Artículos de opinión

Feminismo campesino

Brigitte Baptiste

Martes, 26 Septiembre 2017

Tipnis = Agua

ELIZABETH VARGAS SOLÁ

Domingo, 17 Septiembre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

Amnistía Internacional (AI) denunció hoy un incremento de la violencia contra los defensores de los derechos humanos en Latinoamérica y exigió a los Gobiernos que tomen medidas para garantizar su protección.
 
En el informe "Defender los derechos humanos en las Américas: necesario, legítimo y peligroso", la organización documenta ataques, represión e intimidación de los activistas "que son constantemente perseguidos y atacados en represalia por su trabajo", según la directora de AI para el continente americano, Erika Guevara.
 
"En varios países hemos visto un preocupante y vergonzoso aumento de la violencia y la represión por el mero hecho de defender los derechos humanos y la justicia", declaró Guevara.
Según datos de la ONU citados por Amnistía, Colombia es uno de los países con el índice más alto de asesinatos, con 40 muertos en los primeros nueve meses de este año, mientras que entre septiembre y octubre un centenar de activistas fueron amenazados por grupos paramilitares.
 
La investigadora de AI Nancy Tapias Torrado señala que muchos de estos asesinatos podrían haberse evitado "si las autoridades hubieran atendido debidamente las denuncias y hubieran investigado las amenazas y los actos de intimidación de los que estas personas fueron víctima".
 
Personas que participan en campañas, abogados, periodistas, líderes de comunidades y sindicalistas son objeto de agresiones en su lucha por defender los derechos y denunciar las injusticias, dice AI, que pide a los jefes de Gobierno de América Latina y el Caribe que "hagan más para proteger y apoyar a los defensores de los derechos".
 
El informe documenta casos de violencia contra personas que defienden los derechos de la tierra y los recursos naturales; los de las mujeres; los homosexuales, lesbianas, transexuales y bisexuales; los derechos de los inmigrantes y los de los trabajadores.
 
Los países que cubre el estudio son Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Venezuela.
 
En Honduras, AI destaca el asesinato el pasado 27 de agosto de Margarita Murillo, que dedicó más de cuarenta años a defender los derechos de los campesinos.
 
En El Salvador, denuncia que es frecuente la intimidación de las activistas defensoras de los derechos de la mujer y del aborto, mientras que en el Caribe hay clara persecución de los defensores de los derechos de los homosexuales, bisexuales y transexuales.
 
AI critica, además, que los sistemas judiciales a menudo se utilizan para reprimir a los activistas, como es el caso de la mexicana Bettina Cruz Velázquez, que afronta acusaciones infundadas de varios delitos por defender los derechos de los indígenas, según la organización.
 
"Por desgracia, en América Latina y el Caribe cada vez es más habitual que los defensores y defensoras de los derechos humanos se enfrenten a acusaciones infundadas y detenciones injustas", asegura Tapias Torrado.
 
Añade que "resulta sumamente preocupante que las autoridades no erradiquen el uso indebido del sistema de Justicia como medio de represión".
 
El informe de AI lamenta que los logros alcanzados en el derecho regional e internacional "aún no han sido implementados por los Gobiernos del continente".
 
Amnistía insta a estos Ejecutivos "a cumplir con su obligación de proteger a quienes defienden los derechos humanos" para que así "estas personas, fuente de inspiración, puedan continuar con su lucha en favor de los derechos", asevera Erika Guevara. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar