Artículos de opinión

Aporte de las mujeres rurales

Mónica Novillo G.

Domingo, 19 Noviembre 2017

Cuando los extractivismos y la corrupción se encuentran

Eduardo Gudynas

Jueves, 09 Noviembre 2017

Indígenas avasallados por otros indígenas en Bolivia

JOSÉ LUIS BAPTISTA MORALES

Domingo, 29 Octubre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

En el asentamiento Comuneros de Minga Guazú se llevó a cabo el seminario "La tierra es de quien la trabaja", organizado por el Movimiento Agrario del Paraguay (Moapa). El tema principal fue el desplazamiento masivo de campesinos de sus tierras como consecuencia del agronegocio. 

sidro Espínola, del Moapa, explicó que el seminario La tierra es de quien la trabaja, busca crear conciencia y compromiso de lucha contra el modelo de agronegocio que actualmente existe en el interior del país, que, según el movimiento, es el responsable de la desaparición de las comunidades campesinas, informó Noelia Duarte, corresponsal de Última Hora.

"La única manera de hacer frente es creando conciencia, a través de la prensa, para resistir a la explotación y el avasallamiento al pueblo. Este tipo de seminario crea conciencia y compromiso de lucha en contra de este modelo que elimina a los pueblos por completo", expresó Espínola.

Indicó que este modelo fue importado del Gobierno brasileño desde los últimos 15 años y añadió que el Gobierno de Horacio Cartes apoya este modelo de negocio.

"La situación económica, política y social en nuestro país en estos últimos 15 años tuvo una presencia masiva del capitalismo en el campo, fundamentalmente implementado por la mafia de Itamaraty. Y ese enfrentamiento de modelo de producción capitalista, generó que en el campo desaparezcan comunidades completas y este Gobierno actual responde a rajatabla a esos intereses en particular", sostuvo.

Espínola señaló que antes el 52% de la población era rural y que actualmente está en 33% según cifras de los propios empresarios del agro. Explicó que esto se da porque los campesinos se ven en la necesidad de trasladarse a la ciudad en busca de mejores condiciones, situación que muy pocas veces es alcanzada.

"Generalmente, si tienen suerte, los campesinos se suelen quedar de vuelta como peones con los terratenientes, otros, en los mejores de los casos, se vuelven albañiles y otros se vuelven motochorros, limpiavidrios. De este modo, se desaparece la posibilidad real de vivir y desarrollarse en nuestro país", lamentó.

Finalmente, Espínola expresó que esta no es un problemática que aqueje solo al sector campesino, sino que debe ser una cuestión nacional. No es un problema campesino, este es un problema nacional. Nos afecta a todos", recalcó.

El evento se desarrolló en el asentamiento Comuneros de Minga Guazú, departamento de Alto Paraná.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar