Artículos de opinión

Feminismo campesino

Brigitte Baptiste

Martes, 26 Septiembre 2017

Tipnis = Agua

ELIZABETH VARGAS SOLÁ

Domingo, 17 Septiembre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

El antropólogo, lingüista y  sacerdote jesuita Xavier Albó, fue honrado con el Premio Internacional Linguapax 2015 en el marco de la ceremonia organizada por la UNESCO para conmemorar el 15º Día Internacional de la Lengua Materna. Albó fue reconocido por su aporte a la promoción de la diversidad lingüística y de la educación multilingüe en diversas comunidades indígenas de Bolivia. El jurado conformado por 40 expertos a nivel internacional hizo mención de su condición de erudito y al mismo tiempo de activista, por el trabajo que desarrolló durante muchos años en el ámbito lingüístico, según lo informado en la página oficial de la organización no gubernamental Linguapax (www.linguapax.net).

Linguapax fue  fundada en 1987 por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura - UNESCO, con el principal propósito de defender, valorar y proteger la diversidad lingüística a nivel mundial. Desde 1999, el 21 de febrero se celebra en todo el mundo como el Día Internacional de la Lengua Materna, cuyo propósito es el de enfatizar la importancia de la diversidad lingüística y la educación multilingüe.

El trabajo de Albó en el ámbito de la lingüística indígena trascendió las fronteras bolivianas, llegando a ser reconocido en países de Latinoamérica. Estudió las lenguas aymara, quechua y guaraní y en varias ocasiones ha asesorado a gobiernos en el tema lingüístico y también ha participado en reuniones con líderes indígenas.

Xavier Albó nació en La Garrida, ciudad de la provincia de Barcelona  en Cataluña, España el 4 de noviembre de 1934, se ordenó como sacerdote jesuita en  1951 en ese país. En 1952 se desplazó a Bolivia, donde se nacionalizó. En 1971 fundó el Centro de Investigación y Promoción del Campesinado CIPCA junto a los jesuitas Luis Alegre y Francisco Javier Santiago, con el objetivo de poner en marcha una institución dedicada al desarrollo rural en Bolivia, que poco a poco alcanzó una presencia nacional, con la premisa de que “el futuro de Bolivia se decide en el campo y no en las minas”. Desde entonces el experto antropólogo y lingüista, dedicó su vida a realizar  investigaciones sobre pueblos indígenas y el ejercicio de sus derechos desde diferentes ámbitos; social, político, antropológico y lingüístico entre otros.

 Actualmente el sacerdote jesuita reside en la ciudad de El Alto en el departamento de La Paz.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar