Artículos de opinión

Aporte de las mujeres rurales

Mónica Novillo G.

Domingo, 19 Noviembre 2017

Cuando los extractivismos y la corrupción se encuentran

Eduardo Gudynas

Jueves, 09 Noviembre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

El nulo apoyo a las familias agricultoras y el escaso desarrollo de una industria local nos dejan atados a la importación y sus fluctuaciones, analiza el economista Luis Rojas.

La mayoría de los alimentos que consumen las familias paraguayas se encarecieron durante el mes de enero, esto se reflejó en una inflación promedio de 2,6%, la mayor en nueve años, de acuerdo a datos oficiales.

Lo que está pasando tiene varias causas, como la escasez de hortalizas con la destrucción de las mismas durante las tormentas en diciembre último y la escasez de ciertos cortes de carne al priorizarse mercados externos.

“Cuando hay escasez es el escenario más favorable a la especulación de precios. Y ya empiezan a hacer ajustes los supermercados y despensas”, explicó.

Otras razones de la inflación de enero son la suba del precio del dólar a nivel mundial y las primeras medidas del gobierno argentino de Mauricio Macri.

En cuanto al dólar alto, responde a una medida del gobierno de Estados Unidos y afecta a toda la región y nos afecta porque todo lo que se importa  tiene como referencia el dólar, dijo.

Tan dependientes de la industria argentina, sufrimos las consecuencias de las primeras medidas del gobierno entrante, como la liberación del tipo de cambio del dólar, que repercute en la importación de insumos. La incertidumbre de futuras políticas de este gobierno también generaron subas en el precio de alimentos que Paraguay importa, dijo.

“Tiene que ver con nuestra debilidad productiva, principalmente en el sector industrial(limpieza, aseos, alimentos elaborados). Vamos a seguir estando atados a la cotización del dólar”, explicó.

Para él este escenario tiene una característica singular, que es la reducción del precio del petróleo y sus derivados a nivel mundial. “A pesar de esta baja se da esta inflación. De darse un aumento del precio del petróleo podría verse una escalada inflacionaria más fuerte”, dijo.

Para el analista la debilidad productiva, en el caso de la agricultura, se da por un nulo apoyo del Estado paraguayo en ámbitos como la comercialización o la incorporación de tecnología para resguardar los cultivos alimentarios.

“El Estado no tiene un plan de apoyo(a la agricultura familiar),la deja a merced de acopiadores o especuladores. Con esto se desalienta la producción y así terminamos en manos de importadores”, dijo.

Toda esta cadena de subas y cosas repercuten finalmente sobre el consumidor, sobre quien se traslada todo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar