector. Asimismo sostiene que con su desaparición se conformará el Consejo Consultivo.

Este nuevo organismo, que será creado por acuerdo ministerial, pasará a ejecutar los programas de desarrollo estratégicos productivos y de comercialización del café en Ecuador. También se encargará de asesorar al Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap) en temas relacionados con investigación, capacitación, planes crediticios y fomento agropecuario.

En cuanto a la sostenibilidad del Consejo Consultivo del Café, el plan gubernamental plantea seguir manteniendo la contribución agrícola, que en la actualidad es del 2% sobre el valor FOB y que seguirá siendo recaudada por el Magap, para que sea luego transferida a la Cuenta Única del Tesoro Nacional.  No obstante, la nueva propuesta de ley aún debe ser analizada. Los cafetaleros se muestran cautos.

Ashley Delgado, de la Asociación Nacional de Exportadores de Café (Anecafé), no cree mucho en la reforma política que se busca para el sector. Sostiene que no llega en buen momento, que todo proyecto de mejora productiva y comercial tomará su tiempo. El primer paso que, a su criterio, debería tomar el Gobierno antes de una reforma política a la ley está  relacionado con la motivación en el agro. “Es necesario que haya interés en producir café -confirmó-. Hoy, los productores ya no confían en que el café sea un buen negocio”.

Lo ideal, según el representante de los cafetaleros, es crear escuelas de campo en las que se fomente el cultivo. Sobre todo tomando en cuenta que el Gobierno no cuenta con plantaciones para el desarrollo del cultivo. Hoy hay en el país más 200 mil hectáreas (ha) sembradas.Sin embargo, los cafeteros esperan también otro tipo de incentivos, como plantas e insumos suministrados por el Gobierno a  manera de subsidio.

“Además no es un buen momento -precisa Delgado-. La cosecha ha sido un desastre." Esto, en referencia a que el nivel productivo ha bajado en volumen debido a la variación de temperatura, pero también a que el sector cafetalero enfrenta una caída del precio internacional del quintal de grano. El problema viene desde hace dos años: de $320 paso a $100 el quintal.

Es más, para fines de año se espera que los ingresos en exportaciones de café descienda 20%. Si en 2013 las ventas fuera del país fueron de $218 millones con 1,2 millones de sacos, este año serán de $175 millones con cera de 900 mil sacos.

Ello, con el fin de alzar la producción y lograr con esto abastecer la industria del café soluble, que al año requiere de 1,5 millones de sacos de café y que importa actualmente 1,1 millones de sacos. (NMCH)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar