Artículos de opinión

Aporte de las mujeres rurales

Mónica Novillo G.

Domingo, 19 Noviembre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

El día de ayer, martes 19 de enero, tuvo lugar el Primer Encuentro Agrario rumbo a la Cumbre Agraria Nacional. Más de un centenar  de compañeros y compañeras de diferentes organizaciones sociales, campesinas e indígenas se reunieron en la Universidad Andina, en la ciudad de Quito. Los objetivos  del encuentro consistieron en: analizar el texto aprobado de Ley de Tierras, alimentar el debate agrario, construir alternativas y estrategias en defensa de la Soberanía Alimentaria y coordinar acciones hacia la convocatoria de la Cumbre Agraria.
 
Gracias a las organizaciones convocantes: Conaie, Ecuarunari, Tierra y Vida, Feunassc, Ocaru, Fian, Colectivo Nacional de Dirección, Comisión Nacional de Agroecología, Fecaol, Foro Hídrico, Astac y Pueblo kitu Kara, se encendió el debate ante la necesidad urgente de una discusión en torno a cómo la Ley de Tierras expresa el modelo de dominación en el agro.

El encuentro estuvo marcado por tres exposiciones magistrales y una gran plenaria de propuestas; elementos que permitieron al final de la jornada definir estrategias y resoluciones para alcanzar los objetivos planteados. 
 
“Agricultura Familiar Campesina e Indígena”, es el título de la exposición con la que François Houtart (Investigador en el IAEN) abordó, desde un enfoque sociológico, el problema agrario en el mundo actual. Su discurso identifica cuáles son los efectos de la introducción del capitalismo en el campo cuyos impactos inciden en  la pérdida de la Soberanía Alimentaria, la desaparición del campesinado y destrucción de la sociedad rural; elementos que le permiten hacer una lectura crítica sobre el proyecto de Ley de Tierras.
 
En un análisis del contexto de la recién aprobaba Ley de Tierras Rurales y Territorios Ancestrales, Houtart insiste en que: “La Agricultura Industrial es negativa mientras que la Agricultura Familiar Campesina es positiva y  que la Ley prevé la coexistencia de los dos modelos". Entre sus conclusiones, destaca la necesidad de solicitar un censo agrario, proponer comisiones de estudios sobre daños ambientales en los monocultivos y una propuesta de reforma agraria que construya el conjunto de la sociedad rural.
 
Esteban Daza, investigador del Observatorio del Cambio Rural, presentó lo que ha denominado los mitos sobre el proyecto de Ley de Tierras, entre los que destaca tanto la lógica de redistribución de tierras como la institucionalidad que se crea para apoyar lo que el Estado entiende como política social.
 
Daza muestra cómo la redistribución de tierras no es otra cosa que la continuidad del mercado de la tierra administrado por el Estado, pues en varios articulados de la ley se evidencia que el precio de la tierra, tanto para la compra como para la venta, se fundamenta en el avalúo comercial de la zona.
 
Bajo el título, “Los sistemas comunitarios en el proyecto de Ley de Tierras”, Floresmilo Simbaña (Dirigente de la CONAIE),  hace alusión a que: “en la Ley de Tierras se confunden dos regímenes jurídicos totalmente distintos: tierra y territorio; y no se hace referencia a los sistemas comunitarios como diferentes formas del régimen de propiedad.”
 
Después de una ronda de preguntas y varias exposiciones desde el público presente, se organizaron las actividades para la jornada de la tarde que consistía en llegar a una serie de acuerdos entre los participantes.  
 
Finalizado el almuerzo, las diferentes organizaciones volvieron a reunirse en el Paraninfo de la Universidad para consensuar las siguientes resoluciones sobre el Encuentro Agrario:

  1. Ratificar que el acceso a la tierra es un derecho humano y no una mercancía.

  1. Desconocer la Ley de Tierras Rurales y Territorios Ancestrales junto con las políticas de la nueva matriz productiva en el agro y la firma del TLC (Tratado de Libre Comercio) con la UE (Unión Europea) ya que profundizan el modelo de acumulación capitalista en el campo, ponen en riesgo a la Soberanía Alimentaria y el derecho a la alimentación y los derechos colectivos de las Comunidades, Pueblos y Nacionalidades.

  1. Formar una comisión multidisciplinaria que analice las ventajas y desventajas de la Ley de Tierras desde una visión política y jurídica junto a la Ley Orgánica  del Régimen de Soberanía Alimentaria y la Ley de Recursos Hídricos, Uso y Aprovechamiento del Agua.

  1. Iniciar la resistencia jurídica frente a la aprobación de la Ley de Tierras Rurales y Territorios Ancestrales mediante una demanda de inconstitucionalidad en la Corte Constitucional y la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Es necesario realizar un pronunciamiento sobre el Convenio 169 de la OIT sobre Pueblos y Nacionalidades Indígenas, sobre el derecho a la alimentación, derecho al  trabajo y  sobre las violaciones de derechos humanos de las transnacionales vinculadas con el extractivismo (agroindustria, mineras, petroleras).

  1. Solicitar una Reforma Agraria Rural Integral pensada no sólo desde los productores agrícolas sino también desde los trabajadores, comerciantes,  consumidores, academia y ciudadanía organizada y no organizada. La reforma agraria debe incluir justicia agraria.

  1. Fortalecer a las organizaciones y propiciar la unidad de los trabajadores, intelectuales, mujeres y consumidores.  

  1. Definir un plan de acción y de preparación de la Cumbre Agraria identificando cuáles son las acciones que conformarán la agenda para la realización de eventos territoriales  y campaña previa a la Cumbre.  

 Firman: 
CONAIE
ECUARUNARI
TIERRA Y VIDA
FEUNASSC
COLECTIVO NACIONAL DE DIRECCION
COMISIÓN NACIONAL DE AGROECOLOGÍA
FECAOL
FORO HÍDRICO
ASTAC
PUEBLO KITU KARA 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar