Artículos de opinión

Aporte de las mujeres rurales

Mónica Novillo G.

Domingo, 19 Noviembre 2017

Cuando los extractivismos y la corrupción se encuentran

Eduardo Gudynas

Jueves, 09 Noviembre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

Más de la mitad de las 15.000 especies de árboles de la Amazonia, compartida por 9 países, mayoritariamente por Brasil, Bolivia y Perú, está en peligro de extinción, según un estudio internacional difundido ayer. Los investigadores señalan que la deforestación tiene implicaciones ambientales y económicas.

El estudio, publicado en la revista científica Science Advances, comparó los datos de parcelas de investigación a lo largo de la Amazonia con mapas de deforestación actual y proyectada para estimar cuántas especies desaparecieron y dónde. La conclusión fue que entre 36 y el 56 por ciento de las 15.000 especies probablemente califican como globalmente amenazadas bajo el criterio de la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

El estudio fue realizado por 158 investigadores de 21 países, entre ellos Bolivia, liderados por Hans ter Steege, del Centro de la Biodiversidad Naturalis en Holanda, y Nigel Pitman, del Museo Field en Chicago, Estados Unidos. Los datos fueron difundidos en Bolivia por el Centro de Investigación y Promoción del Campesinado (Cipca).

“No estamos diciendo que la situación en la Amazonia ha empeorado súbitamente para los árboles,” dijo Pitman, citado en un comunicado. “Sólo estamos ofreciendo un nuevo estimado de cómo las especies de árboles han sido afectadas por la deforestación histórica y cómo serán afectadas por la pérdida de bosques en el futuro”, aclaró.

La cobertura del bosque amazónico ha estado disminuyendo desde los años 50, pero los científicos todavía tienen un entendimiento limitado sobre cómo afecta a las poblaciones de cada especie.

El investigador del Cipca, Vincent Vos, miembro del equipo, indicó que “el estudio permite comprender que la acelerada destrucción de los bosques amazónicos, debido al avance de la frontera agrícola, tendrá consecuencias grandes para la biodiversidad de la región”.

Explicó que “si perdemos cerca de 50 por ciento de las especies de árboles también perderemos muchos animales e incluso los beneficios económicos y ambientales que obtenemos de estos bosques. Además, es probable que entre las especies que desaparecerán se encuentren especies importantes por su madera, sus frutos o sus características medicinales. La extinción de una especie como la castaña sería desastrosa para la economía de la Amazonia boliviana.”

Debido a que las mismas tendencias observadas en la Amazonia se aplican a lo largo de los trópicos, los investigadores argumentan que la mayor parte de las más de 40.000 especies de árboles en todos los bosques tropicales del planeta probablemente enfrentan el mismo riesgo.

Importancia de reservas

El estudio muestra que la biodiversidad de los bosques tropicales se encuentra aún más amenazada de lo que se pensaba.

Afortunadamente, dicen los investigadores, los parques naturales, reservas y territorios indígenas en la Amazonia actualmente cubren más de la mitad de la cuenca amazónica, y probablemente contienen poblaciones considerables de las especies amenazadas.

“Es una buena noticia que en las últimas décadas los países amazónicos han hecho grandes avances en ampliar los parques nacionales y fortalecer los derechos indígenas sobre la tierra. Nuestro estudio muestra que esto tiene grandes beneficios para la biodiversidad”, dijo Hans ter Steege.

Sin embargo, los parques y reservas sólo evitarán la extinción de las especies amenazadas si no sufren una mayor degradación, dijo el coautor Carlos Peres, de la Universidad de East Anglia, en el Reino Unido.

Los investigadores advierten que los bosques amazónicos siguen enfrentando una gran diversidad de amenazas, no sólo por el avance de la frontera agrícola, sino también por la construcción de carreteras y represas, o la extracción de hidrocarburos y la minería.  Además, hay una creciente amenaza de los incendios forestales y sequías intensificadas por el calentamiento global. “La gran mayoría de las áreas protegidas en la Amazonia no tienen plan de manejo o presupuesto, y tienen muy escaso personal calificado”, dijo el coautor Rafael Salomão del Museo Emílio Goeldi en Belém, Brasil.

“Es la batalla de nuestras vidas”, dijo William Laurance, de la Universidad James Cook en Australia. “O nos ponemos de pie y protegemos estos parques y reservas indígenas, o la deforestación los reducirá hasta que veamos extinciones a gran escala”, advirtió.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar