Artículos de opinión

Aporte de las mujeres rurales

Mónica Novillo G.

Domingo, 19 Noviembre 2017

Cuando los extractivismos y la corrupción se encuentran

Eduardo Gudynas

Jueves, 09 Noviembre 2017

Indígenas avasallados por otros indígenas en Bolivia

JOSÉ LUIS BAPTISTA MORALES

Domingo, 29 Octubre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

Máxima Acuña de Chaupe fue reconocida por la Red Latinoamericana de Mujeres ULAM como la “Defensora del Año 2014” en mérito a su lucha valiente contra una serie de atropellos cometidos en contra de ella y su familia, así como por su compromiso por los derechos humanos.

La campesina cajamarquina agradeció entre lágrimas esta distinción, y es que ella fue elegida por cibernautas de diecisiete países, entre 7 mujeres defensoras de distintos países de América Latina que fueron seleccionadas en el 2014 para la obtención de este reconocimiento.

“Seré pobre, seré analfabeta, pero yo sé que nuestras lagunas realmente son nuestros tesoros”, sostuvo durante la ceremonia que la homenajeó en Cajamarca.

Por su parte, Lina Solano Ortiz, Presidenta de ULAM, sostuvo que “Maxima Acuña es símbolo de las luchas de las mujeres en Latinoamérica, mas aún, cuando son aquellas que se encuentran en situación de riesgo”.

Mientras Mirtha Vásquez, abogada de la familia, manifestó  que “ha sido una lucha muy importante que ha terminado por ratificar somos suficientemente fuertes para enfrentar a cualquier amenaza a cualquier poder”.

Desde hace 24 años, Máxima vive en Tragadero Grande, una pequeña comunidad en las altas montañas del distrito de Sorochuco, en Cajamarca, su vivienda queda muy cerca a la Laguna Azul, zona por donde opera Minera Yanacocha, empresa a la que demostró ser una mujer de coraje.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar