Artículos de opinión

Feminismo campesino

Brigitte Baptiste

Martes, 26 Septiembre 2017

Tipnis = Agua

ELIZABETH VARGAS SOLÁ

Domingo, 17 Septiembre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

A 84 días de su realización, los acuerdos alcanzados en la Cumbre Agropecuaria “Sembrando Bolivia” comienzan a operativizarse mediante seis proyectos de ley y tres decretos supremos, además de una resolución suprema presentados por el gobierno este 15 de julio. Aunque todavía no se conoce con exactitud el texto de las normas, para entenderlas es preciso explicar el contexto que las originó.

La cumbre concentró a pequeños, medianos y grandes productores en un encuentro inédito y por eso mismo histórico en el país. El Estado le dio gran importancia a este evento con la presencia del presidente Evo Morales en la apertura de la reunión.

El vicepresidente Álvaro García y los presidentes de ambas cámaras legislativas estuvieron en las dos jornadas y especialmente en la última, mediando las conversaciones de dos bloques claramente opuestos: los agroempresarios y los pequeños productores representados por el llamado Pacto de Unidad (PU) que nuclea a la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB) y organizaciones campesinas e indígenas.

Fue el enfrentamiento de dos visiones del mundo agropecuario a través de las agendas de cada sector: la empresarial que iba en busca de la seguridad jurídica para su sector, traducida en la anulación o reducción del control de la Función Económica Social (FES) y la exportación sin restricciones. Además buscaban la implementación de la biotecnología a través del uso de semillas transgénicas para el maíz, la caña de azúcar y el algodón. La agenda campesina/indígena, menos estructurada, quería incidir en la agilización del proceso de saneamiento de territorios campesinos pero a condición de que se respete su organización social, la forma tradicional de tenencia de la tierra y su visión de desarrollo. Los campesinos también pretendían el acceso a nuevas tierras productivas, la protección y promoción de la agricultura familiar y la eliminación de los privilegios corporativos. Además la CSUTCB hizo una oposición cerrada a la implementación de transgénicos desde el principio hasta el fin del evento.

La cumbre fue un eslabón importante en una cadena acercamientos y encuentros entre el gobierno y el agroempresariado desde hace al menos cuatro años.

Anunciada para febrero de este año y pospuesta por al menos cuatro veces, la cumbre tuvo lugar en Santa Cruz el 21 y 22 de abril de 2015. Se desarrolló en 5 mesas de trabajo: Tierra y estructura agraria, Producción y productividad, Diversificación e industrialización, Mercados, precios y exportaciones; e Infraestructura y riego. Ambas jornadas fueron marcadas por la tensión, pero sobre el final esta controversia se agudizó y el oficialismo fue obligado a mediar entre las dos posturas a través de los presidentes de diputados y del Senado.

En el recuento de logros los agroempresarios se hicieron con la ampliación del plazo de control de la FES de dos a cinco años y la ampliación del plazo de registro al programa de Restitución de Bosques por 18 meses. Los campesinos consiguieron la ampliación de la superficie de desmonte de 5 a 20 hectáreas y lograron un acuerdo para dar funcionalidad a la comisión de asentamientos humanos articulando entidades públicas nacionales y subnacionales. Los tres primeros temas se traducen hoy en proyectos de ley.

Lo que no se alcanzó

No hubo un acuerdo explícito por parte de los empresarios para la ampliación de la frontera agrícola a un ritmo de un millón de hectáreas por año para las próximas cinco gestiones, aunque el presidente Evo Morales, la ministra de Desarrollo Rural Nemesia Achacollo y el vicepresidente Álvaro García incluyeron el tema en la inauguración, durante el debate en las mesas de trabajo y la clausura del evento, respectivamente, como una prioridad estatal.

La introducción de semillas transgénicas planteada por el sector del agronegocio quedó en el limbo ante el rechazo firme del PU. Al final de la discusión se plantearon dos alternativas excluyentes que no tienen fecha para su dilucidación: Opción 1. Coexistencia de producción transgénica y orgánica y Opción 2. No uso de transgénicos en consistencia con la norma.

Tampoco se logró un acuerdo para la exportación irrestricta de alimentos, que es un planteamiento incluido en la agenda empresarial. Se acordó garantizar primero el abastecimiento del mercado interno a precios justos para luego viabilizar las exportaciones de excedentes. En favor de los exportadores se decidió optimizar y simplificar los mecanismos de autorización de las exportaciones por sector.

Proyectos de Ley

1. Amplía de 5 a 20 hectáreas la zona de desmonte en pequeñas propiedades o colectivas

2. Amplía el plazo de registro para el apoyo a la producción de alimentos y restitución de bosques por 18 meses y extiende la vigencia del programa a cinco años

3. Amplía el plazo de verificación de la Función Económica Social (FES) de la tierra a cinco años

4. Declara década de riego de 2015 a 2025 para cubrir un millón de hectáreas

5. Establece la promoción de hábitos alimenticios saludables

6. Delimita el marco normativo en cuanto a la ley de sanidad agropecuaria e inocuidad alimentaria

Decretos supremos

1.Establece el mecanismo de recuperación de suelos degradados para mejorar la salud y capacidad productiva

2.Fortalece el INIAF para fomentar la investigación productiva

3.Reglamenta el etiquetado de productos transgénicos destinados al consumo humano

Resolución Suprema

1.Incorpora la porcinocultura al Régimen Agropecuario Unificado

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar